En directo
    Agentes de la Unidad Táctica del BOPE apuntan a los secuestradores desde el exterior de la estación durante el simulacroEl Teniente Melo de la Unidad Táctica del BOPE dirige la negociación a las órdenes del Subcomandante Nunes en el Centro de Operaciones BRT

    BOPE, la respuesta de Río 2016 al terrorismo

    © Foto: Edu Sotos © Foto: Edu Sotos
    1 / 2
    Reportajes
    URL corto
    Edu Sotos
    0 170120

    Son las 10 de la mañana en la estación "Golf Olímpico" del BRT(Transporte Rápido en Bus) en el barrio de Barra da Tijuca, zona oeste de Río de Janeiro.

    Situada justo en frente del campo de golf construido para los Juegos Olímpicos de Río 2016, la estación alberga un grupo de diez estudiantes. Subitamente, dos hombres encapuchados armados con fusiles de asalto irrumpen en la misma y toman por rehenes a los jóvenes.

    Tan solo 5 minutos después, el subcomandante del Batallón de Operaciones Especiales(BOPE), Maurílio Nunes, sostiene un teléfono frente a las pantallas del Centro de Control de Operaciones del BRT. Desde allí, informado en todo momento por las decenas de cámaras en la estación y posicionando a los francotiradores en posiciones clave, coordina la negociación con los secuestradores y evalúa una posible acción de abordaje.

    En el interior de la estación los secuestradores amenazan a los rehenes durante el simulacro
    © Foto: Edu Sotos
    En el interior de la estación los secuestradores amenazan a los rehenes durante el simulacro

    "Este simulacro pretende comprobar nuestra capacidad de respuesta y de coordinación entre los diferentes cuerpos de seguridad ante el tipo de situación extrema que podríamos encontrarnos en Rio 2016", asegura a Sputnik subcomandante Nunes quien ejerce como gerente negociador este miércoles en el segundo gran simulacro antiterrorista del BOPE de cara a los Juegos Olímpicos de Río 2016. A la espera de sus órdenes los agentes de la Unidad de Intervención Táctica del BOPE, el Batallón de Acciones Caninas(BAC), el Grupo Aeromóvil(GAM) y el 31º Batallón de Policía Militar, se sitúan en torno a la estación.

    Desde los atentados de Charlie Hebdó en París, la preocupación de los organizadores del Río 2016 y el gobierno del estado de Río de Janeiro por un posible atentado durante el evento se ha multiplicado. Fruto de esa preocupación la Unidad de Intervención Táctica del BOPE, la élite entre la élite de las tropas de asalto brasileñas, ha realizado diversos entrenamientos enfocados a la amenaza terrorista, como el del pasado 13 de enero en las instalaciones del metro en pleno centro de Río de Janeiro.

    Agentes de la Unidad Táctica del BOPE se posicionan a las afueras de la estación Golfe Olímpico durante el simulacro de secuestro
    © Foto: Edu Sotos
    Agentes de la Unidad Táctica del BOPE se posicionan a las afueras de la estación Golfe Olímpico durante el simulacro de secuestro

    "El caso de Charlie Hebdo al igual que lo atentados de Boston nos sirvieron como referencia, analizamos todos los aciertos y todos los errores e intentamos aplicar la experiencia al caso de Río de Janeiro", afirma durante el simulacro el teniente Cadar del BOPE.

    Según explica el subcomandante Nunes, durante los Juegos Olímpicos el BOPE será la primera fuerza en actuar en caso de atentado, sin embargo, la intervención de la Policía Federal o el Ejército podría ser accionada en caso de necesidad. "El BOPE será la fuerza de choque en Río 2016, sin embargo, la acción de hoy estaba orientada a valorar la situación y coordinar los diferentes cuerpos de seguridad de los que disponemos como pueda ser el caso de ataques con explosivos o químicos", insiste Nunes.

    Agentes de la Unidad Táctica del BOPE aguardan la orden de asalto a las afueras de la estación Golfe Olímpico durante el simulacro de secuestro
    © Foto: Edu Sotos
    Agentes de la Unidad Táctica del BOPE aguardan la orden de asalto a las afueras de la estación Golfe Olímpico durante el simulacro de secuestro

    Se calcula que la seguridad durante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro ascienda a los 62.000 agentes con apoyo pleno de las Fuerzas Armadas de Brasil, una decisión que fue ratificada el pasado 6 de febrero por el ministro de Defensa, Jacques Wagner, durante una reunión con Comité de Río 2016 y el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, José Carlos de Nardi, quien declaró en la ocasión que "será preciso el apoyo mutuo".

    Tras una larga pero frustrada negociación, el subcomandante Nunes ordena el asalto controlado a la estación. En un tiempo récord los hombres de la Unidad Táctica del BOPE irrumpen por uno de los accesos y reducen a los secuestradores con la ayuda de los perros del BAC mientras las víctimas son atendidas por los paramédicos y algunas de ellas transportadas en helicóptero a los hospitales especializados.

    El simulacro concluye con éxito. "El enfrentamiento con un secuestrador siempre es el último recurso, pero hay que estar preparados para actuar inmediatamente en caso de un fracaso en la negociación", aclara Nunes quien no duda, al igual que el teniente Cadar, que "en Río 2016 los miembros del BOPE estarán preparados". El lema del BOPE, la tropa de elite brasileña, así lo recuerda: "misión dada es misión cumplida".

    Etiquetas:
    JJOO de Río de Janeiro de 2016, terrorismo, BOPE, Río de Janeiro, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik