08:47 GMT +315 Noviembre 2019
En directo
    Lilibet cuenta que en el liceo Perú de Lacroix no hay agua en el día que habla con Sputnik, pero aún así carga enormes tanques para poder hacer su trabajo como Cocinera de la Patria

    La cocina, un arma de guerra (no) convencional en Venezuela

    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    Reportajes
    URL corto
    Por
    8311
    Síguenos en

    Nery combina la sombra de ojos verde esmeralda con su pañuelo amarillo de las 'Cocineras de la Patria'. Tiene 45 años y lleva cuatro trabajando en los fogones del Liceo Perú de Lacroix, uno de esos institutos de barrio de Caracas donde venden plátanos al peso en la puerta roja Revolución.

    Los barrios de la capital venezolana son otra cosa. El de Lídice, donde está el Liceo de Nery, presume porque milita a las faldas del Ávila, la montaña que rodea la ciudad, y da un respiro a los pulmones de la polución sin remedio.

    Vivir en el barrio es sortear la mediática institucional y hacer Patria con la salsa caribe y las ollas mastodónticas que Nery y sus compañeras manejan cada día, desde las 7 de la mañana, en la cocina del Perú, como feministas ilustradas de la vida en resistencia.

    Las 'Cocineras de la Patria' son un grupo de más de 60.000 mujeres repartidas por todo el territorio nacional. Nacieron como casi todo en Venezuela: porque sí, espontáneas, por ayudar, por echar una mano, por alimentar a esos muchachos y muchachas que comen más o menos en casa pero que, en el colegio, almuerzo no les va a faltar.

    Más información: Así está el panorama de Venezuela a un mes de la intentona golpista de Guaidó

    Al principio, cuando empezaron y todavía estaba Chávez, las madres llegaban a los colegios de sus hijos e hijas y cocinaban para que los chicos no tuvieran excusa para no rendir. La cultura es peligrosa, la cultura es de todos, la cultura es revolucionaria y en su nombre se liberan países como Venezuela. Las Cocineras lo saben, y por eso se meten en alma y cuerpo en esos fogones intransitables, para que a los suyos no les falte la sangre sin anemia como la de Simón Bolívar, su Libertador.

    Aún vivía Hugo Chávez cuando nació el programa de Cocineras de la Patria: hoy, a casi seis años de su muerte, es más importante aún
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    Aún vivía Hugo Chávez cuando nació el programa de Cocineras de la Patria: hoy, a casi seis años de su muerte, es más importante aún

    Al principio, cuenta Nery, no cobraban. "No teníamos un sueldo ni beneficios de ningún tipo", dice. Pero esa masa de madres coraje fue reconocida por Hugo Rafael y desde entonces se llamaron así, 'Cocineras de la Patria', y empezaron a recibir remuneración por su estoicismo: alimentar a los retoños de Bolívar, futuro de su Patria Grande.

    Vinculado: Cómo está matando gente el bloqueo a Venezuela (aunque no te lo quieran contar)

    Al margen de la épica, que la tienen, y de la buena —la épica de los que hacen cosas sin que se note— estos grupos de mujeres organizadas por su cuenta son las responsables de alimentar a miles de niños y niñas cada día en todo el país. Cocinan sus almuerzos "con lo que haya" en los colegios y liceos públicos de todo el territorio nacional.

    Nery, orgullosa de ser Cocinera de la Patria, afirma que aunque el alimento escasee, de alguna manera se las arreglan para nutrir a los jóvenes venezolanos del liceo Perú de Lacroix
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    Nery, orgullosa de ser Cocinera de la Patria, afirma que aunque el alimento escasee, de alguna manera se las arreglan para nutrir a los jóvenes venezolanos del liceo Perú de Lacroix

    Los alimentos se los proporciona el Ministerio de Alimentación y cada 15 días hay reparto. Nery, que antes de la Cocina de la Patria trabajaba como auxiliar de enfermería, explica que guisan con lo que tienen, que últimamente, "por la guerra económica", no suele ser mucho o muy variado.

    "Pero siempre garantizamos el almuerzo. Si no hay alimentos, nos inventamos de dónde sacarlos o nos pensamos nuevas recetas con lo que llega del Ministerio", dice.

    El Liceo Perú de Lacroix tiene 1.050 alumnos y hay dos turnos para almorzar. El primero recoge su bandeja a las 11:30 de la mañana y el segundo una hora más tarde. En la cocina de Nery trabajan nueve personas como ella. Ocho mujeres y un hombre. Es una gran excepción. Se llama Brian y tiene 20 años. Exalumno, sobrino de cocineros, anhelos de chef internacional con base en el barrio. "Cuando estudiaba ya quería ser como ellas", dice.

    Las nueve se reparten las tareas sin previos enrevesados y la cadena de mando y orden fluye como las horas que pasan haciendo su menú diario. Hoy hay pasta con carne molida, ayer arroz con caraotas (frijoles negros), mañana creen que volverán a preparar proteína, la más cara en el mercado, la hija predilecta de la hiperinflación.

    Lilibet Montilla lleva tres años y medio trabajando en este mismo espacio. No lleva un pañuelo amarillo como el de Nery en la cabeza sino un plástico color transparente. Es como un gorrito de ducha. Todo vale. Lilibet está fregando los platos de comida sucia aunque ese día no hay agua en las instalaciones.

    Te puede interesar: Hablan los extranjeros que eligen Venezuela como hogar: ¿por qué se quedan?

    "En Caracas tenemos problemas con el suministro de agua, no es algo que nos sorprenda, estamos acostumbradas a resolver ese tipo de situaciones. Cuando no llega el agua directa a la cocina, vamos al colegio de al lado, que habitualmente sí suele tener agua todos los días, y llenamos unos tobos grandes para poder trabajar. Así resolvemos", dice.

    En el equipo de Cocineras de la Patria del liceo Perú de Lacroix hay nueve personas que trabajan de sol a sol para dar de comer a los alumnos
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    En el equipo de Cocineras de la Patria del liceo Perú de Lacroix hay nueve personas que trabajan de sol a sol para dar de comer a los alumnos

    Nery y Lilibet explican que sus cubiertos son sus armas y que nunca van a dejar de cocinar porque es su manera de permanecer fieles a una Revolución con la que es imposible no desencantarse en ocasiones, en los días bajos, en las jornadas donde el camión llega medio vacío.

    Puedes leer: Venezuela: pionera en parir bien

    Pero su trabajo es doblemente gratificante. Por un lado, alimentan espíritus de hueso y carne en crecimiento, aunque el mundo se empeñe en enseñar los anaqueles vacíos de los supermercados venezolanos en fotografías perfectamente encuadradas a propósito desde otras capitales.

    Por el otro, se sienten madres y mentoras de muchachos que en ocasiones las necesitan no solo para tapar el buche de minerales sino para contarles sus penas y glorias del día a día. Crecer en un país en guerra no es tarea de aspavientos sino de rutinas tenaces. Cocinar, escuchar, resolver, reinventarse en resiliencia, o resistencia, que es lo mismo pero sin literatura mod.

    La guerra de las que estas cocineras hablan es la que mantiene a Venezuela en una catarsis de incertidumbre. En un círculo no virtuoso de bloqueo económico que comenzó en 2015 con la doctrina Obama, que declaró al país caribeño como una "amenaza inusual y extraordinaria" para los EEUU, y empezó a materializarse en agosto de 2017 con las primeras sanciones de Donald Trump.

    En contexto: Venezuela y las criptomonedas: alternativas de un país ante la guerra económica

    El propio Departamento de Estado reconoció el pasado 24 de abril en un informe que apenas duró un día en su página web, que el Gobierno estadounidense ha aplicado 150 medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela que atentan no solo contra funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro sino contra toda la sociedad civil y la cotidianidad de sus habitantes.

    Brian, exalumno del liceo Perú de Lacroix, sueña con ser chef internacional; de momento, ayuda a las Cocineras de la Patria para alimentar a la juventud que, como él, pasó por los pasillos del centro educativo
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    Brian, exalumno del liceo Perú de Lacroix, sueña con ser chef internacional; de momento, ayuda a las Cocineras de la Patria para alimentar a la juventud que, como él, pasó por los pasillos del centro educativo

    Precarizar la vida diaria es el objetivo de un bloqueo económico y financiero que según cifras oficiales del gobierno venezolano ha supuesto una pérdida de 130.000 millones de dólares entre 2015 y 2018. Dólares que el país utilizaría para comprar medicinas y alimentos como los que usan Nery y sus compañeras cada día.

    Relacionado: Venezuela: ¿qué piensa la oposición que no quiere a Guaidó?

    Hace 10 años, y hace siete también, antes de la bajada del precio del crudo, era más barato importar cualquier tipo de alimento que producirlo en Venezuela. Es la maldición del oro negro: el rentismo petrolero, los petrodólares, divisas obtenidas a un tipo de cambio preferencial para comerse el mundo ajeno y las propias entrañas.

    Venezuela nació, creció y vivió hasta ahora sin producir prácticamente nada de lo que consumía, salvo los derivados de sus reservas certificadas más grandes del mundo. Pero la historia ha cambiado vertiginosamente y las sanciones de EEUU mantienen 5.470 millones de dólares venezolanos bloqueados en bancos internacionales mientras el país no puede acceder a crédito.

    No puede ni (re)financiarse, ni pagar su deuda, ni realizar transacciones de ningún tipo. Estar fuera del sistema significa morir sufriendo paulatinamente hasta exprimir la última gota de sangre negra y roja.

    Hace unos días, la agencia de noticias Reuters anunciaba sanciones contra los CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción), el sistema de reparto de cajas de comida subsidiadas por el Gobierno que alimentan, mal que bien, a 6 millones de familias en Venezuela.

    No te lo pierdas: Maduro, en un centro de almacenado: "Garantizo los CLAP al pueblo de Venezuela"

    El cable aseguraba que EEUU prepara "sanciones y cargos criminales contra funcionarios venezolanos y otros sospechosos de utilizar un programa de ayuda alimentaria administrado por el Ejército para lavar dinero para el gobierno del presidente Nicolás Maduro". No había fuentes concretas. Solo "fuentes familiarizadas con el asunto".

    El alimento puede escasear, pero los estudiantes no van a dejar de comer jamás: esa es la misión de las Cocineras de la Patria
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    El alimento puede escasear, pero los estudiantes no van a dejar de comer jamás: esa es la misión de las Cocineras de la Patria

    No sería el primer acoso a las cajas de alimentos. El pasado 19 de mayo, la dirección de los CLAP denunció que diez de los doce navíos que traen sus rubros al país también habían sido sancionados, así que lo que antes tardaba un mes en llegar, ahora puede tardar hasta más de tres meses.

    Lo mismo ocurre con las transacciones internacionales que el Gobierno de Venezuela hace para pagar estos productos, la mayoría importados de México. Como no puede realizar pagos internacionales, las cuentas deben cancelarse a través de terceros, y lo que antes se ejecutaba en 20 días ahora puede tardar hasta 60. Bienvenidos a los juegos del hambre.

    Un día arroz con frijoles, otro pasta con carne molida... en las Cocinas de la Patria se cocina con lo que hay, de modo de poder asegurar el almuerzo a los alumnos de las escuelas venezolanas
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    Un día arroz con frijoles, otro pasta con carne molida... en las Cocinas de la Patria se cocina con lo que hay, de modo de poder asegurar el almuerzo a los alumnos de las escuelas venezolanas

    O no. Porque como dice Nery, "si no tenemos lo inventamos". "Si no llegan las hortalizas en el camión del Ministerio, las cultivamos, y los vecinos siempre ayudan. Nos traen comida, lo que pueden para que la cocina del Liceo no pare", cuenta.

    Venezuela está cambiando rápido. Hay más productos venezolanos en las estanterías de los supermercados y probablemente también pasarán a ser mayoría en las cajas CLAP si se concretan las últimas amenazas para sancionarlas.

    El liceo Perú de Lacroix tiene la impronta de Simón Bolívar marcada, no solo en el espíritu de sus alumnos, sino en las paredes
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    El liceo Perú de Lacroix tiene la impronta de Simón Bolívar marcada, no solo en el espíritu de sus alumnos, sino en las paredes

    Los patios de las casas se aprovechan de otra manera. Si hay un pedazo de tierra sirve para cultivar cualquier cosa. Un conuco ya no agarra polvo. Las comunas, a la cabeza, aportan más del 10% de la producción total del país; y la dieta ha cambiado por la fuerza estacionalmente.

    Más información: Maduro llama a fortalecer el programa de alimentación CLAP tras las sanciones de EEUU

    Son tiempos de robo, crisis y saqueo donde el concepto de Patria también se reinventa, como los fogones de sus Cocineras, que no se apagan ni durante las vacaciones escolares, cuando los colegios permanecen abiertos para alimentar las bocas pensantes que gobernarán esta tierra rentista el día de mañana, aunque todavía no pregunten por ello.

    Una manera de luchar contra la guerra económica en Venezuela es darle de comer contra viento y marea a los jóvenes que serán el futuro de Venezuela
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    Una manera de luchar contra la guerra económica en Venezuela es darle de comer contra viento y marea a los jóvenes que serán el futuro de Venezuela

    Son bocas que no hablan de la guerra que viven aunque mastiquen caraotas sin azúcar, adaptándose a los nuevos tiempos como la canción de hielo y fuego.

    Etiquetas:
    CLAP, cocina, guerra económica, comida, alimentos, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik