21:59 GMT +322 Febrero 2018
En directo
    Mayara do Nascimento, durante el final de concurso para el título del rey o la reina de samba en Carnaval de Río de Janeiro de 2017

    El Carnaval de Brasil: un universo más allá de la samba

    © AFP 2018/ Yasuyoshi Chiba
    Reportajes
    URL corto
    Joan Royo Gual
    0 42

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El Carnaval en Brasil se convirtió en la fiesta popular más grande del mundo —en Río de Janeiro no dudan en calificarlo como "el mayor show de la Tierra"— pero no siempre fue un espectáculo grandioso y ni siquiera estaba vinculado a la samba, el estilo musical con el que suele identificarse.

    El escritor y experto en música brasileña André Diniz, autor del libro "Almanaque de Carnaval" recuerda, en una entrevista con Sputnik, que quién instituyó el Carnaval en Brasil, igual que en el resto del mundo, fue la Iglesia Católica.

    La jerarquía de la iglesia impulsó, sin quererlo, unos días de locura antes del "adiós a la carne" —origen de la palabra carnaval— que llegaba con el Miércoles de Ceniza, cuando empezaba la Cuaresma.

    En sus inicios el carnaval brasileño era prácticamente portugués: era el llamado "entrudo", cuando las personas se ensuciaban las unas a otras con harina y todo tipo de ingredientes.

    Poco a poco surgieron los ranchos y los blocos, pequeñas asociaciones de músicos; el carnaval fue sustituyendo a las fiestas religiosas como el mayor evento festivo del año.

    Más: Más de 100.000 personas bailarán samba en el tren para celebrar los 100 años del género

    Sin embargo, el carnaval aún estaba lejos de ser algo tan popular y democrático como lo es hoy: "En el carnaval, hasta los años 20 y 30 del siglo XX, se cantaban hasta fragmentos de ópera", recuerda Diniz, ya que en los suntuosos bailes de la élite se bailaban polcas y otros géneros de origen europeo.

    A partir de 1920 empiezan a surgir en Río de Janeiro las "marchinhas" —canciones breves de melodía divertida y letras satíricas— y en el estado de Pernambuco, en el nordeste del país, el "frevo", con instrumentos de viento y un ritmo acelerado que se acompaña con vertiginosos movimientos de rodillas.

    En cualquier caso, apunta Diniz, el antes y después lo marcaría la llegada de la samba, el género que con el nacimiento de las "escuelas de samba" se convertiría en la música símbolo del carnaval, creada por negros descendientes de esclavos, gente humilde que de alguna forma reivindicaba su papel en la sociedad a través de la música.

    "Los desfiles de las escuelas de samba siempre tuvieron muchas reglas por un simple motivo: se buscaba la legitimación (…) Paulo da Portela [el fundador de una de las escuelas de samba más importantes, Portela], siempre vestía muy elegante, ¿para qué? Para decir: "esto no es un lío"; el negro tenía que demostrar que sabía hacer cultura igual que el blanco", remarca Diniz.

    Poco a poco se fueron configurando las competiciones de los desfiles de las escuelas de samba, donde se evalúa la canción con la que desfila cada escuela, el vestuario, las carrozas, la coordinación entre componentes, etc: los desfiles crecieron hasta tal punto que en los años 80 hubo que construir un recinto ex profeso para ellos, el famoso Sambódromo.

    Desde entonces las escuelas de samba han tomado dimensiones colosales y algunos críticos lamentan que hayan perdido su espíritu original en busca del espectáculo más comercial.

    Leandro Vieira es el carnavalesco (una especie de director artístico) de Mangueira, otra de las escuelas de samba más tradicionales de Río y después de proclamarse campeón el año pasado con un desfile que homenajeaba los 50 años de carrera de Maria Bethânia este año prepara una inmersión en la religiosidad de los brasileños.

    Vea también: Los personajes de Disney presentes en el carnaval brasileño

    A pesar de su juventud —tiene poco más de 30 años— Vieira se define como tradicionalista en el sentido de que las escuelas de samba deberían centrarse en la riqueza de la cultura brasileña a la hora de definir los temas de sus desfiles y prescindir de efectos especiales y otros artificios para conquistar al espectador.

    "Mi visión aproxima los desfiles a la cultura popular, me cuesta verlos como un espectáculo del estilo Las Vegas o Broadway, tengo cierta resistencia a eso: para mí los desfiles del Sambódromo son un espectáculo porque son algo espectacular, y lo que los vuelve espectaculares es precisamente su carácter brasileños, nacional y regional", apuntó en declaraciones a Sputnik.

    El Desfile de las escuelas de samba en Río de Janeiro
    © Foto: Agência Brasil/Tomaz Silva
    En cualquier caso el carnaval brasileño no se limita al Sambódromo de Río: cada estado tiene sus propias expresiones culturales, y el otro gran polo carnavalesco es el estado de Bahía, donde predominan otros ritmos; el "axé" y el "afro-reggae", géneros más recientes, nacidos en los años 80 y 90, dominados por la percusión africana de los tambores.

    Además, al margen de los desfiles oficiales en los que se toca samba, axé, el afro-reggae o frevo en los últimos años se está produciendo una revitalización del carnaval espontáneo y anárquico, representado por los blocos (bandas de músicos que tocan en la calle).

    Los más tradicionales, como el Cordao do Bola Preta, llegan a congregar a más de un millón de personas, en Río de Janeiro; pero no están solos: en la "Ciudad Maravillosa" se calcula que desfilarán este año más de 500.

    Lea más: El Carnaval de Río de Janeiro bate todos los récords en 2016

    El fenómeno se ha contagiado a Sao Paulo, una ciudad con menos tradición carnavalesca que poco a poco está revindicando su lugar en el mapa de la fiesta.

    Además:

    Las extravagancias tecnológicas marcan los desfiles del Sambódromo en Río de Janeiro
    La escuela de samba de Mangueira campeona del Carnaval de Río de Janeiro
    El Carnaval de Brasil: la fiesta que encarna al alma brasileña
    Etiquetas:
    samba, Carnaval de Brasil, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik