En directo
    Religión
    URL corto
    0 71
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — Ya tenemos un nuevo santo latinoamericano, expresó a Sputnik Antonio Cañizares, un católico cubano que saludó la canonización del religioso salvadoreño Óscar Arnulfo Romero (1917-1980), anunciada este domingo por el papa Francisco en la ciudad de Vaticano, sede de la santa iglesia católica, apostólica y romana.

    "Ya tenemos un nuevo santo latinoamericano, un hombre que murió asesinado por defender a los pobres y sus denuncias contra la dictadura militar en El Salvador le costaron la vida. Ahora está con Dios para seguir defendiéndonos. Bendito San Romero de América", comentó a esta agencia Cañizares, después de conocer la noticia.

    El papa Francisco dijo de Romero que "estaba cerca de los pobres y de su gente, con un corazón atraído por Jesús y sus hermanos y hermanas", en sus palabras pronunciadas en la plaza de San Pedro, en El Vaticano, ante más de 70,000 mil fieles que asistieron al acto de canonización del salvadoreño y otros seis religiosos.

    Junto a Romero, fueron declarados santos de la Iglesia Católica el Papa Pablo VI (1963-1978), los sacerdotes italianos Francesco Spinelli (1853-1913), y Vicenzo Romano; las religiosas María Caterina Casper y Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús (1889-1943), y el laico italiano Nuncio Silprecio.

    Monseñor Romero, quien ejercía como arzobispo metropolitano de San Salvador, El Salvador (1977-1980), fue asesinado por grupos paramilitares de derecha salvadoreños el 24 de marzo de 1980, mientras ofrecía una misa en la capilla del hospital de La Divina Providencia, en la colonia Miramonte de esa ciudad centroamericana.

    El religioso se había convertido en uno de los más fervientes críticos del gobierno militar de esa nación centroamericana, y una voz de denuncia de la continúa violación de derechos humanos, asesinatos políticos y feroz represión política contra el pueblo de ese país.

    Diez años después de su muerte, en marzo de 1990, las autoridades eclesiásticas salvadoreñas presentaron a la Santa Sede, en Roma, la solicitud formal de iniciar el proceso de canonización de Romero, y a partir de ese momento se le concedió el título de Siervo de Dios.

    Un cuarto de siglo después, en febrero de 2015, la Iglesia católica lo reconoció como "mártir por odio a la fe", después que el papa Francisco aprobara un decreto de martirio, y un mes después, fue beatificado en la Plaza Salvador del Mundo, en El Salvador.

    Óscar Arnulfo Romero fue nominado en 1979 al Premio Nobel de la Paz, a propuesta del parlamento británico, y está representado en las estatuas de la abadía de Westminster, en Londres, reconocido como uno de los diez mártires del siglo XX.

    Por su parte, el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, aseguró que su canonización convoca a toda la sociedad a una profunda reflexión para comprender que es urgente un "basta ya" a la violencia que tanto sufrimiento provoca a muchas familias.

    "A eso nos llama hoy San Romero, a un cambio de conducta, a sumar esfuerzos para que nuestras comunidades avancen en convivencia y con tolerancia, poniendo en práctica una nueva cultura de paz", enfatizó.

    Etiquetas:
    santo, catolicismo, Óscar Romero, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik