En directo
    Religión
    URL corto
    172
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Las parroquias del continente africano que fueron creadas por iniciativa de la Iglesia ortodoxa rusa abandonarán la jurisdicción del Patriarcado de Alejandría, informó el Santísimo Sínodo del Patriarcado de Moscú.

    En noviembre pasado, el patriarca de Alejandría, Teodoro, reconoció a la cismática nueva 'Iglesia ortodoxa de Ucrania'.

    "Retirar de la jurisdicción del Patriarcado de Alejandría las parroquias de la Iglesia ortodoxa rusa ubicadas en el continente africano", indica la resolución aprobada por el Sínodo.

    Esas parroquias contarán con un estatus especial que permitirá que estén supeditadas directamente al Santísimo Sínodo o al patriarca.

    La Iglesia ortodoxa rusa dejó de mencionar el nombre de Teodoro, pero los obispos de la Iglesia de Alejandría que no reconozcan a los cismáticos ucranianos seguirán en contacto con los prelados de Rusia, según reza el decreto promulgado por la sección sinodal del Patriarcado de Moscú.

    Los representantes del Patriarcado de Moscú destacaron que llama la atención el hecho de que en el pasado Teodoro realizó "repetidas declaraciones en apoyo de la canónica Iglesia ortodoxa Ucraniana y su primado, el metropolitano Onufri de Kiev y toda Ucrania".

    "La decisión de reconocer la estructura cismática ucraniana no fue aprobada durante la reunión del Santo Sínodo del Patriarcado de Alejandría del 7 y 9 de octubre, ni sus obispos participaron en ninguna votación al respecto, así que no cuenta con un carácter conciliar, sino que fue tomada solo por el primado de esa Iglesia", denuncia el documento.

    El pasado 21 de octubre, el arzobispo de Atenas y de toda Grecia, Jerónimo II, envió la llamada 'carta de paz' al jerarca de la nueva 'Iglesia ortodoxa de Ucrania', Epifani (Dumenko), paso que representa el reconocimiento oficial de ese organismo religioso cismático por el Patriarcado ortodoxo griego.

    La ruptura dentro de la Iglesia ortodoxa

    El 15 de diciembre de 2018, por iniciativa del entonces presidente de Ucrania Petró Poroshenko y del patriarca de Constantinopla, Bartolomé, se celebró en Kiev un llamado 'concilio de unificación', que eligió al metropolitano Epifani primado de la nueva y no canónica 'Iglesia autocéfala' ucraniana.

    Para la Iglesia ortodoxa rusa, la decisión de Bartolomé de restablecer una representación en Kiev, sostener diálogo con los líderes de estructuras cismáticas ucranianas y revocar la validez de la carta sinodal de Constantinopla de 1686 que concedía al Patriarca de Moscú la facultad de ordenar a los metropolitanos de Kiev, son pasos canónicamente infundados que se basan solo en razones políticas.

    El 'tomos' de autocefalia, firmado por Bartolomé, limita la jurisdicción de la nueva 'Iglesia ortodoxa de Ucrania' al territorio de ese país, haciendo imposibles el nombramiento de obispos y la creación de parroquias en el extranjero.

    El documento contiene además otras restricciones que hacen la nueva estructura religiosa dependiente de Constantinopla, entre ellas la entrega a Bartolomé de un gran número de monasterios en el territorio ucraniano.

    La Iglesia ortodoxa rusa calificó el día de la firma del 'tomos' como una fecha trágica para la ortodoxia mundial.

    La Iglesia ortodoxa Ucraniana, reconocida por los demás organismos eclesiásticos del mundo ortodoxo, forma parte del Patriarcado de Moscú.

    Etiquetas:
    religión, África, Rusia, jurisdicción, Iglesia Ortodoxa Ucraniana, Iglesia Ortodoxa, Iglesia Ortodoxa Rusa, Alejandría
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook