Widgets Magazine
En directo
    El papa Francisco

    El papa Francisco lanza un balde de agua fría a sus feligreses tras la cumbre antipedofilia

    © REUTERS / Yara Nardi
    Religión
    URL corto
    14510

    Los católicos de todo el mundo miraron con expectativa la cumbre sobre la pederastia en el Vaticano. Pero la esperanza de un cambio en el seno de la mayor Iglesia cristiana del mundo se esfumó, a la luz de los dichos del papa Francisco contra el feminismo y sobre la culpa del diablo en el abuso sexual a menores.

    La cumbre convocada por el líder de la Iglesia de Roma había encendido un faro de esperanza para miles de creyentes, en medio de escándalos que tocan a las más altas esferas de poder de la estructura eclesiástica. Pero al final de los tres días, las conclusiones del evento —que prometía ser histórico— saben a poco, a entender de las organizaciones católicas más críticas con la postura que el Vaticano ha tenido al respecto.

    El papa Francisco pronuncia el mensaje 'Urbi et Orbi' en la Basílica de San Pedro
    © REUTERS / Alessandro Bianchi
    Particularmente luego del exhorto que dio en 2014 el Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas a la Santa Sede. El organismo, con sede en Ginebra, instó a la Iglesia reformar el derecho canónico y a garantizar protocolos de denuncia y protección que rompieran con la situación de "protección de los autores de los abusos por encima del mejor interés de los menores".

    Sin embargo, las conclusiones del discurso del Santo Padre echaron la culpa directamente al diablo: "El consagrado, elegido por Dios para guiar las almas a la salvación, se deja subyugar por su fragilidad humana, o por su enfermedad, convirtiéndose en instrumento de satanás", aseguró Francisco, en el cierre de la cumbre.

    "Nosotras teníamos la esperanza de que el Vaticano tomara las recomendaciones que hizo en 2014 el Comité de la Convención de los Derechos de la Infancia. Se le planteaba una serie de exigencias que, de acuerdo con las normas de las Naciones Unidas deberían haber sido tomadas, porque el Vaticano ratificó la Convención de los Derechos del Niño", dijo a Sputnik María Consuelo Mejía, directora de Católicas por el Derecho a Decidir de México (CDD).

    Más información: Cumbre en el Vaticano: discuten la "plaga" de los abusos sexuales

    "El Vaticano juega un doble papel porque cuando le conviene es Estado y ratifica convenciones, y cuando le conviene es religión, es Iglesia, y no tiene que cumplir con estas cosas", agregó la dirigente feminista católica.

    Lejos de los cambios que planteó el comité de la ONU, el papa hizo referencia a cuestiones como el turismo sexual, los desafíos del mundo digital. Aunque Francisco condenó los casos de pederastia en la Iglesia, no hizo referencia a cómo lucharía contra este mal, ni mucho menos explicitó que facilitaría la entrega de los responsables de los crímenes a la Justicia penal civil.

    El papa minimizó la incidencia de la pedofilia en la Iglesia, al afirmar que la mayoría de casos de abusos a menores se dan en el ambiente doméstico y otros ámbitos como el barrio, la escuela, el deporte. "También, por desgracia, el eclesial", dijo Francisco.

    Desde Católicas por el Derecho a Decidir, así como otras organizaciones que han hecho acompañamiento a las víctimas o que las nuclean, había "mucha esperanza por otras afirmaciones que había hecho Francisco de que esto iba a tener otras conclusiones".

    Vinculado: Vaticano: "El caso del sacerdote chileno Karadima era una podredumbre"

    Mejía subrayó especialmente el caso del cardenal George Pell, número tres en la estructura de la Iglesia, condenado en su Australia natal por abuso sexual de menores. El fallo judicial, que llevó al eclesiástico tras las rejas casi en simultáneo con la conclusión insípida de la cumbre, es de acuerdo a Mejía "paradigmático", dado el poder que tenía Pell como tesorero de la Iglesia católica.

    "Aunque lo condene un tribunal civil, el hecho de que esta noticia haya explotado justo cuando termina la cumbre antipederastia puede interpretarse como una buena señal; de hecho el Vaticano le prohíbe inmediatamente oficiar misas y acercarse a menores hasta que se resuelva su recurso en segunda instancia", señaló la directora de CDD México.

    No obstante, el Vaticano ha tomado estas medidas recién después de que las autoridades locales de la Iglesia en Australia lo hicieran. También toma el recaudo de subrayar que Pell puede ser declarado inocente aún.

    ¿Feminismo igual a machismo?

    Otro asunto que causó escozor en quienes vislumbraban en Francisco una intención de adaptar la Iglesia a los tiempos que corren fueron sus dichos sobre el feminismo, particularmente cuando en todo el mundo —no son excepción los países tradicionalmente católicos— el movimiento de mujeres cobra cada vez más visibilidad en la reivindicación de sus derechos.

    En una de las ponencias en el marco de la cumbre, el papa —considerado un pontífice cercano a los movimientos sociales de base— dijo que "todo feminismo acaba siendo un machismo con falda", al mismo tiempo que subrayó que "la mujer es la imagen de la Iglesia" porque "es esposa, es madre".

    "No nos sorprende, pero nos da mucha tristeza, porque hemos escuchado del papa otras afirmaciones en las que no solo reconocía el papel fundamental que juegan las mujeres en la sociedad, sino la contribución que ha hecho el feminismo al desarrollo de la sociedad, a la justicia", aseguró la directora de CDD México.

    Más: Las monjas alzan su voz contra la explotación laboral de la Iglesia

    "Nos da tristeza escuchar que hoy todavía se estén planteando este tipo de cosas, sobre todo (…) la referencia al hecho de que la Iglesia es madre y que el espíritu femenino de la Iglesia es porque es madre", dijo Mejía.

    Según dijo la dirigente, desde su organización se ha venido viendo "esta nueva necesidad de reafirmar que los papeles de las mujeres son fijos" en términos de madres y esposas. Anteriormente, el papa argentino había dicho que las mujeres deberían tener una mayor participación en las estructuras de la Iglesia.

    "Aquí lo que dice es que darle a las mujeres más posiciones de poder en la Iglesia no soluciona la situación, que lo que hay que hacer es integrar a la mujer como figura de la Iglesia en nuestro pensamiento. Eso nos parece bastante poco avanzado con relación a otras cosas que le habíamos oído a él", dijo Mejía.

    Por otra parte, la entrevistada agregó que los dichos de Bergoglio dejan entrever una afirmación "que suele hacerse mucho desde quienes se oponen al avance de los derechos humanos de las mujeres".

    En contexto: "La investigación del Vaticano por abusos a monjas en Chile será 'compleja'"

    "El feminismo se estigmatiza, se califica, se condena sin entender realmente qué es hablar de él. Hay muchas posiciones al interior del feminismo", resaltó la activista sobre el espectro que separa a las posturas más radicales de las más articuladoras.

    Una gran parte de este movimiento se identifica en el reclamo de "una sociedad donde haya justicia para la mitad de la humanidad y no solamente para las mujeres por el hecho de ser mujeres, sino que las desigualdades de toda índole deben ser atacadas y superadas".

    Por otra parte, así como la Iglesia tiene un prontuario en el tema del abuso sexual a menores, la situación hacia las mujeres no dista demasiado. En ese sentido, la integrante de CDD México recordó antecedentes graves.

    Entre estos, los hallazgos de Maura O'Donohue, una religiosa que investigaba la epidemia del SIDA en África y descubrió que "los sacerdotes buscaban tener relaciones sexuales con religiosas porque eran la única población segura para no infectarse" con el VIH.

    Te puede interesar: Papa Francisco: América Latina vive una "plaga" de femicidios

    En 2018, en Chile, un grupo de monjas de la Congregación del Buen Samaritano denunció haber sido víctima de violaciones sistemáticas por parte de sacerdotes. ¿La respuesta de la iglesia? "Fueron maltratadas por su congregación, las expulsaron. Cuando dieron a conocer esto al obispo, no hizo nada", recordó.

    Cuando el terremoto de encubrimiento de la pederastía clerical que sacudió a la sociedad chilena terminó con la renuncia de los 34 obispos chilenos en Roma, la congregación reconoció el abuso y prometió investigar. Pero hasta el día de hoy, no ha pasado nada.

    El mismo año, en la India, una monja de la Congregación de Misioneras de Jesús denunció que Franco Mulakkai, el obispo de Jalandhar, la había violado repetidamente durante dos meses. La congregación la acusó de "promiscuidad". "Revelaron su identidad a los medios de comunicación locales y las religiosas que la apoyaron fueron acusadas de estar en contra de la Iglesia", recordó Mejía.

    A pesar de tener 81 testimonios a favor de la monja, la Policía no detuvo al religioso, sino hasta tiempo después de la denuncia. Mulakkai fue detenido durante unas semanas, pero luego fue liberado y el asunto quedó en la nada.

    Relacionado: Víctimas de abuso sexual en Chile acusan a cardenal de dar falso testimonio

    Estos casos, sin contar las denuncias sobre abuso psicológico y explotación laboral, particularmente de las monjas provenientes de países más desfavorecidos.

    "Poco a poco ese silencio que ha sido criticado en el caso de la pederastia clerical está siendo roto por las religiosas. Las religiosas tienen mucho que decir, no solo en el sentido de haber sido maltratadas desde el punto de vista humano y laboral, sino además desde la sexualidad", subrayó Mejía.

    Mejía concluyó en que no existe una contradicción entre ser mujer católica y feminista. Según dijo, las integrantes de Católicas por el Derecho a Decidir hacen una "ruptura de la historia oficial". Al investigar desde su perspectiva el mensaje de Jesucristo —la figura más importante para los seguidores de la Iglesia— se han dado cuenta de que ha ocurrido "una tergiversación" de su palabra.

    "Hay una serie de cuestiones centrales como la vida y el mensaje de Jesús y muchos otros planteos en la doctrina e historia de la Iglesia que nos permiten seguir siendo parte de esta comunidad y defender nuestros derechos", aseguró.

    "Se puede ser católica y feminista. Se puede ser católica y defender el derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad. Se puede ser católica y exigir rendición de cuenta y justicia real por los abusos y crímenes que se están cometiendo", resaltó.

    Etiquetas:
    Iglesia, monja, religión, pederastia, Católicas por el Derecho a Decidir, Iglesia Católica, Papa Francisco, Vaticano
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik