En directo
    Religión
    URL corto
    88523
    Síguenos en

    Un tribunal de la ciudad rusa de Vorónezh dictaminó el arresto preventivo de ocho de los diez miembros de la congregación religiosa Testigos de Jehová. Fueron detenidos tras masivas redadas de la Policía. Entre ellos se cuentan varios líderes de la organización. Permanecerán detenidos al menos hasta el 3 de septiembre.

    Todos los miembros de la organización se negaron a testificar, acogiéndose así a su derecho constitucional de no declarar contra ellos mismos. 

    Las fuerzas del orden público establecieron que desde junio de 2018 a febrero de 2020, el grupo religioso en cuestión siguió funcionando a pesar de la decisión del Tribunal Supremo de Rusia de bloquear toda la actividad de la congregación. Además de seguir celebrando reuniones, pronunciando discursos y organizando servicios religiosos, sus miembros seguían predicando e incorporando a nuevos adeptos. A menudo se reunían por videoconferencia y no en persona.

    Sus actividades habían atraído la atención de la Policía. El 13 de julio, los agentes realizaron más de 110 registros en los apartamentos de los seguidores de la organización, así como en locales no residenciales. Requisaron literatura considerada extremista según la ley rusa, incluidas varias versiones de la Biblia propias, panfletos que los testigos arrojaban en los buzones y mapas con puntos donde encontrar nuevos adeptos. Además, se llevaron discos duros y memorias flash.

    El director de la organización local de los Testigos de Jehová también fue detenido en Séversk, en Siberia, y se ha abierto causa penal.

    En el 2018, la Policía detuvo en Tomsk a Serguéi Klímov, acusado de encabezar el grupo de Testigos de Jehová detenido en esta ciudad siberiana. Klímov defendió su inocencia, pero el tribunal lo condenó a seis años de cárcel.

    Los Testigos de Jehová son una congregación religiosa internacional que comparte numerosos preceptos de las corrientes no ortodoxas del cristianismo, pero que basa sus creencias en un entendimiento propio de la Biblia. Algunos expertos, incluidos rusos, consideran que la organización es una secta.

    En el 2017 el Tribunal Supremo de Rusia declaró que la actividad del Centro de Dirección de los Testigos de Jehová en Rusia era extremista y prohibió su labor en el país. La organización religiosa tiene a menudo problemas con la ley: incumple las decisiones judiciales y prohíbe a sus seguidores cumplir con la legislación rusa.

    Etiquetas:
    extremismo, Testigos de Jehová
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook