En directo
    Reportajes
    URL corto
    Por
    0 10
    Síguenos en

    Lidia Florencio ha mantenido un plantón fuera del Palacio Nacional durante las últimas tres semanas pidiendo ser recibida por el presidente de la República mexicana. Sputnik te cuenta su historia.

    La vida de la familia Velázquez-Florencio cambió hace tres años, el 2 de julio de 2017, cuando su hija menor, Diana, fue desaparecida en el municipio de Chimalhuacán, en el Estado de México, el área conurbada a la capital mexicana.

    Aunque la familia logró hallar su cuerpo en la morgue pública local, había sido ingresado indicando que pertenecía a un hombre en calidad de NN, por lo que ese "error pericial" causó una demora en su reconocimiento y configuró la connivencia de las autoridades en mantener a Diana desaparecida.

    Ahora, su madre exige que la investigación avance, ya que se tiene una muestra del ADN del agresor que no ha sido cotejada con la base de datos judicial, una tarea que podría abrir el camino hacia la justicia de este caso, que comenzó como una desaparición y culminó en un feminicidio.

    Once feminicidios al día

    "Las omisiones de la Procuraduría de Chimalhuacán empezaron desde que reportamos su desaparición y no nos hicieron caso", dijo a Sputnik Lidia Florencio, madre de Diana Velázquez Florencio, desde su plantón fuera de la sede de la Presidencia de la República mexicana, frente al Zócalo de la Ciudad de México.

    Florencio señaló con indignación cómo, aunque el municipio de Chimalhuacán cuenta con una alerta por violencia de género, las autoridades judiciales locales no atendieron el reclamo desesperado de la familia ante la desaparición de la joven, que entonces tenía 24 años.

    Además de Chimalhuacán, el Estado de México cuenta con alertas de género en otros diez municipios: Chalco, Cuautitlán Izcalli, Ecatepec, Ixtapaluca, Naucalpan de Juárez, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla de Baz, Toluca, Tultitlán y Valle de Chalco.

    Es una zona que registra niveles de violencia feminicida tan altos que provocaron la intervención internacional por medio de la iniciativa Spotlight de parte de las Naciones Unidas y la Unión Europea que la financió, para su atención prioritaria en Ecatepec y Naucalpan —dos de los cinco elegidos para su intervención en el país, junto a Chihuahua, ciudad Juárez y Chilpancingo—.

    Según datos independientes recabados por la geofísica María Salguero, México lleva desde el año 2019 registrando 11 muertes violentas de mujeres por cada día. Aunque ella misma había reportado como en algunas zonas del país —el Estado de Colima— la tasa de feminicidios por 100.000 habitantes había alcanzado niveles de pandemia.

    Este dato generado por Salguero fue recientemente confirmado por la autoridad judicial en el mes de abril de 2020, que reconoció en un seminario virtual sobre el delito de feminicidio —"Combate al feminicidio, a 8 años de su incorporación en el sistema de justicia: experiencias y desafíos"— que México registra "entre 10 y 11" feminicidios cada día.

    Las omisiones del caso

    Aunque el cuerpo de Diana fue hallado expuesto en la calle y con signos de violencia sexual —dos de los elementos que configuran el delito de feminicidio— la agente encargada de investigar el caso en Chimalhuacán le comunicó a la familia que no encontraban razones para tipificar su asesinato como feminicidio y que lo habían caratulado como un "asalto frustrado"

    "A pesar de que existía una denuncia por la desaparición de Diana y de la alerta por violencia de género en Chimalhuacán, las autoridades que hallaron su cuerpo abandonado en la calle reportaron que se trataba de un masculino", explicó Lidia Florencio.

    La agente del ministerio público encargada del caso en Chimalhuacán, la licenciada Liliana Zarazúa le dijo a la familia que había sido un "error de dedo" y que iban a enmendar el error, enviando la investigación a la Fiscalía especializada en Feminicidios del Estado de México, que tiene una de sus sedes en el municipio de Tlalnepantla, en el otro extremo del Estado, a 40 kilómetros del sitio donde se cometió el delito y vive la familia.

    Ahora, ¿cómo se halló el cuerpo de Diana si había sido ingresado con un "error de dedo" a la morgue que impedía su identificación?

    "Llegamos a ella por la desesperación, desde que salió de casa y no supimos dónde estaba, empezamos a buscarla, pusimos la denuncia y pedimos a las autoridades para rastrear su teléfono, entonces nos dijeron que teníamos que ir a la Mesa 4 de Neza-Palacio para solicitarlo", explicó Florencio a esta agencia.

    Neza-Palacio es como se conoce al Centro de Justicia de Nezahualcóyotl —unos 10 kilómetros adelante de Chimalhuacán— a donde acudió Laura, hermana de Diana, a llevar los oficios de solicitud para pedir el rastreo de su teléfono celular, que agilizara la búsqueda que hacía la familia y que le corresponde hacer a la autoridad.

    Diana había desaparecido el domingo 2 de julio de 2017 y la familia llegó el jueves 6 a Neza-Palacio con sus oficios pidiendo el permiso para que se rastreara su teléfono.

    "Enfrente están las oficinas del Semefo (servicio médico forense) entonces su hermana entró a preguntar para descartar esa posibilidad y le dijeron que sí, que habían hallado una chica en la madrugada del domingo 2 de julio", explicó la madre de Diana.

    Primero le mostraron fotografías, pero no la reconocieron en ellas, entonces les permitieron bajar al sitio donde almacenan los cuerpos no reconocidos.

    "Mi hija me dijo que la bajaron y que tenían a Dianita en el piso, porque no hay refrigeradores para tenerlas en refrigeración. Estaba desnuda entre otros cuerpos y ya no era reconocible porque habían pasado cinco días. Quien les enseñó el cuerpo la señaló con el pie y a sus pies estaba su ropa, que mi hija reconoció. Entonces les pidió que le mostraran el pelo y aún tenía su peinado como lo llevaba, con muchas trencitas. Por esas características, reconocimos a Diana", explicó su mamá.

    Fue algo lógicamente muy doloroso para su hermana y para la familia saber las condiciones en que estaba su hija, como fue hallado su cuerpo y que "esas autoridades en lugar de recabar indicios en el sitio, simplemente se dedicaron a manipular su cuerpecito", señaló.

    "Las autoridades no hicieron bien su trabajo y ahora eso repercute en que la Fiscalía especializada en feminicidios no de avances en su investigación", agregó.

    Por eso Florencio está en plantón, durmiendo a la intemperie en el centro de la Ciudad de México, desde hace 20 días: porque la investigación está parada y aunque hay diligencias por ejecutar que pudieran identificar al culpable del crimen, no se concretan.

    Diana fue violada y estrangulada, y en su cuerpo quedaron las evidencias de las que se extrajo una muestra de ADN del agresor, que se cotejó con su pareja sentimental y un amigo cercano y dieron negativo. Su madre explicó a Sputnik que la familia ha pedido reiteradamente que se confronte esa muestra con la base de datos de ADN de anteriores criminales que la autoridad tiene "pero hay una y mil formas que encuentran de evadir esa responsabilidad", sostuvo.

    Aunque su caso fue finalmente reconocido como un feminicidio y la investigación está ahora a cargo de la Fiscalía especializada en feminicidios de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, tampoco han mostrado avances.

    "Me habían citado en la ciudad de Toluca (Estado de México, a 90 kilómetros de dónde vive la familia) a una reunión con la Fiscal especial para feminicidios, Irma Millán Velásquez y con la subprocuradora de género, la maestra Dilcya García Espinoza de los Monteros pero era a las 7 de la noche y yo estoy con un problema grave de presión por todo esto, entonces pedí cambiar la cita para la ciudad de México y aunque se molestaron por el pedido, accedieron, pero es momento que no recibo esa nueva cita", relató Florencio.

    "Está pasando el tiempo y las pocas evidencias para esclarecer su asesinato se han ido perdiendo mientras las autoridades no hacen nada. Esa es mi preocupación y mi coraje", concluyó la madre de la víctima.

    Etiquetas:
    desaparición, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook