02:14 GMT +316 Diciembre 2019
En directo
    Una niña duchándose

    Arranca el insólito servicio de alquiler de duchas en Moscú sin análogos en el mundo

    © AP Photo / Amr Nabil
    Rusia
    URL corto
    0 251
    Síguenos en

    Lanzan en Moscú Booosh, un servicio que permite en un par de segundos alquilar una ducha. En entrevista exclusiva para Sputnik, Víctor Filíppov, fundador del proyecto, afirmó que el nuevo servicio no tiene análogos en el mundo.

    ¿Qué es el servicio Booosh y cómo funciona?

    La nueva aplicación está colaborando con varios hoteles, hostales y centros deportivos de la capital rusa para que puedan ofrecer a sus visitantes duchas con toallas, objetos de aseo personal, agua y té.

    Para alquilar las duchas, la gente no tiene que pagar por la reserva, llenar formularios o registrarse en los sistemas de administración de las entidades.

    Lo más interesante del servicio radica en el hecho que en el futuro Booosh planea colaborar con los propietarios de pisos privados.

    A este respecto muchas personas pueden preguntarse: "¿Cómo aquellos que quieren participar en el proyecto pueden estar seguros de que no ofrecen sus duchas a gente peligrosa?"

    "Nuestro objetivo es convertirnos en un servicio en que la gente confíe. Nosotros tenemos diferentes criterios de calidad: verificamos tanto a los usuarios, como a las instalaciones que participan en el proyecto", afirmó Filíppov.

    En lo que se refiere a los precios, de acuerdo con la página oficial del servicio, 15 minutos en una ducha alquilada a través de la aplicación le costarán a los usuarios 250 rublos (aproximadamente 3,7 dólares), mientras que por cada minuto extra, ellos tendrán que pagar 10 rublos (15 céntimos).

    "Tenemos un acuerdo muy simple con los propietarios de las duchas: ellos ganan la mayor parte de los ingresos mientras nosotros cobramos una comisión. De hecho el mismo modelo es utilizado por Airbnb y Uber", destacó el fundador.

    ¿Cómo surgió la iniciativa y por qué Booosh?

    De acuerdo con Filíppov, la idea surgió de manera paulatina.

    "Al observar a las personas me he dado cuenta de que ellas siempre tienen que adaptarse a las circunstancias para poder vivir su vida tal como ellos quieren. Por ejemplo, podemos correr solo cerca de nuestras casas o no podemos ir al trabajo en la bici porque después de practicar deporte hay que tomar la ducha. Cuando surge este tipo de proyecto, la tarea principal consiste en elegir un nombre adecuado. La denominación del servicio proviene de la palabra Boosh, que del inglés se traduce como algo bueno o chulo". 

    También al pronunciar la palabra se puede apreciar cierta similitud con el nombre del expresidente de EEUU, George Bush.

    Para darle un toque de originalidad, Víctor Filíppov decidió agregar otra letra más. Según destaca el fundador, este pequeño detalle contribuyó al encanto de Booosh.

    ¿Existen otros servicios análogos en el mundo?

    "En cuanto yo sé somos los primeros. Aunque en EEUU existen varias empresas emergentes que prestan servicios semejantes, pero utilizan un modelo diferente. Allí se puede alquilar una habitación por 30 dólares por hora, lo que a veces no es conveniente", concluyó.


    Además:

    Granjeros italianos instalan duchas y climatizadores en vaquerías
    Aviones toman ducha anticongelante antes de despegar en aeropuerto de Moscú
    Etiquetas:
    hoteles, desarrollo, servicio, aplicación, Moscú, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik