En directo
    Reportajes
    URL corto
    Por
    0 210
    Síguenos en

    La moda flamenca está de luto y se declara "al borde de la extinción", por ello decenas de representantes del sector desfilaron por Sevilla para exigir ayudas y exenciones fiscales. Primero se cancelaron las fiestas de primavera y ahora la incertidumbre de 2021 amenaza con sepultar a un tejido productivo que integra a cientos de familias andaluzas.

    Lunares, volantes, flores, abanicos y mantillas están emperchados o en cajas, lejos del albero y el estruendo de las ferias y romerías. Los trajes de fiesta no han lucido este año de pandemia y eso tiene una repercusión especialmente grave en el sector de la moda flamenca, uno de los segmentos más significativos del textil nacional.

    La moda española supone un 2,8% del PIB (más que el sector primario y solo algo por detrás de la banca), además las exportaciones representan casi un 9% del total nacional, una locomotora de glamour en la que, la moda flamenca, era un impulso diferencial.

    Desfile de Rocío Peralta en WeLoveFlamenco 2019
    © Foto : Cortesía de Rocío Peralta
    Desfile de Rocío Peralta en WeLoveFlamenco 2019
    "Necesitamos alzar la voz, estamos hablando de desaparecer del mercado dos temporadas completas, somos muchas familias las que vivimos de esto, tras un traje hay muchas manos tejiendo", nos cuenta Rocío Peralta, uno de los valores seguros de la moda flamenca.

    A Peralta, como a todo el sector, la pandemia la atrapó cuando ya había dado el salto para la nueva temporada 2020, "con la inversión fuerte ya realizada, con los materiales comprados entre diciembre y enero y en pleno proceso de producción". La cancelación de las fiestas de primavera y verano y la incertidumbre que se cierne sobre el 2021 son devastadoras para esta industria.

    © Foto : Cortesía de Rocío Peralta
    Desfile de Rocío Peralta en WeLoveFlamenco 2018

    "Hemos hecho la inversión, seguimos teniendo los gastos, pero no tenemos ninguna entrada de dinero", lamenta Rocío Peralta.

    La moda flamenca tiene peculiaridades, son trajes hechos para una clientela a demanda, "en nuestro atelier todo lo que producimos lo vendemos, la limitación es la estacionalidad, creamos para un evento, para un momento, pero estos han dejado de existir", lo que la moda flamenca no quiere es tener que dejar de existir también.

    Desfile de Rocío Peralta
    © Foto : Cortesía de Rocío Peralta
    Desfile de Rocío Peralta

    Lunar Off

    De luto y en los espacios más emblemáticos de Sevilla se manifiestan este 28 de octubre representantes del sector pidiendo ayuda a las administraciones. Sevilla, como capital andaluza y de la moda flamenca gracias a la Feria de Abril, la Bienal de Flamenco y los principales eventos de moda, recibió una protesta-performance que implica a muchos hogares.

    Solo en la provincia, según cálculos locales, hay 350 empresas –la mayoría pymes– y 600 autónomos, "pero somos un tejido muy extendido, en toda Andalucía somos más de 600 empresas importantes", explica a Sputnik Jesús Fernández, diseñador y organizador de la protesta, "hay pueblos de mucha tradición donde en todas las familias hay costureras".

    • Manifestación en Sevilla de LunarOff
      Manifestación en Sevilla de LunarOff
      © Foto : Cortesía de LunarOff
    • Manifestación en Sevilla de LunarOff
      Manifestación en Sevilla de LunarOff
      © Foto : Cortesía de LunarOff
    • Manifestación en Sevilla de LunarOff
      Manifestación en Sevilla de LunarOff
      © Foto : Cortesía de LunarOff
    1 / 3
    © Foto : Cortesía de LunarOff
    Manifestación en Sevilla de LunarOff
    • "No solo somos moda, somos cultura"

    Perder la moda flamenca, sepultada por la lógica de mercado de celebraciones en medio de una época con poco que celebrar, implicaría no solo perder un sector esencial, sino un valor cultural insustituible.

    "Queremos rescate, exenciones fiscales, algo, para nosotros no ha habido nada", explica el diseñador. Otra de las exigencias del colectivo es contar con "un epígrafe propio", en la Seguridad Social. Las empresas del sector son englobadas en el ámbito textil, "pero alguien que hace bordados a mano, no puede estar en el mismo saco que un intendente de fábrica de Inditex, por ejemplo".

    La diferencia entre producción industrial del retail y la artesanal, hace que la moda flamenca esté más cerca de la expresión artística. De hecho, es inherente al flamenco, por ello solicitan que se les aplique el IVA cultural, del 8%, en lugar del que pagan actualmente, 21% como textil.

    La pandemia, al menos, ha originado que por primera vez, el sector se unifique en torno a la nueva plataforma Lunar Off.

    Посмотреть эту публикацию в Instagram

    Публикация от LUNAR OFF (@andalucia.lunaroff)

    Empresas como lunares

    El tejido empresarial de la moda flamenca es como sus emblemáticos lunares. Lleno de vida y arte, pero separados y aislados. La rivalidad y la predominancia de Pymes y ateliers unipersonales ha hecho difícil su estructuración. De hecho, es difícil definir el volumen de facturación o su peso en el PIB andaluz.

    Por ello, el principal síntoma del valor de este sector son sus exportaciones. El año pasado, superaron con creces los 700 millones de euros. Italia, Marruecos y Francia, sus principales destinos. En este sector hay actores muy diversos, desde ateliers con diseño propio, confecciones de tejidos, complementos y por supuesto, merced al Made in Spain, costureras.

    Zoraida Salas en su taller
    © Sputnik / Gonzalo Wancha
    Zoraida Salas en su taller
    • "Ahora me es imposible salvar mi empresa"

    La de costurera o modista es una profesión al borde de la desaparición por la globalización del mercado y los costes imbatibles de Asia. Pero la moda flamenca permite mantener esta profesión enraizada a la región. "Yo coso desde que tenía 14 años, pero nunca había visto un horizonte tan negro", lamenta Zoraida Planas (52 años).

    Su taller de Bollullos de la Mitación (Sevilla) está especializado en moda de eventos. Contaba con 9 costureras contratadas, "ahora tengo a todas en ERTE, pero tengo que seguir asumiendo los costes de seguridad social de sus contratos, el impuesto de sociedades, alquileres y otros gastos", explica a Sputnik, "todo eso se lleva los pocos beneficios que estoy teniendo".

    Zoraida explica que ha pasado de ingresar mensualmente unos 25.000 euros en 2019 a unos 4.000 este año. Con unos ingresos de solo un 20%, "la única opción que me queda es cerrar mi empresa y seguir trabajando como autónoma. Si intento mantener vivo este negocio me hundiré con él", y critica la falta de soluciones para el empresario.

    "Se priorizan los ERTES y comparto que se proteja a los empleados, pero ¿qué pasará con mis 9 costureras cuando esto pase y mi empresa haya desaparecido?, hay que pensar en las pequeñas empresas".

    Como la de Zoraida, muchas pequeñas empresas ya han tenido que echar la persiana.

    Un mundo más gris

    La otra cara de esta crisis era el rostro más visible que, ahora, simplemente ha desaparecido. Las modelos han quitado de su calendario de citas las sesiones de fotos y los grandes desfiles, como We Love Flamenco o SIMOF, que antes del estado de alarma, pudo presentar más de 1.700 vestidos.

    Raquel Lozano desfila en SIMOF
    © Foto : Archivo personal de Raquel Lozano
    Raquel Lozano desfila en SIMOF

    "Esta crisis es para todo el sector, creo que las modelos lo vamos a padecer más ahora, en 2021, cuando las grandes citas no se celebren", explica la modelo Raquel Lozano, 20 años desfilando y posando como modelo flamenca.

    Raquel Lozano desfila en SIMOF
    © Foto : Cortesía de R. Muñoz
    Raquel Lozano desfila en SIMOF

    "La moda flamenca es un extra importante laboral y económicamente, pero sobre todo, este sector tiene otro punto a favor, que es la repercusión que te da como modelo", y es que aunque la moda flamenca tiene un consumo acentuadamente local, el impacto y la audiencia es universal: "por lo exótico de nuestros diseños, por lo racial, tiene mucha repercusión en mercados extranjeros".

    Raquel Lozano desfila en SIMOF
    © Foto : Cortesía de R. Muñoz
    Raquel Lozano desfila en SIMOF

    La desaparición de la moda flamenca implicará no solo la desaparición de un potente sector productivo, sino de una expresión cultural y artística única que visualiza al flamenco y al patrimonio español. La pandemia puede dejar un mundo con menos belleza.

    Etiquetas:
    moda, cultura, flamenco, Sevilla, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook