En directo
    Reportajes
    URL corto
    Por
    1120
    Síguenos en

    Durante la dictadura de Pinochet, el himno más emblemático de las luchas populares en Latinoamérica se hacía escuchar de manera clandestina. El nuevo año lo trajo de vuelta y se escuchó libre, fuerte, al unísono y retumbante en Santiago.

    Eran miles de personas. La rebautizada popularmente como Plaza de la Dignidad (Plaza Italia) las acogió a todas para recibir el año nuevo. A la medianoche comenzaron los abrazos, los fuegos de artificio, las luces. Desde las ventanas de una radio, en plena avenida principal, se escuchó entonces una reconocida letra. Sonaba Sergio Ortega, al que todos se sumaron y cantaron un emotivo "el pueblo unido jamás será vencido".

    "Nunca imaginé que la iba a cantar en este lugar, este día y junto a tantas personas. No pude evitar ponerme a llorar, me acordé de tantos muertos, de tantas cosas. Esto antes del 18 de octubre era impensable, hoy parece 'normal' y necesario", recuerda, emocionada a sus más de 60 años, Alicia López, en diálogo con Sputnik.

    La cocina del pueblo

    Joven manifestante de la primera línea
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Joven manifestante de la primera línea

    En un verdadero ambiente festivo y con escasa presencia policial, los santiaguinos se instalaron, previo a la llegada de la hora cero, con mesas y sillas para celebrar y homenajear a quienes luchan incansablemente en las diarias protestas en Chile.

    Así fue cómo los santiaguinos vivieron el año nuevo en los alrededores de la céntrica Plaza de la Dignidad. Pero no había solo un ambiente festivo, miles de personas, mesas y sillas. Los carteles reforzaban las consignas más importantes del estallido social que empezó el 18 de octubre de 2019 y ha marcado un hito en la hitoria del país.

    "Vinimos con mi marido y mis dos hijas porque queremos que el próximo año sea más justo, más digno. Y qué mejor manera de desear esto que venir a la Plaza de la Dignidad a compartir con los chicos de la primeria línea, los voluntarios de la salud y con todos los que queremos un Chile mejor", resalta a Sputnik Victoria Vargas, vecina del barrio La Florida. 

    Las familias abundaban. Cientos de ellas. Con niños. Llegaron al lugar en respuesta al llamado que se multiplicó en las redes sociales: esperar el nuevo año en el emblemático espacio urbano, donde también pudieron disfrutar previamente de una cena solidaria.  

    Haciendo alusión en forma irónica al Acuerdo por la paz del 15 de noviembre hecho entre varios parlamentarios del oficialismo y la oposición, frente al teatro de la Universidad de Chile, se emplazó un espacio para la llamada Zena Cero.

    Zena Cero - Festejo alternativo de Año Nuevo en Santiago de Chile
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Zena Cero - Festejo alternativo de Año Nuevo en Santiago de Chile

    Para Marcelo Osses, de la Radio Plaza de la Dignidad y quien organizó la Zena Cero junto con otras agrupaciones sociales, "este es un combo en el hocico al modelo consumista, a la fiesta sin sentido. Aquí estamos llenos de solidaridad y compromiso humano. A nuestros queridos jóvenes de la primera línea los estamos homenajeando, a los valientes compañeros de los piquetes de salud les estamos agradeciendo su gran aporte salvando vidas. Se merecen esta sencilla comida, hecha con cariño". 

    Zena Cero - Cocina en la calle
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Zena Cero - Cocina en la calle

    "Fue una experiencia maravillosa y que me permitió compartir con quienes por más de 70 días han estado luchando día a día generosamente, en su mayoría jóvenes que nos han devuelto la dignidad, y creo que cocinar para ellos fue demostrarles un poco de este amor y admiración. Me siento muy emocionada" explica a Sputnik Leo Luengo, cocinera de la Zena Cero. 

    Miguel, joven de la primera línea en Plaza de la Dignidad
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Miguel, joven de la primera línea en Plaza de la Dignidad

    "Estoy supercontento con esto, porque nosotros luchamos por todos, todos los días estamos aquí, nosotros no somos los violentistas son el estado con los pacos (policías)", dijo a Sputnik rápidamente Miguel, joven de la primera línea.

    La lucha no termina

    Jóvenes de piquetes sanitarios comiendo en los festejos de Año Nuevo
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Jóvenes de piquetes sanitarios comiendo en los festejos de Año Nuevo
    Música, fuegos artificiales, batucadas, decenas de mesas instaladas por las organizaciones y los vecinos de la plaza, junto a una larga pancarta donde se leía "solo luchando avanzaremos", adornaron el simbólico lugar. 

    "Estamos felices con el resultado, vino mucha gente a nuestra 'Zena Cero', una sensación de hermandad enorme, los cocineros, los que sirvieron las mesas, los que instalaron todo, los compañeros de seguridad, todos satisfechos de apoyar de alguna forma a los dan la cara contra la represión", agregó Osses.  

    Según cifras oficiales, 10.000 personas asistieron, si bien los organizadores aseguran que fueron más de 60.000 los presentes que recordaron y homenajearon a las decenas de heridos y 33 víctimas fatales que van desde el inicio de las protestas.

    "Había que estar en este lugar, en esta plaza donde hemos venido y muchos han venido este 2019 a exigir un cambio sustancial en el sistema económico, en el sistema de salud, en la educación y en las pensiones", señaló a Sputnik Ximena Carrasco, joven profesional de ingeniería, quien llegó junto a sus padres y mucho cotillón para lanzar justo a la medianoche. 

    Cuando el reloj marcó las 12, la plaza se llenó de abrazos y fuegos de artificio, y los acordes del que hoy es un grito de guerra universal se empezaron a escuchar. Cientos de personas con su puño en alto coreaban a viva voz: "el pueblo unido jamás será vencido"

    Una proclama que nació durante el gobierno del derrocado presidente socialista Salvador Allende, que en forma clandestina se escuchaba y entonaba en la dictadura de Augusto Pinochet, y que hoy se tomó el lugar más emblemático de la revuelta social en Chile.

    Dos miradas de un año nuevo diferente

    Frente a la masiva convocatoria, el intendente de la Región Metropolitana, Felipe Guevara, se refirió a los festejos en su cuenta de Twitter: "Quiero desearles a todos los vecinos de la Región Metropolitana un feliz y tranquilo inicio de año, y agradecer a las más de 10 mil personas que se congregaron a celebrar en paz la llegada de este 2020 en Plaza Baquedano".

    Mensaje que contrasta con el tuit enviado por los Observadores de Derechos Humanos: "Mientras la gente celebra pacíficamente el Año Nuevo en la Plaza, @Carabdechile dispara perdigones a manifestantes y hay personas quemadas por agua de carro lanza aguas: Un joven herido en su pierna y varios más detenidos en 48 comisaría. 2020 parte con represión".

    Discrepancias evidentes entre la autoridad y quienes despidieron el 2019 en la Plaza de la Dignidad.

    Así finalizó un año marcado por el estallido social, que quedará registrado en la historia reciente de Chile, y comenzó un 2020 que se proyecta con más movilizaciones sociales.

    Etiquetas:
    Año Nuevo, manifestaciones de protesta, carabineros, Carabineros de Chile, Chile
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook