En directo
    Plaza Roja en MoscúMinsk, Bielorrusia

    ¿Busca Moscú una ruptura con Minsk?

    © Sputnik / Vladimir Fedorenko © Sputnik / Ruslan Krivobok
    1 / 2
    Rusia
    URL corto
    0 0 0

    ¿Busca Rusia una ruptura con su principal aliada, Bielorrusia, en un intento de reformatear la política en el espacio postsoviético, o simplemente pretende meter a raya al líder bielorruso Alexander Lukashenko?, se pregunta el politólogo Fiódor Lukiánov en un artículo publicado hoy en Gazeta.Ru.

    ¿Busca Rusia una ruptura con su principal aliada, Bielorrusia, en un intento de reformatear la política en el espacio postsoviético, o simplemente pretende meter a raya al líder bielorruso Alexander Lukashenko?, se pregunta el politólogo Fiódor Lukiánov en un artículo publicado hoy en Gazeta.Ru.

    La ruptura con Minsk permite a Moscú centrarse en las negociaciones para el ingreso en la Organización Mundial de Comercio (OMC), responsabilizar a Lukashenko del fracaso de la Unión Aduanera entre Bielorrusia y Rusia y desatarse las manos en materia de tarifas del gas, aranceles petroleros y medidas proteccionistas.

    Sería una señal de que Moscú ya no cree en la integración regional y pretende cambiar los planteamientos fundamentales. Es posible que éste sea su verdadero objetivo, dado que los procesos integracionistas en el espacio postsoviético están atascados en plano político, económico y militar.

    La reciente invectiva del presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, contra Lukashenko tiene lógica, si es una apuesta consciente por “la integración a lo grande”, tras prolongados intentos de consolidar “la zona de intereses privilegiados”.

    Abandonar las iniciativas unificadoras  que son resultado de dolores fantasma tras el colapso de la URSS y reorientarse a la cooperación con otros Estados en aras de la cacareada modernización es un planteamiento comprensible, aunque cuestionable y contrario a la política aplicada hasta el momento. Pero si se trata de un simple deseo de meter a raya a un socio que se ha pasado, no se han calculado las posibles consecuencias, señala el articulista.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik