03:58 GMT +308 Diciembre 2019
En directo
    Las hormigas voladoras son un manjar de la cocina mesoamericana

    La carne de estas reinas es un manjar de la comida mexicana (fotos, vídeos)

    © Foto : Luis Arellano Aldeco
    Reportajes
    URL corto
    Por
    0 100
    Síguenos en

    Cada año, durante las primeras lluvias del año, los pobladores del sur de México salen en busca de hormigas voladoras. Te contamos todo sobre este delicioso e inusual alimento que es cada vez más utilizado por la alta cocina.

    Todavía no hay luz y en la oscuridad se mueven sombras. Son las de cazadores de reinas. No llevan armas, para atraparlas basta con tener bolsas, linternas y un par de botas en los pies.

    En tacos o salsas, las hormigas voladoras tienen su lugar en la gastronomía mesoamericana
    © Foto : Luis Arellano Aldeco
    En tacos o salsas, las hormigas voladoras tienen su lugar en la gastronomía mesoamericana

    Las primeras lluvias del año al sur de México, entre mayo y julio, hacen que las personas abandonen sus camas por la madrugada en busca de hormigas con alas, monarcas de las arrieras cortadoras de hojas. Chicatanas, un manjar prehispánico.

    Te puede interesar: Esta planta milenaria contiene el ADN del pueblo mexicano

    "Es una tradición que aprendemos desde niños, con las primeras lluvias salen las chicatanas. Para muchos campesinos de Oaxaca incluso es la señal que marca el inicio de la siembra. Es todo un ritual, primero caen las chicatanas, luego se siembra el maíz y el frijol", dijo a Sputnik Luis Arellano Aldeco, chef del prestigioso restaurante Criollo en la ciudad de Oaxaca.

    La caída del agua también marca un ciclo en la vida de las hormigas, es tiempo de crear. Las obreras dejan sus nidos para construir nuevos, las reinas realizan una danza nupcial por los cielos para seducir a los machos. Tras la unión ellos mueren y ellas pondrán a entre 3.000 y 5.000 larvas por día. Así, la lluvia es el origen de una nueva sociedad.

    No te lo pierdas: Este es el parásito conocido como 'caviar mexicano'

    La entomofagia, o consumo de insectos y arácnidos, era una práctica común en los pueblos mesoamericanos. En territorio actual mexicano se comen chapulines, gusanos de maguey, gusanos de seda, escamoles, jumiles o chinches de monte, ahuautle (larva de mosquito), larva de abeja, hormigas de miel, entre otros.

    El precio de las hormigas voladoras puede llegar hasta 52 dólares el kilogramo
    © Foto : Luis Arellano Aldeco
    El precio de las hormigas voladoras puede llegar hasta 52 dólares el kilogramo

    Para muchas comunidades de Puebla, Tabasco, Chiapas, Veracruz, Guerrero, Hidalgo, Yucatán y Oaxaca, estos invertebrados voladores forman una parte fundamental de sus dietas desde hace miles de años.

    No dejes de leer: Más de 15 platillos forman parte de la cocina tradicional afromexicana

    Hay dos formas de atraparlos, encendiendo lámparas y esperar con paciencia a que sean atraídos por la luz, o recolectarlos cuando abandonan el nido. Allí los cazadores se enfrentan a la tenaz defensa de las obreras a su reina, por lo que es aconsejable llevar botas y pantalones largos. La picadura de las arrieras puede causar infecciones.

    Una hormiga voladora, un manjar en la cocina mesoamericana
    © Foto : Luis Arellano Aldeco
    Una hormiga voladora, un manjar en la cocina mesoamericana

    Pero este manjar volador bien vale tomar el riesgo. Su precio varía pero puede ir de 80 pesos (4,17 dólares) por 50 gramos a 1.000 (52 dólares) por kilo. Antes de ser utilizadas para preparar diferentes recetas, las reinas son tostadas en comales de barro donde pierden sus capas nobiliarias, las alas. Luego son decapitadas y desmembradas.

    "Sirven para elaborar varias recetas, la salsa es la principal. Lleva ajo, hoja de aguacate, chile seco y chicatanas tostadas. En algunos lugares de la costa oaxaqueña se las combina con el mole que acompaña trozos de pollo o cerdo", explicó Arellano Aldeco. "El secreto es cuidar que el chile no se queme y que el ajo sea de buena calidad", agregó.

    Y no solo son deliciosas, además tienen importantes valores nutricionales. Como todo insecto, son una gran fuente de proteína. Además ayudan a bajar los niveles de grasa en sangre y son antibacteriales. Sirven para para el tratamiento de artritis reumatoide y, según dicen los locales, son afrodisiacas.

    "En muchas de las poblaciones donde se consumen, la etapa de la lluvia además trae hierbas, hongos, quelites, ingredientes que con las hormigas voladoras se combinan de de gran manera y refuerzan la dieta", señaló el chef.

    Más sobre el tema: Para solucionar el hambre... harina de cucarachas

    Lo que antes era considerado un ingrediente de gente pobre, es cada vez más valorado por la alta cocina mexicana. Se pueden utilizar para acompañar guacamole, en tacos, picadas, con los huevos al comal y en tamales.

    Estos insectos alados tienen "un sabor muy diferente, es distinto a todos los demás. Salen solo una o dos veces al año. Es algo que esperamos mucho porque es especial", concluyó el chef.

    Etiquetas:
    México, América del Norte, gastronomía, alimentos, comida, hormigas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik