En directo
    El líder soviético, Mijaíl Gorbachov, y el papa Juan Pablo II (archivo)

    "Europa con dos pulmones" tras la ruptura entre Constantinopla y Moscú

    © Sputnik / Dmitry Donskoy
    Religión
    URL corto
    0 60

    La decisión de la Iglesia ortodoxa rusa de crear su propio Exarcado de Europa Occidental "sin tener en cuenta a Constantinopla" hace recordar la charla entre Juan Pablo II y Mijaíl Gorbachov sobre una "Europa con dos pulmones".

    El líder soviético se reunió por primera vez con el líder del Vaticano el 1 de diciembre de 1989, es decir, tres semanas después de la caída del Muro de Berlín.

    "Hablaban principalmente sobre Europa, una casa común. Cada uno de ellos tenía su propia terminología. Gorbachov habló de la "casa común", el pontífice habló de una "Europa con dos pulmones": occidental y oriental. Pero, de hecho, hablaron de lo mismo: de una Europa unida con su propia cultura (…) Ambos compartieron el temor de que Europa fuera influenciada por Estados Unidos luego de la caída del Muro", contó a Sputnik Bernard Lecomte, el biógrafo de Juan Pablo II y Mijaíl Gorbachov.

    Precisamente en 1989 se restablecieron las relaciones diplomáticas entre Moscú y el Vaticano, que se cortaron en 1917.

    En octubre de ese año Moscú informó oficialmente al Vaticano que abandonaba la Comisión internacional mixta sobre el diálogo teológico entre las Iglesias católica romana y ortodoxa.

    Más aquí: La Iglesia ortodoxa rusa rompe todas las relaciones con el Patriarcado de Constantinopla

    El metropolitano Hilarión, líder de la política exterior de la Iglesia ortodoxa rusa, explicó al papa Francisco que la Iglesia rusa se vio obligada a suspender la participación en el trabajo de la Comisión, copresidida por un representante del Patriarcado de Constantinopla.

    "Al mismo tiempo, el metropolitano Hilarión destacó que las relaciones bilaterales entre el Patriarcado de Moscú y la Iglesia católica romana continuarán desarrollándose", se subraya en los documentos, revelados al público tras la reunión del Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa de Rusia del 28 de diciembre.

    Es decir, aunque Moscú rompe las relaciones con Constantinopla y se vio obligada a suspender su participación en los organismos copresididos por representantes de Constantinopla, esto no afecta sus relaciones con el Vaticano.

    La reacción del Vaticano a la reciente decisión de la Iglesia ortodoxa rusa de crear su propio Exarcado de Europa Occidental, supuestamente, se conocerá en el 2019.

    Pero ahora lo que sí se conoce es la postura del recién nombrado obispo de Madrid y Lisboa de la Iglesia Ortodoxa rusa, Néstor, sobre las perspectivas de la fe cristiana en Europa en el futuro.

    Asunto relacionado: Ruptura histórica en el cristianismo

    "El crecimiento espiritual que nuestra Iglesia ha experimentado en los últimos años, reviviendo después de un período de persecución, se percibe en Occidente como una prueba alentadora de la perseverancia y la vitalidad del cristianismo en general. Por lo tanto, una emigración ortodoxa significativa, sin duda, tiene y continuará ejerciendo una influencia aún mayor en el estado espiritual de Europa Occidental y en la relación entre la Iglesia y la sociedad", afirmó Néstor hace varios años.

    Etiquetas:
    autocefalia, Iglesia, Juan Pablo II, Mijaíl Gorbachov, Constantinopla, Vaticano, Ucrania, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik