06:12 GMT +316 Diciembre 2019
En directo
    Campamento de refugiados en Dajla, Sáhara Occidental

    El festival que visibiliza la resistencia y lucha saharaui

    © Sputnik / Virginia Uzal
    Reportajes
    URL corto
    Por
    0 110
    Síguenos en

    TINDUF, ARGELIA (Sputnik) — Son pocos los festivales en el mundo que pueden presumir de llevar la cultura a kilómetros de distancia, a unas condiciones extremas en pleno desierto con el objetivo de visibilizar la causa de un pueblo que lleva más de 40 años luchando por la autodeterminación.

    Esto es el FiSáhara, el único festival del planeta que se celebra cada año en un campo de refugiados, en este caso en Dajla, en pleno desierto argelino próximo al gran muro rodeado de minas antipersonal que Marruecos construyó para evitar que los saharauis recuperasen su tierra.

    Durante una semana, política, música, cine y diversión consiguen una armoniosa unión para visibilizar la causa saharaui, que lleva años paralizada ante la pasividad de la comunidad internacional y el veto de países como Francia en el Consejo de Seguridad de la ONU por las presiones de Marruecos.

    "Francia sigue manteniendo lamentablemente una mentalidad colonialista en toda la región del norte de África, porque en muchos casos se beneficia de la situación", denunció el presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Ghali, en declaraciones a Sputnik.

    Brahim Ghali, presidente de la República Árabe Saharaui Democrática
    © Sputnik / Virginia Uzal
    Brahim Ghali, presidente de la República Árabe Saharaui Democrática

    El presidente de la RASD destaca que el país galo tuvo una gran influencia sobre los acuerdos de Madrid en 1975, cuando la administración "temporal" del Sáhara pasó a manos de España, Marruecos y Mauritania en un acuerdo "tripartito".

    Sin embargo, según Ghali, a partir de esas fechas "Francia sigue manteniendo una posición en contra del pueblo saharaui, especialmente en el Consejo de Seguridad de la ONU".

    "Parece que Francia se beneficia de la ocupación del Sáhara Occidental por parte de Marruecos", denunció el máximo mandatario de la RASD.

    Más de 25 años después de que Marruecos y el Frente Polisario firmaran un alto al fuego auspiciado por la ONU, en 1991, el pueblo saharaui todavía se debate sobre el futuro de la región.

    Lea también: Descolonización del Sáhara solo es posible presionando a Marruecos

    "Las provocaciones y la violación del alto al fuego por parte de Marruecos dan la oportunidad, lamentablemente, de volver a la guerra", aseguró el presidente Ghali.

    El discurso del primer ministro de la RASD, Abdelkader Taleb Omar, sigue la misma línea, dado que considera que "el comportamiento de Marruecos está provocando que los saharauis quieran volver a la guerra", aseguró en una entrevista.

    El primer ministro cree que el Sáhara está "en un cruce de caminos": "es el momento de moverse, no se descarta que mañana o pasado se abra un nuevo frente de guerra".

    Sin embargo, los mandatarios del Frente Polisario llevan años con este discurso que ya parece no asustar a la comunidad internacional ni a Marruecos, que continúa violando el alto al fuego e incluso marcando peligrosos precedentes en la diplomacia internacional, como la expulsión de miembros de la MINURSO, la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental.

    El primer ministro cree que después de estas últimas acciones de Rabat, la comunidad internacional "descubrió la verdadera cara de Marruecos".

    Fisáhara

    Cada año, el festival vuelve al desierto para dar voz a los protagonistas de esta causa saharaui, los refugiados que llevan años resistiendo en desierto.

    Campo de refugiados en Dajla, Sáhara Occidental
    © Sputnik / Virginia Uzal
    Campo de refugiados en Dajla, Sáhara Occidental

    "Siempre volvemos al Sáhara para visibilizar la lucha y resistencia de los saharauis. Este festival lucha con ellos, por recuperar su tierra y su libertad y para que se haga justicia", aseguró a Sputnik José Taboada, presidente de la Coordinadora Estatal De Asociaciones Solidarias Con El Sáhara (CEAS) y director del FiSáhara.

    Este año el festival tuvo como coprotagonistas a todos los pueblos ocupados y acogió a representantes de distintos pueblos que sufren las consecuencias de la ocupación en todo el planeta y que son un ejemplo de resistencia para el mundo: desde Papua Occidental, hasta la Amazonía ecuatoriana, Palestina, el Kurdistán y las tierras indígenas de Norte América.

    Durante una semana, el cine, la música y las sonrisas que llevan los 'Pallasos en rebeldía' inundan el campamento, que comienza a revivir tras las inundaciones que lo devastaron hace poco más de un año.

    • Iván Prado, de Pallasos en Rebeldía
      Iván Prado, de Pallasos en Rebeldía
      © Sputnik / Virginia Uzal
    • Saharauis
      Saharauis
      © Sputnik / Virginia Uzal
    • Invitados del FiSáhara en el Muro (Iván Prado, Clara Lago y Pucho de Vetusta Morla)
      Invitados del FiSáhara en el Muro (Iván Prado, Clara Lago y Pucho de Vetusta Morla)
      © Sputnik / Virginia Uzal
    • Pallasos en rebeldía en Día de la unidad nacional saharaui
      Pallasos en rebeldía en Día de la unidad nacional saharaui
      © Sputnik / Virginia Uzal
    • Día de la unidad nacional saharaui
      Día de la unidad nacional saharaui
      © Sputnik / Virginia Uzal
    1 / 5
    © Sputnik / Virginia Uzal
    Iván Prado, de Pallasos en Rebeldía

    El festival termina, el telón se baja y el proyector se apaga.

    El grupo español Vetusta Morla pone las notas finales: "seremos libres cuando no haya más que perder", corean, pensando ya en FiSahara 2017.

    Etiquetas:
    festival, FiSahara, Sahara
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik