Widgets Magazine
En directo
    El Hermitage Estatal, San Petersburgo

    Descubra las siete cosas más curiosas del Hermitage

    © Sputnik / Alexei Danichev
    Rusia
    URL corto
    1276

    Este año el famoso museo Hermitage cumple 252 años. En 1764 solo tenía 317 piezas de arte y ahora es, según el Libro Guinness de los récords, la pinacoteca más completa del mundo. Sputnik ha confeccionado una lista con las cosas más interesantes y poco conocidas de este excepcional museo.

    1) La colección del centro incluye 3 millones de obras de arte que van desde la Edad de Piedra hasta el siglo XXI y que ocupa cinco edificios que se sitúan a lo largo de las orillas del río Neva, en el centro de San Petersburgo. Los expertos dicen que si alguien pasara un minuto contemplando cada una de las piezas expuestas, necesitaría 11 años para verlas todas, contando con que pasara en el museo 8 horas diarias. Además, el recorrido por todas las salas del museo sumaría una distancia de 24 kilómetros.

    Dentro del Hermitage
    © Sputnik / Alexei Danichev
    Dentro del Hermitage

    2) Según cuentan los empleados, antes de la Gran Guerra Patria casi todos los cristales de las ventanas del Palacio de Invierno estaban cubiertos de inscripciones hechas con anillos de diamantes por las damas de honor y ayudantes de la familia real. Durante la guerra todas las ventanas estallaron a causa de las ondas expansivas producidas por los bombardeos nazis. Todas las ventanas fueron destruidas excepto una —la única que hay en la oficina de la emperatriz Alexandra Fyodorovna con vistas al Muelle del Palacio y el Almirantazgo—. La versión más probable sobre la autoría de la nota dejada en el cristal es que fue hecha por la esposa de Nicolás II, quien dejó la siguiente inscripción en inglés: "Nicky 1902 looking at the hussars. 17 March" —Nicky está mirando a los húsares. 17 de marzo—.

    3) El cargo de director del Hermitage ha sido ocupado siempre por hombres. Sin embargo, la primera responsable del museo fue una mujer —la emperatriz Catalina la Grande—, que fue la impulsora del Pequeño Hermitage y el Gran Hermitage, el Teatro del Hermitage y que además desarrolló todo un increíble conjunto de edificios que ahora alberga el museo. La emperatriz también adquirió las obras de arte que más tarde se convirtieron en la asombrosa colección que podemos ver ahora.

    Una de las salas del Hermitage
    © Sputnik / Alexei Danichev
    Una de las salas del Hermitage

    4) Entre las obras maestras del museo hay una que es famosa no solo por su valor artístico sino también por un error cometido por el autor. El cuadro ‘El retrato de Carlos I' contiene un error solo apreciable para los más observadores. La obra data del año 1638 y su autor es el famoso pintor flamenco Antoon van Dyck. En ella puede verse al rey Carlos I de Inglaterra con dos guantes, ambos de la mano derecha. También los genios tienen derecho a equivocarse.

    5) Hasta mediados del siglo XIX el museo era un lugar reservado para la élite: podía ser visitado solo con un permiso especial. Hasta Alexander Púshkin, uno de los más famosos escritores y poetas rusos, se vio obligado a pedir ayuda a su amigo, el poeta Vasili Zhukovski —que trabajaba como tutor de los hijos del rey— para que le permitieran el acceso al recinto. El emperador Nicolás I, nieto de Catalina la Grande, permitió entonces que Pushkin visitara la biblioteca de Voltaire —la famosa colección de libros del filósofo francés, censurada y prohibida para su lectura—. Al mismo Nicolás I le gustaba pasear por las salas del museo a solas e incluso prohibió que los sirvientes lo distrajeran en aquellos momentos. Sin embargo, fue él quien en 1852 hizo que el museo pasara a ser público, y para el año 1880 más de 50.000 personas visitaban el Hermitage cada año.

    Un empleado felino del Hermitage
    © AFP 2019 / OLGA MALTSEVA
    Un empleado felino del Hermitage

    6) Las leyendas del Hermitage son una parte importante de la mitología de la ciudad de San Petersburgo: existen historias sobre los fantasmas que vagan por las salas, los personajes que salen de los cuadros y otros casos misteriosos. La historia más famosa cuenta que la figura de cera de Pedro el Grande se pone en movimiento por las noches e incluso hace reverencias si se cruza con alguien. Lo más curioso es que dentro de la figura hay distintas bisagras que permiten cambiar su postura y sentarlo en una silla. Para los que les gustan las historias de miedo, el Hermitage tiene una enigmática pieza en la sala del Antiguo Egipto —la escultura de la diosa Sejmet con cabeza de león, que era extremadamente sanguinaria y anhelaba acabar con toda la raza humana—. Una vez al año, supuestamente cuando hay luna llena, sobre las rodillas de la diosa aparece un charco rojizo, parecido a una mancha de sangre, que se seca antes de que llegue el primer visitante.

    Vista al río Neva y el Museo
    © RIA Novosti . Sergei Guneev
    Vista al río Neva y el Museo

    7) En el año 1960 un historiador de arte holandés fue a visitar el Hermitage. Tras dar una conferenciafue invitado a tomar té por los empleados del museo. De pronto el hombre notó en la pared un papel que parecía un cuadro escondido tras el muro. El holandés tiró del trozo de papel y todos se quedaron asombrados: lo que parecía un trozo de papel oculto era en realidad el lienzo del famoso grabador holandés Hendrick Goltzius —‘Baco, Ceres, Venus y Cupido'—, lo que dejó sin palabras incluso a los empleados del museo. El cuadro tuvo una vida azarosa, ya que fue comprado por Catalina la Grande en 1772, luego expuesto en la Academia de las Artes de Moscú y tras la revolución de 1917 regresó al Hermitage, pero hasta su descubrimiento nadie sabe cuánto tiempo pasó cubierto de polvo y sumido en el olvido. Gracias al fortuito hallazgo, el lienzo fue restaurado y ahora ya ocupa su merecido lugar en las salas del museo.

    Además:

    El Museo del Hermitage participará en la restauración de Palmira
    El gato del Hermitage se convertirá en marca comercial registrada
    El Museo Palestino abre sus puertas con las salas vacías
    Etiquetas:
    El museo del Hermitage, historia, museo, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik