En directo
    Religión
    URL corto
    141
    Síguenos en

    Sputnik consultó al sheij Samir Selim sobre la tradición por la cual más de 1.800 millones de musulmanes en el todo el mundo se abstienen de comer, beber y tener relaciones sexuales a la luz del día durante un mes.

    La mezquita Qol Särif ubicada en el Kremlin de Kazán, Rusia
    © AP Photo / Denis Tyrin
    Unos 1.800 millones de musulmanes en todo el mundo celebran la primera semana del Ramadán. Se trata de un mes de ayuno, en que los seguidores del islam conmemoran la primera revelación del Corán al profeta Mahoma.

    En diálogo con Sputnik, el sheij Samir Selim, director del Centro Islámico de Cultura Egipcia de Montevideo, Uruguay, dijo que el Ramadán comienza en el noveno mes del calendario islámico, y que el ayuno es uno de los cinco pilares de la religión. Los musulmanes en todo el mundo ayunan durante este periodo desde el amanecer hasta el anochecer.

    "Al llegar la noche pueden romper el ayuno, comen todo lo que quieran, pueden tener relaciones con sus esposas, y beber hasta el amanecer. En Uruguay empezamos el ayuno a las seis de la mañana hasta las cinco de la tarde. En Egipto es otro horario, empiezan a eso de las tres y terminan alrededor de las 20", explicó el religioso.

    El ayuno del Ramadán es obligatorio para todos los musulmanes adultos, aunque existen algunas excepciones. "Aquellas personas que estén enfermas, o sean ancianas o muy jóvenes, o mujeres embarazadas o en período de amamantamiento,  en esos casos no tienen que ayunar. Tampoco los musulmanes que estén de viaje", aseguró.

    A su vez el religioso indicó que entre musulmanes existe la creencia de que el ayuno ayuda a modelar la experiencia humana ya que tiene beneficios espirituales, sociales y físicos. "A través de esta práctica los islámicos aprendendemos a ejercitar la paciencia, a controlarnos a nosotros mismos. Cultivamos la moderación, nadie puede tener todo lo que quiere. También nos enseña que dios está con nosotros. Cuando hay personas presentes no comemos por la mirada ajena, pero tampoco lo hacemos cuando estamos solos porque dios está ahí nosotros. El musulmán sabe que hay muchas personas en el mundo que sufren de hambre y de sed, el sufrimiento del ayuno lo iguala y siente empatía con la humanidad. La sociedad islámica siente igualdad porque todos atraviesan el mismo proceso, los ricos, los pobres, todos. Por último el ayuno mejora la salud y disciplina el organismo", destacó Selim.

    Lea más: El papa: "No se puede usar la violencia en nombre de Dios"

    Agregó que al Ramadán se lo conoce como el mes de la generosidad. "En Egipto, a la hora de romper el ayuno, las calles están llenas de comida y bebida, y la gente te invita a comer con ellos. La gente se congrega y comparte", concluyó.

    Además:

    El 29% de los musulmanes franceses colocan sus tradiciones religiosas por encima de las leyes laicas
    Primer ministro del Líbano considera a los musulmanes el blanco principal del terrorismo
    Miles de personas marchan en Nueva York en apoyo a musulmanes
    Etiquetas:
    cultura, tradiciones, religión, Uruguay, Egipto
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook