En directo
    Reportajes
    URL corto
    Por
    0 30
    Síguenos en

    JERUSALÉN (Sputnik) — La Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) tiene intención de diseñar un plan para restaurar la ciudad antigua de Palmira, a la que declaró Patrimonio de la Humanidad en 1980 junto a otros cinco lugares en Siria.

    Un equipo de la Unesco, que en el 2013 incluyó a Palmira en la lista de patrimonio en peligro a causa de la guerra, ha podido comprobar in situ la destrucción que han sufrido las ruinas de Palmira, que estuvo ocupada durante diez meses por el grupo yihadista Daesh (acrónimo árabe de la organización terrorista Estado Islámico, proscrito en varios países, entre ellos Rusia).

    El 20 de mayo del 2015, la ciudad cayó en manos de Daesh, que había arrasado yacimientos arqueológicos de enorme importancia en Irak porque los pueblos de la antigüedad "adoraban a ídolos".

    En Palmira, los yihadistas masacraron a al menos 400 personas en mayo, decapitaron a 20 hombres en el teatro romano, donde 25 soldados sirios fueron ejecutados a tiros por niños reclutados por el EI.

    Más tarde, el EI decapitó al jefe de Antigüedades de Palmira, Jaled al Asaad, de 81 años, por negarse presuntamente a revelar el lugar donde se habían escondido varios tesoros.

    Durante el tiempo que Palmira estuvo en manos del EI, los yihadistas dinamitaron los templos de Bel y de Bal Shamin, así como el Arco del Triunfo, y destruyeron varias estatuas del museo de la ciudad, cuyo suelo quedó lleno de escombros,

    Los monumentos destruidos por Daesh en Palmira
    © Sputnik / Mikhail Voskresensky
    Palmira, que recibía la visita de unos 150.000 turistas al año antes de la guerra, contaba con templos, más de mil columnas, un acueducto romano, un teatro, una formidable necrópolis con más de 500 tumbas y una ciudadela, entre otras joyas.

    La ciudad de Palmira (Tadmor, en árabe) se levantó en un oasis repleto de palmeras, en el desierto.

    Su esplendor empezó hace 2.000 años y llegó a su apogeo durante el Imperio de Palmira, encabezado por la reina Zenobia.

    La monarca gobernó entre los años 268 y 273, hasta que el emperador Aureliano recuperó esos dominios para el Imperio romano.

    Una parte de los vestigios de Palmira aguanta, aunque ha sufrido daños tras el paso de los yihadistas, según el director de Antigüedades y Museos de Siria, Maamún Abdelkarim.

    Algunas de las obras más importantes han sido destruidas totalmente o de forma parcial.

    "La segunda ola de destrucción de Palmira empezó con la llegada de Daesh en mayo del 2015: han ejecutado a Jaled al Asaad, han saqueado el yacimiento, han dinamitado los templos de Bel (era el más grande de Palmira) y Bal Shamin, tres torres funerarias y el Arco del Triunfo", explica a Sputnik, Nóvosti desde Francia, el arqueólogo sirio Ali Cheikhmous, de la Universidad de Estrasburgo.

    Este experto asegura que la destrucción de Palmira empezó mucho antes de que la capturara Daesh.

    Comenzó en febrero del 2012, cuando el Ejército sirio se instaló en la ciudad antigua y en la parte moderna: utilizó excavadoras, levantó parte del terreno, construyó trincheras, túneles, caminos en medio de la zona arqueológica y provocó destrucción para instalar cañones y carros (de combate)", señala Cheikhmous, miembro de la Asociación para la Protección de la Arqueología Siria (APSA).

    Los bombardeos durante la ofensiva del Ejército sirio para retomar Palmira también causaron daños.

    "Bombardearon a Daesh cerca de la ciudadela y el yacimiento arqueológico; la ciudadela ha resultado dañada por los lados este y norte", recalca Cheikhmous.

    A pesar de la destrucción, el director de Antigüedades y Museos de Siria, Maamun Abdelkarim, se mostró muy optimista respecto a su estado días después de que se hubiera retirado Daesh de la ciudad.

    "Nos esperábamos lo peor, pero el 80 por ciento de las ruinas está en buen estado" y "si tenemos la aprobación de la Unesco, podremos restaurar los edificios destruidos y dañados en cinco años", dijo Abdelkarim.

    Fotos: La destruida zona histórica de Palmira

    Hasta hace poco, los expertos no han podido acceder a algunas zonas de la ciudad antigua, ya que el EI la había minado.

    Con la salida de Daesh, la pesadilla para esta ciudad antigua no terminó.

    Palmira "va a seguir en peligro porque los soldados están instalados de nuevo en el sector arqueológico y lo van a transformar otra vez en una especie de campo militar: proteger el yacimiento no está entre las prioridades del Ejército sirio ni de los otros actores militares, su prioridad es de vencer al adversario", subraya Cheikhmous.

    Etiquetas:
    Daesh, Rodrigo Martín Galán, Ali Cheikhmous, Maamún Abdelkarim, Palmira, Siria
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook