09:35 GMT28 Septiembre 2020
En directo
    Rusia
    URL corto
    6501
    Síguenos en

    La empresa rusa Angstrem ha completado la creación de unos microchips resistentes a la radiación y se prepara para suministrarlos al sector aeroespacial indio. Este es un hito importante para la industria microelectrónica rusa, que hasta hace poco dependía casi completamente de las importaciones.

    En septiembre, la empresa rusa —que recientemente lanzó su nueva e innovadora fábrica de microelectrónica— planea tener presencia en los mercados extranjeros, empezando por el de la India. La nueva planta ya está a punto de finalizar la elaboración de microchips resistentes a las radiaciones, que están pensados para ser usados en el espacio exterior.

    "Aunque la India dispone de un programa espacial sólido, el país carece de un ciclo tecnológico completo para construir naves espaciales y lanzaderas", explicó Vitali Aryshev, responsable de comunicación de Angstrem, en declaraciones a RBTH.

    "Al mismo tiempo, en Rusia se ha iniciado la elaboración de modernos componentes", añadió Aryshev.

    Las sanciones antirrusas, un beneficio para el país

    En 2014, cuando EEUU impuso un veto sobre las exportaciones de componentes para los satélites a Rusia por poder ser de doble uso —civil y militar—, la industria rusa no disponía de sus propios chips resistentes a la radiación.

    China, por su parte, ofreció su ayuda en este ámbito, aunque había algunas dificultades y limitaciones dado que los propietarios de las licencias de propiedad intelectual de los chips chinos eran estadounidenses, país que había prohibido la venta de este tipo de equipos a Rusia.

    Sin embargo, recientemente, la industria espacial rusa logró diversificar su producción y consiguió ser independiente en este ámbito. Actualmente, los componentes necesarios para elaborar estos chips se compran a varios productores de diferentes partes del mundo, y una gran parte se produce dentro del país.

    Los avances en este campo también se deben a que la microelectrónica extranjera nunca fue utilizada en los vehículos y lanzaderas más importantes, y a que la industria rusa poseía la capacidad de producir por su propia cuenta la mayoría de los chips básicos para el funcionamiento de estos equipos.

    El siguiente paso es aumentar la producción y penetrar en los mercados extranjeros, y el primer ejemplo de esta estrategia es el nuevo contrato firmado por la compañía rusa en la India.

    Además:

    Industria rusa ignora las sanciones y crea su propio complejo informático vital
    Nuevas 'start-ups' rusas: baterías que se autorecargan y tabletas para invidentes
    Etiquetas:
    sustitución de importaciones, tecnologías espaciales, la India, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook