Widgets Magazine
Jóvenes posan con el monumento al payado en la ciudad de Rostov del Don, Rusia

Fútbol, palacios y hípsters: conoce Rostov del Don, la sede más joven del Mundial 2018

© Sputnik / Sergey Pivovarov
Rostov del Don
URL corto
La Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018 (313)
0 62

Antiguas colonias griegas y tumbas de amazonas, factorías comerciales genovesas y bastiones otomanos, pero, ante todo, la tierra de los cosacos. Todo eso es Rostov del Don. Los hinchas y turistas que tengan la suerte de visitarla durante el Mundial 2018 dispondrán también de una increíble ocasión para conocer la región más polifacética de Rusia.

Pero el primer lugar de interés con el que se encontrará cualquier turista al salir del aeropuerto o la estación de trenes será sin duda la propia ciudad de Rostov del Don, sede del Mundial 2018 y principal protagonista de este artículo. El equipo de Sputnik ha decidido enviar a la región a uno de sus reporteros para comprobar con sus propios ojos todo lo que puede ofrecer esta tierra y asegurarse de que usted no se pierda nada.

Rostov del Don, ciudad de comerciantes libres

A pesar de la larga historia de la que presume la región, la apariencia de Rostov del Don es la de una ciudad joven y moderna. Sus pintorescas calles llevan nombres tan románticos como Armoniosa, Creativa o Afortunada y en ellas a menudo te podrás encontrar monumentos de lo más inusuales como los dedicados al panadero, al lector de periódicos, la vendedora de flores o al payaso.

De hecho, de todas las ciudades sedes del Mundial 2018, Rostov del Don es la más joven.

Fundada a mediados del siglo XVIII por decreto de la emperatriz Isabel I como control de aduana, el asentamiento creció rápidamente desde la fortaleza de Demetrio de Rostov, que cubría la frontera sur de Rusia. Fue así como la localidad inició su vida como centro de intercambio para los mercaderes. Su ventajosa posición geográfica en medio de las rutas comerciales entre Asia y Europa, así como la protección que ofrecía la fortaleza de los bandidos que abundaban por las nuevas tierras salvajes, hicieron de la localidad un foco de atracción para los hombres de negocios y todo tipo de especuladores y traficantes.

Así fue como, a diferencia de otras ciudades del centro del país que se fundaban y crecían siguiendo la voluntad de los feudales, el asentamiento alrededor de la fortaleza de Demetrio de Rostov se expandió sin control alguno de forma vertiginosa, con el único ímpetu de los buscadores de fortuna. Ya para 1796, en tan solo cuatro décadas, al asentamiento se le otorgó el rango de ciudad junto con el nombre que lleva en la actualidad: Rostov del Don.

Con la incorporación del Cáucaso a Rusia, Rostov del Don perdió su importancia como bastión fronterizo y pasó a ser una ciudad puramente comercial e industrial. A día de hoy, la urbe tiene poco más de un millón de habitantes y oficialmente es considerada la capital no solo de la región del mismo nombre, sino de todo el sur de Rusia.

Historia y cultura en Rostov del Don

La plaza de la Catedral

Una vez recibido el rango de ciudad, su principal centro se trasladó de la antigua fortaleza a la plaza de la Catedral (Sobórnaya plóschad). Como su nombre indica, aquí se ubica el principal templo de la ciudad, la catedral de la Natividad de la Santísima Virgen María. En el lugar paulatinamente se sustituyeron tres edificios, el último y más grande de los cuales fue construido en un lapso de 6 años, entre 1854 y 1860

El templo sufrió severos daños durante la invasión nazi de 1941-1945 y no fue hasta 1999 cuando se logró reconstruir su campanario de cuatro niveles y devolver a todo el conjunto eclesiástico su aspecto inicial.

La catedral de la Natividad de la Santísima Virgen María de Rostov del Don está abierta para las visitas todos los días de 10:00 a.m. a 5:00 p.m. Los días de importantes festivos religiosos se puede restringir la entrada a los visitantes en horario de misa.
© Sputnik / Oleg Leonov/Sergey Pivovarov/Department of Tourism RoD
La catedral de la Natividad de la Santísima Virgen María de Rostov del Don está abierta para las visitas todos los días de 10:00 a.m. a 5:00 p.m. Los días de importantes festivos religiosos se puede restringir la entrada a los visitantes en horario de misa.

A un costado de la plaza se encuentra el centro de la vida económica de la ciudad: el Mercado Central (Tsentrálni rínok). Los amantes de la gastronomía podrán encontrar aquí una increíble variedad de verduras, frutas, granos, carnes, pescado, bebidas, especias y condimentos de prácticamente todos los rincones del mundo.

Transformado y evolucionado con el paso de los siglos, el Mercado Central sin embargo no ha perdido el rasgo más distintivo de un verdadero bazar oriental: sigue siendo el lugar más concurrido de la ciudad, en donde los ciudadanos se reúnen para conversar, presumir de sus raros productos y, por qué no, regatear precios.

Así que, un consejo, nunca se deje llevar por el precio inicial. ¡Discuta sea cual sea el precio que le digan que al final todos saldrán ganando!

El Mercado Central abre todos los días de las 4:00 a.m. a 08:00 p.m.
El Mercado Central abre todos los días de las 4:00 a.m. a 08:00 p.m.

La avenida de los Jardines

Los principales monumentos arquitectónicos de la ciudad se encuentran ubicados a lo largo de la avenida de los Jardines (Bolsháya Sadóvaya úlitsa). Como Rostov del Don fue fundada a mediados del siglo XVII, su casco histórico está dominado por edificios de estilo neoclásico y neobizantino.

Tanto las autoridades de la ciudad como las familias más ricas consideraban que era su deber establecer aquí las sedes de las instituciones de poder, galerías comerciales o residencias, compitiendo entre sí en tamaño y exuberancia. Fue así como en la ciudad aparecieron inmuebles tan pintorescos y engalanados como el edificio del Consejo Municipal, las galerías de las familias Yáblokov, Abrámin, Tókarev o la mansión de la célebre actriz de teatro Margarita Chernova.

Museo de Historia y Etnografía Regional 

El Museo de Historia y Etnografía Regional (Muzéi Krayevédeniya, avenida Bolsháya Sadóvaya, ed. 79), ubicado justo en la avenida de los Jardines, dará a los amantes de la historia una buena idea de la milenaria tradición de esta tierra. Aquí podrá apreciar el legado histórico que dejaron los meotas (antiguos habitantes locales), los primeros colonos griegos, los nómadas de las estepas, los romanos, los bizantinos, los genoveses, los venecianos, los mongoles, los otomanos y cómo esa mezcla se desarolló hasta llegar a la cultura cosaca de la época moderna.

Pero el mayor tesoro del museo le espera en una de sus habitaciones más protegidas. Se trata de las muestras de auténticos y milenarios tesoros, recogidos bajo el nombre de 'el oro escita'. Estas piezas de joyería nómada se remontan al siglo IV a. C. y han llegado a nuestros tiempos perfectamente conservadas. Colecciones tan antiguas como estas podrá encontrarlas solo en el Museo del Hermitage de San Petersburgo o en museos de la península de Crimea.

El Museo de Historia y Etnografía Regional abre sus puertas de martes a domingo de 10:00 a.m. a 6:00 p.m. La entrada le costará de 20 a 120 rublos (aprox. $0.30-$2.00) por persona, dependiendo de su edad.
El Museo de Historia y Etnografía Regional abre sus puertas de martes a domingo de 10:00 a.m. a 6:00 p.m. La entrada le costará de 20 a 120 rublos (aprox. $0.30-$2.00) por persona, dependiendo de su edad.

Museo de Artes Plásticas

Los amantes del arte podrán saciar su sed en el Museo de Artes Plásticas (Oblastnoi Muzei Izobrazítelnij Isskustv). La alta concentración de familias adineradas en la ciudad implicó también la llegada de lujosas colecciones de arte de renombre que hoy día se exhiben en el museo. La institución ocupa actualmente las salas de dos edificios.

En la mansión Petrov (calle Pushkin ed. 155) se muestran las obras de artistas rusos desde el siglo XVII hasta principios del XX, entre los cuales destacan Karl Briulov, el pintor y escultor Iliá Repin o Iván Aivazovski, considerado uno de los mejores artistas de paisajes marinos de la historia. La mansión Tartakover (avenida Chéjov ed. 60) acoge trabajos de artistas de nivel mundial, como el holandés Pedro Pablo Rubens, el italiano Mattia Preti o el francés Jean-François de Troy.

Parques y jardines de Rostov del Don

La avenida de los Jardines une los dos principales centros de recreo familiar de Rostov del Don: el parque Gorki y el parque de la Revolución de Octubre.

El parque Gorki (Park Górkogo) se encuentra a tan solo unos 5 minutos del centro de la ciudad. Lleva el nombre del célebre escritor y novelista soviético Máximo Gorki y hoy en día el Ayuntamiento se ha esforzado en recrear aquí una auténtica atmósfera soviética que nos traslada a los años 50-60 del siglo pasado. Caminando entre sus jardines podrá disfrutar de melodías clásicas de la época, participar en algunos de los juegos típicos de entonces y disfrutar de delicias y bebidas que rara vez podrá encontrar en otros rincones de la Rusia moderna. Una verdadera reserva de la nostalgia soviética en el siglo XXI.

En el otro extremo de la avenida de los Jardines se sitúa el parque de la Revolución de Octubre (Park Oktióbrskoi Revoliútsii) con aparatos de recreo y otras atracciones para el disfrute de los más pequeños (y los que no lo son tanto). Aquí también encontrará un pequeño zoológico con aves tan raras para estas tierras como los flamencos o los pavos reales. Con un poco de valentía podrá subirse a la inmensa noria de la ciudad y desde su cima se le abrirá un panorama de todo Rostov del Don y sus alrededores, especialmente hermoso de noche.

Todos los parques y jardines de Rostov del Don están abierto al público las 24 horas. El parque de atracciones de la ciudad funciona de 10:00 a.m. a 10:00 p.m.
© Sputnik / Oleg Leonov/Alexander Pogotov
Todos los parques y jardines de Rostov del Don están abierto al público las 24 horas. El parque de atracciones de la ciudad funciona de 10:00 a.m. a 10:00 p.m.

Los días de celebración del Mundial 2018, en la plaza Teatral (Teatrálnaya plóschad), a pocos pasos del parque de la Revolución de Octubre, se ubicará la zona oficial de aficionados. Allí los verdaderos amantes del más universal de los deportes tendrán la oportunidad de pasar su tiempo entre partido y partido, platicando entre amigos y rememorando las mejores jugadas del encuentro anterior. En la 'fan zone' también se podrán ver los enfrentamientos celebrados en otras ciudades sedes mediante enormes pantallas que transmitirán los encuentros en vivo.

Pero si usted es de los que buscan el silencio y prefiere una serena y tranquila caminata, sin duda deberá visitar la ribera de la ciudad, que lleva el nombre de la calle Beregovaya. Un paseo sin prisa le tomará al menos una hora, durante la cual gozará de una bella vista del río Don y de las infinitas estepas rusas al otro lado de la orilla. Si desea observar la ciudad desde el propio río, de los muelles turísticos a menudo zarpan botes de paseo.

La siempre verde calle Pushkin (Púshkinskaya úlitsa) es el principal bulevar peatonal de la ciudad y une a sus dos principales parques: el Gorki y el de la Revolución de Octubre. Antaño por aquí pasaban los límites de la urbe y comenzaban las zonas industriales, con las barracas para los trabajadores a sus alrededores.

La zona tuvo mala fama hasta finales del siglo XIX, cuando el magnate y filántropo Yákov Kushnariov organizó a los trabajadores de su fábrica tabaquera en colectivos de voluntarios y financió la construcción de este verde bulevar con jardines y zonas peatonales. A día de hoy, la calle Pushkin es la vía más prestigiosa y lujosa de la ciudad, con costosas mansiones y obras de arte al aire libre. Los edificios de sus antiguas fábricas ahora acojen bibliotecas, salas de conciertos, restaurantes, bodegas de vino y son un centro de atracción para todo tipo de artistas, hípsters y la bohemia de la ciudad.

La calle Pushkin y la ribera del río Don
© Sputnik / Oleg Leonov/Konstantin Chalabov/Alexander Pogotov
La calle Pushkin y la ribera del río Don

Rostov del Don, sin duda, dejará una impresión muy positiva entre los que tengan la suerte de visitarla durante y después del Mundial 2018. Pero una impresión aún mayor se la llevarán aquellos que decidan salir de la ciudad y conocer sus alrededores. Las ruinas de la antigua colonia griega de Tanais, los túmulos funerarios de los pueblos nómadas, el bastión medieval otomano de Azov, la cuna de la dramaturgia teatral rusa en Taganrog y Starocherkask, la antigua capital de la Hueste Cosaca del Don, todo eso —y más— espera a aquellos que se adentren en las tierras de Rostov del Don.

Pero esa historia será tema de un relato aparte…

Tema:
La Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018 (313)
Etiquetas:
fútbol, turismo, Rostov del Don, Rusia
Normas comunitariasDiscusión
Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik