En directo
    Reportajes
    URL corto
    Por
    0 40
    Síguenos en

    El voraz incendio sorprendió amargamente a las familias de Valparaíso, icónica y poética ciudad al noroeste de Santiago de Chile, horas antes de la Navidad. Sputnik visitó la zona afectada, escuchó a desalojados, vecinos y voluntarios; las voces dañadas, los testimonios dolidos. El fuego apagado, la ayuda encendida: autoorganizada, reconstruyendo.

    Durante la tarde del 24 de diciembre más de 250 viviendas fueron consumidas por las llamas en un incendio forestal que avanzó a sectores residenciales, y afectó a los cerros Rocuant y San Roque de la turística Valparaíso.

    "Estaba almorzando con mi vecina y ella: '¿qué tapó el sol, es humo?' Y salgo a ver y veo en el cerro del frente el hongo del humo y fuego. Y le grito a la vecina: '¡Incendio!'. Y le digo —con este viento que abraza—, 'eso va a llegar aquí'", relata con amargura Ivonne Saldivia, del damnificado cerro San Roque, en diálogo con Sputnik.

    • Zonas de alimentación para damnificados y personas ocupadas en las tareas de limpieza y remoción
      Zonas de alimentación para damnificados y personas ocupadas en las tareas de limpieza y remoción
      © Sputnik / Carolina Trejo
    • Ollas populares en Valparaíso
      Ollas populares en Valparaíso
      © Sputnik / Carolina Trejo
    • Damnificados y colaboradores se alimentan en las zonas de trabajo
      Damnificados y colaboradores se alimentan en las zonas de trabajo
      © Sputnik / Carolina Trejo
    • Trabajos de limpieza en las áreas damnificadas
      Trabajos de limpieza en las áreas damnificadas
      © Sputnik / Carolina Trejo
    1 / 4
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Zonas de alimentación para damnificados y personas ocupadas en las tareas de limpieza y remoción

    La falta de agua y el viento fueron los principales factores que permitieron la expansión de las llamas, la (in)consecuente tragedia. Cientos de familias fueron obligadas a pasar la Navidad en refugios emergentes, luego de que el fuego consumiera sus hogares.

    "Fue muy rápido por el viento, un vecino me dice: 'hay que irse'. Yo entré a sacar a mis gatitos, solo pude salvar tres y salgo, el incendio ya estaba aquí. Un poco más y nos quemábamos", recuerda Saldivia como si fuera hoy.

    Escasas estructuras en pie, madera carbonizada y pilas de escombros acumulados revelan la magnitud del daño causado por el fuego. Una panorámica que muchos vecinos dimensionaron la misma tarde del aquel martes 24, o al amanecer del día siguiente, un 25 de diciembre triste, luego que se extinguiera el incendio en la madrugada de una hostil Navidad, la de 2019.

    "Yo estaba en mi trabajo, y me llamó mi hermana. Me dice que el incendio está en el cerro al frente, en el Rocuant. Pero en un abrir y cerrar de ojos estaba aquí, abajo. Le dije a mi jefe: 'necesito irme, se va a quemar mi casa'. Cuando llegué ya no había nada que hacer", cuenta a Sputnik Yoselin Sagredo, del Cerro San Roque.

    "Se quemó totalmente mi casa, la que con tanto esfuerzo y hace solo tres años habíamos podido construir. Era lo propio, estuvimos 17 años armando poco a poco nuestra casa, lo nuestro, y en un abrir y cerrar de ojos lo perdimos todo", completa entre lágrimas.

    Valparaíso: un peligro permanente de incendio

    Cerro San Roque, Valparaíso, Chile
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Cerro San Roque, Valparaíso, Chile

    Muchos vecinos de los cerros de Valparaíso han sorteado incendios en veranos anteriores. Son los habitantes de los estratos sociales más bajos de la ciudad-puerto los que más sufren las consecuencias del fuego. Los de siempre. Los más pobres.

    La emergencia habitacional que hacina a familias en pequeños terrenos, marginales y precarios; la erosión y la sequía de los suelos producto de las plantaciones de pino y eucaliptos en quebradas; la falta de fiscalización en terrenos que se han transformado en verdaderos basurales; el mal funcionamiento de la red de grifos que usa bomberos, cuya empresa a cargo —Esval— no revisa. Son ejemplos de algunas de las razones multifactoriales que trasforman a los cerros de Valparaíso en zona de peligro para vivir.

    No hay que olvidar que la región de Valparaíso es aquella con la mayor cantidad de campamentos en Chile, según señala el último informe de la organización no gubernamental Techo. Son 188 asentamientos y 11.150 familias que los habitan, especialmente en las laderas de los cerros de Valparaíso y su vecina Viña del Mar. Se trata del 25,9 % de la población que vive en estas condiciones en todo el país.

    Cerro San Roque, Valparaíso
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Cerro San Roque, Valparaíso

    Entrevistado por Sputnik, Pablo Córdova, dirigente de la junta de vecinos Pablo Neruda, describió la precariedad en la que vive la comunidad más dañada por la tragedia. "Las llamas comenzaron en la parte alta del cerro, la que ha sido afectada en más de tres ocasiones por incendios", cuenta.
    "Una población que tiene más de 50 años y que, de ese tiempo hasta hoy, no posee agua potable ni alcantarillado. Carece de todo saneamiento", añade, inconforme.

    "Fue muy triste porque además yo conozco el escenario del incendio de las poblaciones más pobres de Valparaíso, que no cuentan con agua, y donde se apagan los incendios con tierra", refuerza Andrea, fundadora de las tomas de terreno del cerro San Roque, que también conversó con Sputnik.

    ¿Qué causó el incendio en Valparaíso?

    Panorámica de Cerro Rocuant donde se ven las zonas de remoción de escombros
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Panorámica de Cerro Rocuant donde se ven las zonas de remoción de escombros
    Un factor particular daría cuenta del origen del incendio en el Cerro Rocuant y San Roque: la falta de agua potable en el sector donde se inició el fuego. Asimismo, vecinos y autoridades denuncian la responsabilidad de lo que podría estar detrás del siniestro.

    "Falta de voluntad política, es ahí donde comienza el fuego y no había red de agua seca, no hay grifo para poder controlar en forma oportuna el incendio", apunta Córdova.

    Por su parte, el ministro de Agricultura de Chile, Antonio Walker, señaló a la prensa que hay un 99 % de probabilidades de que el incendio de Valparaíso haya sido intencional. Tesis reforzada por declaraciones del alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, a la Televisión Nacional. A su juicio, las "características del incendio" apuntan una "evidente intencionalidad" debido a "la simultaneidad de los focos, más allá de lo que muestran los videos en las redes sociales".

    Para Pablo Córdova, dirigente de la junta vecinal, la tesis de que el fuego pudo haber sido provocado también se maneja entre los vecinos, "porque había dos focos de incendio simultáneamente el martes 24 de diciembre".

    "Se prende justo donde hay más vegetación, donde no hay agua al alcance. En Valparaíso hay muchos intereses, como comuna, como ciudad capital dentro de la región. Hay una disputa ideológica por si es una zona turística, una zona portuaria o una zona industrial", explica Córdova.

    "Por ahí va la tesis, por el interés de esos terrenos. El interés económico, ya sea inmobiliario o de empresas holding que ven a Valparaíso como un punto para la disposición de sus cargamentos portuarios, para el acceso de la mercancía que llega por el puerto y para colocación de sus conteiners en las partes altas", sostiene.

    La autoconstrucción de Valparaíso: una lección de organización popular

    Población La Isla, en Cerro San Roque, Valparaíso
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Población La Isla, en Cerro San Roque, Valparaíso
    Las tareas de limpieza de los terrenos y de reconstrucción de las viviendas comenzaron el mismo día de la Navidad. Una vez más la entereza y la voluntad para levantarse y la solidaridad de los chilenos frente a las catástrofes se hizo presente en los cerros de Valparaíso.Las causas del incendio, todavía inciertas, no impiden que vecinos y voluntarios comiencen las labores de remoción de escombros en los sectores afectados.

    "Es todo voluntariado, es de vecinos de aquí del cerro. Pensamos, '¿en qué aportamos?', 'se incendió, están todos mal, ¿qué hacemos?', así partió. Somos pobladores de aquí, que sabemos quien está y quien no está damnificado, y es tratar de canalizar y entregar realmente la ayuda", comenta a Sputnik Patricia Zúñiga, del grupo de acopio de agua y de alimentos instalado en el alto del cerro San Roque.

    "Soy motoquero, soy de la zona y vine a colaborar. Yo estoy a cargo de todo lo que es terreno", se presenta a Sputnik Rodrigo Núñez, vecino de la parte baja del cerro. "Todos pasan por mí porque yo le doy las primeras a bases, lo más importante es la seguridad. Aquí han llegado muchos niños de la universidad, gente del mismo cerro, y de la región", explica.

    Junto al Panzer, como llaman a Rodrigo en su club de motos, recorremos el campamento la Isla y las casas que se quemaron, y nos cuenta cómo comenzó la ayuda, "de manera espontánea", cuando se entera "que se quemó todo esto" se vino. "Nos organizamos y organicé todo lo que fue hacer el catastro y dárselo a la municipalidad. Aquí hay 22 casas siniestradas, donde había 86 familias", detalla el dedicado voluntario.

    Cerro Rocuant, Valparaíso, Chile
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Cerro Rocuant, Valparaíso, Chile

    Tareas de limpieza, remoción de escombros, alimentación, provisión de materiales. Todo es coordinado de forma barrial y da cuenta de una improvisada pero eficaz forma de organización.

    "Aquí le damos las colaciones a los chiquillos y chiquillas que están trabajando. También coordinamos los útiles de aseo y los baños sanitarios. Aprovechamos la casa de la presidenta del comité de la toma de Alto San Roque, que no se dañó, para acopiar lo que se requiere", enseña Zúñiga.

    Ángel Ayala es otro ángel. Es dirigente nacional de Cintec Chile, Sindicato de Trabajadores de la Construcción. Entrevistado por Sputnik, cuenta que su gente "siempre se ve involucrada en estas catástrofes". "Venimos a trabajar, pero también a proponer la forma de construir mejor los barrios", expresa, ya pensando a largo plazo.

    A Ivonne solo le quedó su caseta sanitaria - Cerro San Roque
    © Sputnik / Carolina Trejo
    A Ivonne solo le quedó su caseta sanitaria - Cerro San Roque

    La amargura del principio en la voz de Ivonne da lugar a la emoción. "Los vecinos que sentimos este apoyo nos unimos y todo es muy bonito", confiesa. La cooperación colectiva, barrial, autogestionada asombra. "Están actuando muy rápido y muy bien organizados. Hay un montón de escombros en un lado y luego ya lo sacaron", ejemplifica.

    "Aquí hay vecinos y muchos voluntarios, voluntarios que son personas con estudios que ayudan a guiar a los vecinos que estamos aún muy nerviosos y choqueados", reconoce la chilena desalojada, desolada, pero a la vez agradecida.

    El estallido social y la resurrección de Valparaíso

    Trabajos de remoción de escombros en población La Isla en Cerro San Roque
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Trabajos de remoción de escombros en población La Isla en Cerro San Roque
    Palas, guantes, mascarillas, sacos, gorros y maquinaria pesada se combinan en los trabajos que decenas de personas, entre ellos varios jóvenes de la primera línea, realizan en los cerros. Una labor que ha reunido a organizaciones propias de las comunidades afectadas como también aquellas que se formaron tras la revuelta social del 18 de octubre.

    Pintura de Chalaman, uno de los símbolos de las manifestaciones en Chile
    © Foto : Gentileza Primera Línea Bonilla
    "Después del estallido formamos asambleas territoriales por el tema constituyente, sobre todo por la necesidad de poder encontrarte con el vecino y participar en este proceso de discusión de la política del país. Aquí formamos la Asamblea territorial O'Higgins, que reúne entre otros al Cerro Rocuant y San Roque. Estábamos en el proceso constitucional hasta que viene el tema del incendio aquí en Valparaíso, y hoy nos lleva a la necesidad que esta organización participe en forma coordinada en la zona afectada. Porque antes en otros incendios la genta ayudada individualmente, hoy nos coordinamos como asamblea", relata a Sputnik Michael Humaña, miembro de la Asamblea Territorial O'Higgins.

    Centro de acopio Asamblea Territorial O'Higgins
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Centro de acopio Asamblea Territorial O'Higgins
    Para los dirigentes sociales y vecinales el estallido social y la continuidad de las movilizaciones sociales han fortalecido las organizaciones de base, las que ante a la catástrofe también se han unido para enfrentarla.

    "Los lazos en los barrios y el poder vecinal se reforzaron después del 18 de octubre. Con la tragedia del incendio se fortaleció más, porque por ejemplo ayer jueves 26 nos juntamos las 4 juntas de vecinos para saber y decidir qué hacer, y en la tarde cuando vino la autoridad le dijimos lo que necesitábamos. Los dirigentes nos paramos distinto frente a la autoridad, ya no de forma asimétrica, sino de igual a igual. Ellos representan la institucionalidad y nosotros al barrio. Es ahora una relación simétrica, sobre todo después del 18 de octubre", señala el dirigente de la junta de vecinos.

    Visita de CIDH a la población de Lo Hermida, el 20 noviembre de 2019
    © Foto : Gentileza Asamblea Territorial de Lo Hermida
    "Hoy hemos tratado de generar las articulaciones y las presiones a las instituciones de la autoridad para que permita que las organizaciones podamos tener cierta conducción en el proceso, porque conocemos el territorio. Las juntas de vecinos y asambleas queremos tener cierta participación porque llegan funcionarios de la municipalidad que no conocen los lugares, no conocen a los vecinos y toman decisiones erradas, y eso se puede solucionar si las organizaciones sociales tuviésemos un protagonismo mayor al momento de coordina la solidaridad ", explica Humaña.

    "Porque creo que lo entretenido, es que las organizaciones que se creaban en los anteriores incendios, como las ollas comunes, pasada la emergencia desaparecían, y se volvía a la lógica del capitalismo individualista. Hoy esperamos que el estallido social permita que la reconstrucción de Valparaíso sea con nuevas prácticas, nuevas formas de organizarse y nuevas formas de reconstruir la sociedad en los territorios que fueron dañados hoy día" concluye Humaña.

    Etiquetas:
    viviendas, incendio, incendios forestales, Valparaíso, Chile
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook