Widgets Magazine
12:29 GMT +324 Septiembre 2019
En directo
    Vodka y matrioska

    “Stalin, vodka, armas nucleares”: cómo escribir sobre Rusia sin caer en clichés

    © Sputnik / Yuri Somov
    Rusia
    URL corto
    1172
    Síguenos en

    Un bloguero estadounidense expatriado en Rusia revela algunos de los más rancios estereotipos que emplean sus colegas corresponsales en “el país de León Tolstói”. Lo hace además de una manera divertidísima.

    La crisis en Ucrania y la operación rusa en Siria han propiciado la narrativa de la 'guerra fría 2.0' en la prensa occidental, según la denomina el autor del blog 'Russia Without BS'. El bloguero y periodista norteamericano ironiza constantemente sobre el abuso de los clichés, tanto antiguos como de nuevo cuño, que pueblan la prensa anglosajona.

    "Rusia es totalmente diferente a Occidente"

    Lo es, pero, ¿por qué asombrarse?, se interroga el periodista, que considera que los 70 años de la época soviética no pueden desaparecer sin más. Es más, sostiene que el sistema tuvo un impacto cultural fuerte no solo en el pueblo ruso, sino también en los países de Europa de Este y, hasta cierto punto, también en Occidente.

    La bandera de la Unión Soviética en la marcha comunista
    © Sputnik / Kirill Kallinikov
    La bandera de la Unión Soviética en la marcha comunista

    El autor recalca que los corresponsales abusan de los tópicos del legado soviético y de la 'perestroika' ("oligarcas", "armas nucleares", "osos caminando junto al mausoleo de Lenin"). La intención de los periodistas es, en opinión del creador de 'Russia Without BS', sacar tajada del exotismo ruso y ofrecer una visión de "brutalidad y atraso cultural" a los ojos de los lectores de su país.

    "Todo es tal como en 'Guerra y Paz'"

    La novela de León Tolstói Guerra y Paz
    © Sputnik / Sergy Subbotin
    La novela de León Tolstói "Guerra y Paz"

    "El metro de Moscú en hora punta es como la batalla de Austerlitz": la célebre novela de León Tolstói sirve de punto de referencia ineludible para el periodismo anglosajón sobre Rusia. Si bien la lectura clásica es una ventaja para cualquier narrador, pues proporciona cultura, a veces más vale "dejar la historia a los historiadores", aconseja el bloguero. Sería igual de raro que citar en cualquier artículo sobre España al "Ingenioso Hidalgo", ¿no es cierto?

    "Minifaldas a lo Pretty Woman"

    Otra obsesión de los ‘gacetilleros' es el asunto de "Rusia y la prostitución".

    Tras la caída de la cotización del rublo en 2014, propiciada por la crisis petrolera, las empresas como Apple cerraron durante un tiempo algunas de sus sucursales en Rusia para revisar las políticas de precios.

    Cuadro de la película Interdevochka del director ruso Todorkovsky
    © Sputnik / V. Mapeshin
    Cuadro de la película "Interdevochka" del director ruso Todorovsky

    En vez de abordar la tendencia, muchos medios occidentales, atestigua el autor, se lanzaron a publicar artículos sobre los burdeles de la ciudad provinciana de Múrmansk, que subieron sus precios para afrontar los efectos de la inflación.

    "Putin, vodka y matrioshka"

    Para sonar más convincentes, los expatriados en Rusia 'decoran' sus reportajes con palabras de jerga, como "gópniki" ("camorrista") o aluden a comidas o bebidas nacionales: "blinis" ("panqueques") o "vodka". El costumbrismo excesivo tiende a convertirse en una caricatura.

    El vodka ruso
    © Flickr / Yuri Samoilov
    El vodka ruso

    Imagínense a un americano buscando alquiler en la capital británica:

    "La vida de la Inglaterra moderna no es precisamente un 'five o'clock'. Por la tensión, más se asemeja a un autobús rojo, de dos pisos, repleto de desconocidos. Pero la verdadera Plaza Trafalgar de este relato es el alquiler en Londres, que puede resultarte más caro que todas las joyas de la corona que posee la familia real. Refina tu método deductivo a lo Sherlock Holmes para poder elegir un piso confortable a un razonable precio. Elemental".

    Parafraseando al autor del artículo, es como si un turista en Madrid leyera lo siguiente:

    "¡Ojo con los carteristas!, según son llamados en la lengua cervantina. Tomándote una sangría o bajando al metro camino del museo del Prado, cuídate, no duermas la siesta. Como el fútbol para los argentinos, el hurto es el deporte rey en la Plaza del Sol. En el punto caliente de la capital de España, eres como un torero en medio de la arena repleta de animales que buscan sacarte el efectivo. Descuida, yo que soy sabio y frecuento el Prado. Aquí te enseño unos trucos. Así saldrás airoso de la situación cual Cid 'Campeador'".

    "Si esto nos molesta a nosotros cuando hablan de nuestro país, probablemente les molesta también a los rusos", concluye el bloguero, colaborador de medios como The Guardian.

    Además:

    Putin agradece medios rusos en el extranjero por luchar contra estereotipos
    Europa es testigo de un alarmante retorno de la rusofobia
    Etiquetas:
    vodka, León Tolstói, Iósif Stalin, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik