En directo
    Oleg Karavaichuk

    'Oleg y las raras artes', una oda a un genio ruso del piano

    © Sputnik / Alexei Danichev
    Reportajes
    URL corto
    Óscar Segura
    0 111

    'Oleg y las raras artes', el último documental del director hispanovenezolano Andrés Duque, ha sido recibido cálidamente, entre aplausos y sonrisas, por el público de la ciudad de San Petersburgo que tuvo la oportunidad de disfrutar de la cinta en el XXVI Festival Internacional de Cine Message to Man.

    El documental, a grandes rasgos, nos muestra a Oleg Karavaichuk, compositor ruso, un verdadero genio de la música, detrás del piano de oro del zar Nicolás II en el Museo del Hermitage, en su casa a las afueras de San Petersburgo, o en sus horas de creación, compartiendo sus pensamientos, pero también sus sentimientos, sus vivencias, sus afecciones y, por supuesto, su música.

    Fue la casualidad la que llevó a Duque a interesarse años atrás por Karavaichuk, por su obra, pero también por el genio detrás de la música.

    "[Duque] vio la película soviética 'Los Largos Adioses' de la directora ucraniana Kira Murátova, y se sintió fascinado por la banda sonora. Decidió así buscar información sobre el compositor y escuchar otras de sus obras. Tiempo después, por casualidades de la vida, se encontró con un vídeo en YouTube de un pianista que improvisaba música con la cabeza dentro de una funda de almohada. Duque entendió entonces que se trataba de la misma persona, Oleg Karavaichuk, y quedó tan sorprendido por la grandeza de la personalidad del genio ruso, que decidió grabar una película sobre él", reveló en exclusiva para Sputnik Alexey Smychenko, miembro del equipo de producción de la cinta.

    Entonces, desde cero, Duque empezó a buscar la manera de conseguir su objetivo de grabar un documental sobre Karavaichuk, sin saber lo que le esperaba. Más allá de la barrera idiomática o de la burocracia, el autor tuvo que 'enfrentarse' a la personalidad volátil, única e impredecible del pianista ruso. No en vano, eran muchos los que creían que el joven director hispanovenezolano fracasaría; pero no fue así.

    "Fue un duro trabajo ganarnos la confianza y la atención de Karavaichuk —afirmó Smychenko—, quien en muchos casos se mostraba en contra de la grabación y nos pedía que nos fuéramos. Pero Andrés [Duque] es una persona con una tranquilidad budista y nada lo descoloca. […] Y así, poco a poco, gracias a la imperturbabilidad y el empeño de Andrés nos fuimos ganando la disposición de Karavaichuk, quien nos aceptó, nos dejó entrar en su círculo de confianza y luego empezó a dar sus propias ideas, a darnos consejos, etc."

    Tal vez esa combinación entre las personalidades del compositor y el director permitieron que el resultado final fuera verdaderamente maravilloso. Oleg Karavaichuk tuvo la oportunidad de ver la cinta en el festival de documentales Punto de Vista de Pamplona, donde se llevó el Gran Premio de la noche y la ovación del público, y no solo se emocionó con el resultado, sino que llegó a considerar el premio como suyo.

    La presentación de la película en San Petersburgo era, tal vez, la más importante para el equipo de producción: no en vano la capital cultural de Rusia es el lugar donde vivió hasta su reciente muerte, el 13 de junio de 2016, el héroe de la cinta, considerado por muchos como un genio de la música, un monumento inmaterial y un símbolo caminante de la antigua Leningrado.

    Ahora que la cinta ha sido proyectada en San Petersburgo, Andrés Duque puede dormir tranquilo: la ciudad del genio ruso ha recibido a 'Oleg y las raras artes' con gran entusiasmo. Muchos aún no pueden creer que una persona de tierras tan lejanas haya podido acercarse tanto al genio ruso; pero en todo caso, la película hace parte ahora del mito de Oleg Karavaichuk.

    Además:

    El teatro español inunda de alegría las calles de Moscú
    El arte urbano en español toma los museos y las calles de Moscú
    Etiquetas:
    documental, compositor, música, cine, Venezuela, España, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik