En directo
    El Cristo Redentor de Río de Janeiro

    Los obispos brasileños se rebelan contra la reforma de las pensiones de Temer

    © Foto: Pixabay
    Religión
    URL corto
    0 16110

    RÍO DE JANEEIRO (Sputnik)— Los obispos brasileños de la Iglesia Católica se rebelaron contra la reforma de las pensiones que impulsa el Gobierno de Michel Temer por considerar que no es solidaria y que sobrepone los intereses del mercado financiero a los de las personas.

    "La reforma de las pensiones no puede aprobarse con prisas, ni puede colocar los intereses del mercado financiero y las razones de orden económica por encima de las necesidades de la población; los valores ético-sociales y solidarios son imprescindibles", explicó en una entrevista con Sputnik el secretario general de la Conferencia Nacional de Obispos Brasileños y obispo auxiliar de Brasilia, Leonardo Steiner.

    La reforma que impulsa Temer y que ya se está tramitando en el Congreso Nacional prevé establecer por primera vez una edad mínima para la jubilación (62 años para las mujeres, 65 para los hombres) y cambiar algunas reglas que harán que se prolongue el tiempo necesario de trabajo para poder cobrar la pensión completa (al menos 40 años).

    Estos cambios y el hecho de que no se distinguiera a los trabajadores urbanos de los rurales, que soportan unas condiciones de trabajo más duras, motivaron las críticas no sólo de la Iglesia, sino de diversos sectores de la sociedad, por lo que el Gobierno está cediendo e incorporando algunas modificaciones a su propuesta.

    Más: Manifestaciones en varias ciudades de Brasil contra reforma de la seguridad social

    Sin embargo, Steiner recalca que hay un problema de base y es la falta de información, "es urgente una auditoría del sistema (…) no es posible buscar una solución de un asunto tan complejo con informaciones inseguras y contradictorias", recalca el obispo, que recuerda que los números del déficit que aporta el Gobierno no casan con los de otras instituciones.

    Según el Gobierno el déficit del sistema de pensiones el año pasado fue de 149.700 millones de reales (más de 47.400 millones de dólares), un agujero un 74,5% mayor que en 2015, debido a la caída de la recaudación propiciada por la crisis.

    Esto representa un 2,4% del PIB y el 97% del total del agujero de las cuentas públicas, pero otros informes como el de la Asociación Nacional de Auditores Fiscales de la Hacienda Federal (Anfip en portugués) aseguran que las cuentas no estarían en números rojos si se calcularan de forma diferente, porque el gobierno deja de contar algunos ingresos y añade gastos a ese presupuesto.

    En cualquier caso, bajo el argumento de que los ingresos no aumentan y la población está cada vez más envejecida el Ejecutivo de Temer planificó una reforma que en opinión de Stenier sólo quiere agradar al mercado.

    "Ninguna solución para equilibrar un posible déficit puede prescindir de valores ético-sociales y solidarios (…) aquí no existe ninguna referencia a esos valores, reduciendo el sistema de pensiones a una cuestión económica", lamentó el obispo.

    Forzado por el descontento popular y por las reticencias incluso de sus congresistas aliados el Gobierno de Temer cedió en los últimos días y aceptó que las mujeres de jubilen antes, igual que los trabajadores del campo y los policías, entre otros colectivos; además, en lugar de tener que trabajar 49 años para cobrar la pensión completa ahora serán necesarios 40 años.

    Aun así, sindicatos y movimientos sociales de izquierda mantienen en pie la convocatoria de huelga general prevista para el próximo 28 de abril contra la reforma y contra el Gobierno Temer como un todo.

    "La Conferencia Nacional de Obispos reconoce que es necesaria una fuerte movilización popular y de las organizaciones de la sociedad civil como forma de presionar", apunta Steiner, que al ser preguntado sobre si apoya el paro responde que su organización reconoce que la huelga es un derecho legítimo.

    A pesar de no unirse de forma clara a las movilizaciones, los obispos enviaron una circular a todas sus parroquias en la que daban vía libre para los sacerdotes abordaran el tema de la reforma de las pensiones en misa, durante los sermones.

    Los obispos no son los únicos en mostrar su rechazo a la propuesta del Gobierno: decenas de entidades religiosas, como la Conferencia de Religiosos de Brasil (CRB), que agrupa a monjas y frailes, también exhortaron a sus fieles a movilizarse contra una reforma que consideran que perjudicará a los más pobres y vulnerables.

    A la Iglesia Católica se unieron también varias entidades evangélicas tradicionales, como la Alianza Evangélica Brasileña, la Convención Baptista Brasileña (CBB), la Convención Baptista Nacional (CBN), la Iglesia Evangélica Luterana de Brasil (IELB) y la Red Evangélica Nacional de Acción Social (Renas), entre otras, que también manifestaron su rechazo en notas oficiales.

    La aprobación de la reforma de las pensiones es uno de los principales objetivos de la política económica de Temer y según diversos analistas el apoyo de las esferas económicas a su Gobierno está condicionado a su capacidad para sacarla adelante en el Congreso Nacional.

    Contamos lo que otros callan

    Busca en Facebook a SputnikMundo y descubre las noticias más importantes. Dale a "me gusta" y compártelo con tus amigos. Ayúdanos a contar lo que otros callan.

    Además:

    Temer dice que la reforma de las pensiones "no quita los derechos de nadie"
    Brasil arranca una jornada de protestas contra la reforma de las pensiones de Temer
    Etiquetas:
    reformas, Michel Temer, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik