En directo
    Reportajes
    URL corto
    Por
    0 1311
    Síguenos en

    Con 41 casos confirmados de coronavirus y 155 sospechosos, México se enfrenta hoy en día a la pandemia del COVID-19. Según la información del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, el coronavirus se ha distribuido en 14 entidades del país, siendo Ciudad de México la que más casos tiene, con 17.

    Este país, con una población de casi 130 millones de personas, tendría que esperar la mayor propagación de coronavirus para entre 20 y 30 de marzo, de acuerdo con el modelo matemático de comportameinto de COVID-19 elaborado por el Instituto de Investigaciones Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la UNAM.

    Ante toda esta situación, uno de los temas más discutidos a nivel mediático es qué tan preparado está el sistema de salud del país —afectado por falta de recursos — para enfrentar un posible brote de coronavirus.

    "El sistema de salud es escaso y deficiente ante el brote del virus. Creo que México no está preparado para una contingencia mayor, como los gobernantes creen", compartió con Sputnik su opinión Rosa Espíndola, fundadora de la empresa de capacitación y bienestar empresarial AULA 17.

    A su vez, la periodista Gabriela Andrade Gorab cree que para este momento es prematuro decir si al país le faltarán o no los recursos humanos y médicos, "pero probablemente en unos días nos rebase".

    Cercana a la situación de los hospitales, Gabriela subrayó "que apenas está comenzando a llegar gente con problemas respiratorios sospechosos, todavía han sido pocos los que se han derivado a hospitales para descartar coronavirus, la mayoría de ellos son adultos mayores con enfermedades crónicas".

    Mientras los hospitales todavía no registran alta asistencia por coronavirus, las farmacias sí han notado cierto cambio.

    "La primera ola fue cuando detectaron el primer caso en México, a finales de febrero. Compraron tapabocas y gel, ahora sí, esta semana ya se buscó algo de medicina", comentó uno de los empleados de la Farmacia de Ahorro capitalina.

    Sin embargo, especificó que aunque la demanda ha crecido en lo que va de esta semana, marcada por el anuncio de la OMS de que el COVID-19 llegó a niveles de pandemia, las sucursales no sufren falta de medicina o productos de higiene. "A veces sí hay filas, pero nosotros ahora, lo tenemos todo", añadió.

    Si el uso del gel antibacterial ya se hizo un hábito entre los mexicanos desde las otras pandemias, como por ejemplo la influenza A-H1N1, que ocasionó 8.000 muertes e infectó a 9,5 millones de mexicanos, el uso de tapabocas para las fechas no ha obtenido carácter masivo aunque algunos de los residentes capitalinos han optado las últimas semanas por esta opción.

    Otro fenómeno que va a la mano con los anuncios de pandemia son las famosas compras nerviosas. En las redes ya han comenzado a compartir imágenes donde se muestran las largas colas y los estantes vacíos. Las más virales han sido las de un Costco en Monterrey.

    ​No obstante, la situación de momento no se ha salido de control. Así mientras, por ejemplo, UnoTV reporta que "algunos supermercados de la Ciudad de México permanecieron abarrotados durante las primeras horas del jueves", los de Expansión describen que "hay afluencia de personas, algunos carritos del supermercado llenos de papel higiénico y botellas de agua. Sin embargo, los clientes comentan que son las compras habituales para sus hogares o negocios".

    "Entre amigos, colegas, en redes sociales incluso, dan nota ciertos amigos, de compras nerviosas; sin embargo, personalmente, amigos cercanos y familia optamos por el consumo consciente. Para esto, continuamos trabajando desde casa y con las compras habituales", compartió su experiencia Rosa Espíndola.

    La también fundadora de AULA 17, empresa de capacitación y bienestar empresarial, subrayó que aunque sus hábitos mercantiles no han cambiado, el coronavirus influyó a su vida laboral.

    "Al dedicarme a la capacitación empresarial, e implementar programas donde hay concentraciones de gente (los colaboradores), pues los proyectos se ponen en stand by por el momento, por lo que mi agenda de trabajo y proyectos cambia radicalmente, poniendo incluso en juego el tema económico, pues si la contingencia continúa, bien puede ser que las organizaciones pongan en pausa este tipo de procesos a los cuales nosotros nos dedicamos. Sin embargo y como sociedad, haremos lo propio y lo que nos corresponde para contribuir", compartió.

    Otro empresario, Víctor, de un negocio de desarrollo de tecnologías, vive una realidad diferente y en la situación con COVID-19 ve ciertas ventajas para su empresa.

    "En cuanto a mi negocio ha sido beneficiado ya que muchos negocios están recurriendo a desarrollos para venta en línea, sistemas para educación en línea y administración de empleados remoto", dijo a Sputnik.

    En términos laborales, a nivel nacional de momento no han sido suspendidas las actividades dado que el país no ha decretado un estado de cuarentena.

    "En la Universidad [Anáhuac] dicen que todavía estamos en fase uno, entonces todavía no se han suspendido en realidad las clases, nos han dicho que entre 17 y 20 de marzo vamos a seguir laborando en aras de que los siguientes días se haga todo en plataformas digitales, pero sí, nos dijeron que tenemos que presentarnos el 17, 18, 19, 20 antes de nuevo aviso", comentó Laura Coronado Contreras, investigadora en la Facultad de Estudios Globales de la Universidad Anáhuac México, doctora en Derecho.

    El único sector al que hoy en día tocó vivir los cambios por una decisión gubernamental fue la educación escolar. La Secretaría de Educación adelantó y extendió las vacaciones de la Semana Santa que ahora durarán desde el 20 de marzo hasta el 20 de abril. De hecho, varias escuelas por el país ya han anunciado que las clases se suspenderán a partir del día 17 de marzo. Para algunos padres, especialmente solteros, esta medida, cuyo carácter positivo y preventivo no se discute, plantea la cuestión de con quién estarán los escolares durante este mes, teniendo en cuenta que no todos empleadores dan la opción de trabajar desde casa.

    La falta de opciones y medidas preventivas por parte del Gobierno es otro tema que surge a raíz de información internacional sobre las múltiples muertes a causa de coronavirus.

    "Considero que el Gobierno mexicano no está tomando medidas preventivas o de acción necesaria, tal como haber cancelado eventos a nivel masivo, una de las pocas acciones que ha tomado, es adelantar las vacaciones de Semana Santa, pero para los niños solamente, y no promueve el bienestar de los adultos en las organizaciones, no fomenta el trabajo desde casa", opinó Rosa Espíndola.

    Lo que exigen es más información de parte del Estado sobre el tema de propagación del COVID-19. A su vez, la sobreinformación en sí para un país con 41 casos detectados y de un continente con 1.000 millones de habitantes y menos de 100 muertes de coronavirus puede distorsionar el panorama.

    "Me parece que sí hay información en exceso, que se han estado bombardeados con chats de todo el tipo: si tienes conocidos o gente que sabes que tiene coronavirus y que las autoridades no nos están diciendo nada al respeto. Creo que hay muchas teorías conspiracionistas, pues creo que hay una sobreinformación y que eso no ha permitido contar realmente lo que está pasando con el virus", comentó Laura Coronado.

    "La realidad es que personalmente tomo las medidas preventivas necesarias, sin caer en pánico, buscando información verídica y que sea de fuentes serias", compartió Rosa Espíndola.

    El miedo y el pánico siempre han sido los peores consejeros, es por eso que tener la cabeza fría, tomar precauciones y mantenerse adecuadamente informado son unas de las recetas por las que optan los mexicanos en época del coronavirus en una nación que vivió el puente por el natalicio de Benito Juárez siguiendo su ritmo habitual: con restaurantes, tiendas y cines abiertos y con los bares y discotecas de noche.

    "Me siento tranquilo ya que me he informado por fuentes médicas y conozco las medidas de protección así lo que tendría que hacer al estar contagiado", confirmó Víctor.

    Por su parte, Gabriela Andrade Gorab señaló: "yo personalmente me siento segura y protegida, ya que tengo mi esquema de vacunación completo, inclusive Influenza estacional que si bien, no es específica para coronavirus, sí incrementa las defensas, no tengo enfermedades agregadas, mi alimentación es sana y hago ejercicio. No tengo planeado salir a lugares muy concurridos no por paranoia o miedo sino por precaución. Las medidas preventivas que he utilizado son las que se han dado, tanto el Gobierno, como mis médicos particulares".

    "Es un tema mundial y como sociedad considero que todos debemos crear consciencia en como cuidar tu medio, personalmente, tu familia, amigos y colaboradores o compañeros de trabajo, es una situación que nos afecta a todos y no podemos ser indiferentes", concluyó Rosa Espíndola.

    Etiquetas:
    COVID-19, coronavirus en América Latina, coronavirus de Wuhan, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook