En directo
    Soja

    Una extraordinaria cosecha de soja ayudará a salir del pozo a la economía de Brasil

    CC0 / jcesar2015
    Reportajes
    URL corto
    123702

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El Gobierno de Brasil considera que la "extraordinaria" cosecha de soja que se espera para este año, que podría llegar al récord de 110,9 millones de toneladas, ayudará a recuperar la economía que atraviesa su peor recesión en décadas.

    "Imagina millones de toneladas de grano: eso aumenta el alquiler de camiones, el uso de talleres, el consumo de diésel (…) todo eso genera recaudación, empleo y renta (…) Para el país será extraordinario, moverá toda la cadena", explicó en entrevista con Sputnik el secretario de Política Agrícola del Ministerio de Agricultura, Neri Geller.

    Esta leguminosa y oleaginosa de alto valor proteico que se emplea masivamente en China en la alimentación de ganado, mientras su aceite es de consumo humano generalizado.

    La soja es la reina de los vegetales que exporta Brasil al mundo, pero no está sola.

    Este año se espera que la cosecha total de granos aumente un 25,1% respecto de 2016 y que se recolecten 230,3 millones de toneladas, según datos divulgados por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

    Tanto el IBGE como Geller atribuyen esta cosecha excepcional a las buenas condiciones climáticas, pero también a los esfuerzos para aumentar la productividad, ya que en realidad la superficie cultivada apenas aumentó 6,3% respecto del año pasado.

    "El principal factor que explica este éxito es la incorporación de tecnología, la agricultura de precisión, el uso adecuado de fertilizantes, la biotecnología (…) el Gobierno hizo mucha cosa en el marco del "Plano Safra" (Plan Cosecha, en español)", remarcó Geller.

    Por medio de ese programa gubernamental se destinaron casi 2.500 millones de dólares a ayudas para la modernización de maquinaria, préstamos a los productores a bajo interés y facilidades para comprar semillas y fertilizantes, entre otros apoyos.

    Uno de los principales representantes del sector sojero, el presidente de la Asociación de Productores de Soja, Marcos da Rosa, coincidió en que la cosecha será muy buena, pero no compartió el análisis triunfalista de Geller.

    "El impacto en la economía es real, pero eso no significa que el productor esté teniendo un beneficio económico", dijo Da Rosa a Sputnik, advirtiendo del problema que puede suponer una crisis de "almacenes llenos".

    "El productor puede vender, pero igual no le compensa; las multinacionales, que son nuestras socias, seguramente sí ganen, pero nosotros (los cultivadores) que estamos generando toda esta riqueza, estamos en un momento delicado", se quejó Da Rosa.

    En un aspecto en el que productores y Gobierno sí coinciden es la necesidad urgente de mejorar las infraestructuras para facilitar el transporte de estas preciadas mercancías hacia los puertos para su exportación.

    El desarrollo de la infraestructura logística —carreteras, vías férreas y otras formas de transporte y disposición de grandes cargas hasta las terminales portuarias— sigue siendo un tema pendiente para Brasil.

    A principios de marzo decenas de toneladas de soja y de otros cereales quedaron varadas durante días en un atasco de más de 100 kilómetros en la carretera BR-163, que comunica la principal región productora, Mato Grosso (oeste), con los puertos marítimos de Pará (noreste).

    El motivo no fue otro que unas fuertes lluvias que inhabilitaron los más de 100 kilómetros de carretera que aún siguen sin asfaltar, a pesar de que es una vía estratégica.

    "Estamos tirando la mejor cosecha de años por la borda", llegó a decir el ministro de Agricultura, Blairo Maggi.

    La Asociación Brasileña de Industrias de Aceites Vegetales estimó que las pérdidas en el sector serían de unos 111 millones de dólares.

    "Hubo un problema serio, sí, pero fue puntual y se resolvió en 15 días (…) Seguimos teniendo problemas graves de logística, pero no se puede decir que en la última década no hubo avances", objetó Geller.

    El portavoz de los productores Da Rosa, cree que Brasil sigue teniendo una infraestructura que quizá era adecuada en los años 90, pero que quedó obsoleta porque no se modernizó a la altura del salto que el país dio en los últimos años en materia de productos básicos.

    Brasil es el segundo mayor productor de soja del mundo, tan solo superado por Estados Unidos, que el año pasado tuvo una cosecha de 106,9 millones de toneladas frente a las 95,6 millones brasileñas, siendo éste uno de los pilares del sector primario y de la economía de este país sudamericano.

    La economía brasileña atraviesa una profunda recesión: en el bienio 2015-2016 el Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo 7,2%, aunque el Gobierno confía en que vuelva a crecer en los últimos trimestres de este año, gracias en buena parte, a la pujanza de sus cereales.

    Contamos lo que otros callan

    Busca en Facebook a SputnikMundo y descubre las noticias más importantes. Dale a "me gusta" y compártelo con tus amigos. Ayúdanos a contar lo que otros callan.

    Además:

    Productores de soja de Uruguay quieren llegar a los tres millones de toneladas
    El nuevo saqueo de la Amazonía es por la soja, los diamantes y el oro
    Etiquetas:
    soja, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik