18:56 GMT +309 Diciembre 2019
En directo
    Soldados marchan en la Plaza Roja con motivo de las celebraciones del Día de la Victoria

    Testigo directo: un 'intruso' asiste al desfile del Día de la Victoria en la Plaza Roja

    © REUTERS / Maxim Shemetov
    Reportajes
    URL corto
    Por
    72º aniversario de la victoria sobre el nazismo (112)
    291303
    Síguenos en

    Tener la oportunidad de vivir una jornada tan especial como el 72º aniversario del Día de la Victoria sobre la Alemania nazi desde la Plaza Roja, en el corazón mismo de Moscú, no tiene precio. Sputnik les narra cada detalle de la experiencia.

    Varios miles de soldados lucen sus mejores galas y esperan firmes frente a los graderíos colocados para la ocasión en la Plaza Roja. Suena el reloj. Cada campanada se demora en el tiempo como si el frío moscovita del 9 de mayo quisiese ralentizar la celebración del gran acontecimiento. Dong. Dong. Dong. Y así hasta llegar a 10 en un minuto que se eterniza.

    Serguéi Shoigú, ministro de Defensa de la Federación de Rusia, en el desfile del Día de la Victoria 2017
    © Sputnik / Alexandr Vilf
    Serguéi Shoigú, ministro de Defensa de la Federación de Rusia, en el desfile del Día de la Victoria 2017

    Un automóvil negro se mueve despacio desde el flanco izquierdo de la Plaza Roja. A bordo viaja Serguéi Shoigú. El ministro de Defensa de la Federación de Rusia está de pie y permanece en posición de saludo militar, con la mano rígida a la altura de la frente. El vehículo negro se detiene delante de uno de los grupos de soldados. Shoigú se dirige directamente a ellos: "Hola, camaradas. Los saludo con motivo del 72º aniversario del fin de la Gran Guerra Patria".

    Los tres enérgicos "hurras" que suceden a las breves palabras del ministro reverberan en los muros del Kremlin y retornan con inusitada fuerza hacia las gradas.

    La escena se repite varias veces. Y el sentimiento militar, condensado en un grito repetido por partida triple, se transforma en una especie de terremoto patriótico que hace temblar el suelo.

    Vladímir Putin, presidente y comandante supremo del Ejército de Rusia, durante las celebraciones del Día de la Victoria en la Plaza Roja, en Moscú
    © Sputnik / Alexéi Nikolski
    Vladímir Putin, presidente y comandante supremo del Ejército de Rusia, durante las celebraciones del Día de la Victoria en la Plaza Roja, en Moscú

    El ministro de Defensa le pasa entonces el testigo al presidente del país y comandante supremo del Ejército, Vladímir Putin. Su discurso evoca la grandeza de la victoria en la Segunda Guerra Mundial, pero subraya el alto precio que el pueblo ruso tuvo que pagar a cambio: "La guerra se llevó millones de vidas".

    Las palabras del mandatario ruso desembocan en un minuto de silencio en honor a las víctimas caídas en combate. Acto seguido, la banda de música pasa a interpretar el himno nacional de Rusia.

    Sopla ligeramente el viento, el cielo es gris y plomizo y la primavera, que hace pocos días se paseaba vigorosa por Moscú, huye ahora mientras el invierno gana el terreno perdido.

    Desfilan las unidades de las Tropas Aerotransportadas
    © Sputnik / Grigoriy Sisoev
    Desfilan las unidades de las Tropas Aerotransportadas

    Ajenos a las inclemencias meteorológicas, los soldados van desfilando cadenciosamente. Las Tropas Estratégicas, las Aerotransportadas, las de Defensa Radiológica, Química y Bacteriológica, unidades de la Armada, las mujeres cadetes…  

    Según las cifras oficiales, hay congregados más de 10.000 militares en la Plaza Roja. La banda de música aporta dramatismo y realza los pasos acompasados de los reclutas.

    El olor a combustible se hace especialmente intenso cuando empiezan a circular los tanques, los vehículos blindados y el resto de maquinaria bélica de la Federación de Rusia.

    Los tanques Taifun-K participan del desfile del 9 de mayo en Moscú
    © Sputnik / Natalia Seliverstova
    Los tanques Taifun-K participan del desfile del 9 de mayo en Moscú

    Los camiones blindados Taifun-K y Taifun-U, que han pasado por su bautismo de fuego en las misiones de la policía militar en Siria, avanzan a lo largo de la explanada moscovita. No son los únicos. Decenas de vehículos diferentes son escudriñados desde el palco de autoridades, con la catedral de San Basilio como testigo de excepción.

    La ceremonia queda algo descafeinada por la ausencia de las 72 aeronaves que iban a tomar parte en el desfile y que, a causa de las adversidades meteorológicas, finalmente no lo hacen.

    Celebridades en la tribuna

    Elena Isinbáyeva, 28 veces plusmarquista mundial de salto con pértiga y leyenda viva del atletismo ruso, ha asistido a los actos conmemorativos ataviada con atuendo militar. Ha seguido con atención cada minuto del desfile. "Me siento muy orgullosa de mi país y de nuestro Ejército. Creo que es muy importante celebrar cada año el Día de la Victoria, porque debemos recordar a nuestros abuelos y a todos aquellos que nos brindaron la oportunidad de estar vivos hoy", comentó Isinbáyeva en declaraciones exclusivas a Sputnik.

    La pertiguista rusa nació en 1982 en Volgogrado, antigua Stalingrado. Precisamente la resistencia de esa ciudad, teñida de sangre y reducida prácticamente a cenizas, cambió el curso de la Gran Guerra Patria —término dado por la historiografía soviética al conflicto bélico contra la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial—.

    Pegatina en una farola

    De vuelta a casa tras el desfile mi mirada se posa casi por casualidad en una farola. Hay una pegatina algo dañada por la lluvia, pero todavía legible. 'Gracias por la victoria, abuelo'.

    La paradoja del triunfo en la guerra es que siempre lo disfrutan las generaciones siguientes, las que no han sufrido en sus carnes el conflicto ni han visto a seres humanos que retornan física o espiritualmente amputados desde el frente.

    Nostalgia desde la distancia

    Hace unos años que la vida de Anastasia Kostyuchek, profesora de ruso en la Fundación Pushkin de Madrid, además de traductora, transcurre lejos de su Siberia natal.

    Pese a estar perfectamente asentada en la capital de España, no deja ni un instante de mirar de reojo y con morriña hacia Rusia.

    "El Día de la Victoria como expatriada se vive con mucha emoción, con mucho respecto y rezando para que no se repitan los acontecimientos que dieron lugar a esta fiesta", expresa.

    Lea más: La Plaza Roja acoge el grandioso desfile militar del Día de la Victoria (fotos, vídeo)

    "La verdad es que en la Fundación [Pushkin] siempre nos volcamos con esta festividad, ponemos vídeos y canciones a los alumnos y les regalamos lazos de San Jorge", continúa Kostyuchek, natural de Irkutsk.

    "Mi mejor recuerdo del 9 de mayo proviene de la adolescencia, cuando caí en la cuenta de lo feliz que era porque no me había tocado vivir una guerra", prosigue.

    "Hay que recordar y conmemorar. Y hay que hacer que los niños respeten esta fiesta y que teman una nueva guerra", concluye la docente de la Fundación Pushkin de Madrid.

    Dicen que los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla. Los rusos han asimilado la suya. 

    Tema:
    72º aniversario de la victoria sobre el nazismo (112)

    Además:

    Los vehículos del desfile del Día de la Victoria
    Marcha del Regimiento Inmortal: el desfile que supera la muerte
    Vídeo: aeronaves vuelan sobre la Plaza Roja en ensayo del desfile del Día de la Victoria
    Ensayo de la aviación para el desfile del Día de la Victoria
    Etiquetas:
    Día de la Victoria, Desfile de la Victoria, Elena Isinbáyeva, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik