En directo
    Reportajes
    URL corto
    Por
    Conflicto en Oriente Próximo (1471)
    0 20
    Síguenos en

    La Ciudad Vieja de Jerusalén está sitiada por las fuerzas de seguridad israelíes. Centenares de policías y agentes de fronteras custodian sus accesos y controlan todas sus callejuelas.

    Desde el sábado por la noche, la entrada a la majestuosa ciudad de piedra amurallada está prohibida a los palestinos, excepto a los que residen, trabajan o estudian dentro. Todos los israelíes pueden entrar y los turistas también.

    La policía israelí decretó el cierre de la Ciudad Vieja después de que un palestino matara a cuchillazos a dos israelíes en una de sus calles principales el sábado por la tarde e hiriera a dos más.

    Hoy, la Ciudad Vieja funciona a medio gas, pero está mucho más viva que ayer, cuando la mayoría de las tiendas permanecieron cerradas en señal de protesta por la restricción de acceso de los palestinos a la zona.

    "La situación aquí siempre es mala, no solo ayer y hoy sino todos los días desde que existe la ocupación de Palestina por parte de Israel", dice a Sputnik Nóvosti Jaled Hedmi, dueño de una floristería que pertenece a su familia desde hace más de cien años y que se encuentra muy cerca de la puerta de Damasco, uno de los accesos más emblemáticos a la Ciudad Vieja.

    "Estos dos días de cierre, la gente no tiene derecho a ir a rezar (a la mezquita de Al Aqsa), a comprar, a hacer su vida normal", indica Jaled. "Los soldados sionistas (israelíes) entran en la mezquita de Al Aqsa, matan a gente habitualmente, no solo ahora", subraya el dueño de la floristería, y aseguró que el cierre de la Ciudad Vieja y la situación tensa que se vive estos días perjudican a la economía de los palestinos.

    Muchos medios de comunicación hablan estos días de tercera intifada en Palestina por los últimos ataques y los disturbios a gran escala que se han producido en Jerusalén y Cisjordania.

    "Yo lo que veo es una intifada diaria, no la tercera, sino la diaria. La gente se tiene que defender contra lo que hacen los colonos (israelíes que viven en territorio palestino ocupado)", señala Jaled.

    "Los colonos quemaron a una familia palestina en Duma y los israelíes no han arrestado a nadie, la gente tiene derecho a resistir a esto, a resistir a la ocupación", recalca Jaled. El ataque de Duma se produjo el 31 de julio, pero los asesinos todavía están sueltos.

    Mientras Jaled habla pasan por la calle familias de israelíes religiosos, hombres y grupos de mujeres que van en dirección al Muro de las Lamentaciones para rezar.

    Un puñado de mujeres judías religiosas está en frente del Hospicio Austríaco, en el corazón del barrio musulmán de la Ciudad Vieja, justo delante de donde se produjeron los apuñalamientos del sábado por la tarde.

    Lea más: Un palestino apuñala a un adolescente israelí en Jerusalén

    Son colonas, viven en esa misma calle. A su lado hay al menos 20 policías agrupados y algunos más en la esquina de delante. En diversas calles hay vallas.

    "Queremos estar aquí y aquí estaremos siempre, esta es nuestra tierra, es nuestra ciudad y somos fuertes. Aunque nuestro vecino sea un asesino, permaneceremos aquí", asegura a Sputnik Nóvosti Yudit, de 37 años.

    "La mayoría de los palestinos son iguales, piensan lo mismo. No tengo miedo de vivir junto a ellos porque creo que todo esto nos pertenece, no desde hace cien años o unos cientos de años sino desde hace miles de años", defiende Yudit.

    Esto pertenece al pueblo judío. Nosotros estábamos aquí antes de que Mahoma naciera y el islam naciera", asevera Yudit, nacida en el barrio judío de la Ciudad Vieja, pero que vive en el musulmán, como colona, desde hace 15 años.

    "No tenemos problema con que vivan aquí musulmanes y cristianos, está bien. Pero tienen que creer en el Gobierno israelí y saber que este es un país judío. Pueden vivir aquí, pero no matarnos y echarnos. Tienen que respetar la ley. Este es un país judío y siempre lo será", insiste Yudit. Su amiga Esti, que vive en la misma calle, asiente con la cabeza.

    La tensión es palpable. Se puede cortar el aire con un cuchillo. Pero aún así, turistas de diversas nacionalidades callejean por la Ciudad Vieja y visitan los lugares santos, al menos aquellos a os que se puede acceder.

    "Es la primera vez que estamos aquí, se nota un clima difícil y de opresión. Hay muchos militares, gente con armas, grupos religiosos", explican a Sputnik Nóvosti Josette y Jean, un matrimonio francés de dad madura que pasa unos días de vacaciones en Jerusalén.

    "Nos habíamos informado sobre la situación antes de venir, pero la realidad supera lo que nos habíamos imaginado. Notamos mucha tensión, que falta una chispa para que explote todo y nos choca ver la Ciudad Vieja cerrada y con tanto militar", comentan, pero se sienten satisfechos porque han podido visitar todo lo que han querido.

    Tema:
    Conflicto en Oriente Próximo (1471)

    Además:

    Un presunto palestino mata a una pareja de colonos en Cisjordania
    Netanyahu se reunirá hoy con los servicios de seguridad ante el incremento de la violencia
    Nuevos enfrentamientos entre fuerzas israelíes y palestinos en Explanada de las Mezquitas
    Disturbios en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén por tercer día consecutivo
    Etiquetas:
    violencia, Jerusalén, Palestina, Israel
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook