En directo
    Religión
    URL corto
    0 42
    Síguenos en

    Un grupo en Estados Unidos libra una batalla legal para promover a Satán entre los alumnos de las escuelas primarias públicas.

    En la ciudad de Salem, Massachusetts, conocida por los juicios de brujas en el siglo XVII, los líderes de un templo satánico se reúnen para que los niños de escuelas públicas tengan dos opciones: Jesús o Satanás.

    "Es muy importante que los niños sepan que hay múltiples perspectivas sobre todos los temas", dijo Doug Mesner, cofundador del templo, al Washington Post.

    La batalla del Templo Satánico no es para promocionar la veneración al diablo entre los chicos. Se trata más bien de una disputa legal que apunta a la separación entre el Estado y la Iglesia. Busca secularizar los colegios públicos del país.

    Desde el Templo aseguran que ellos no defienden la creencia en la existencia de un ser que algunas religiones identifican como Satanás. Estos satánicos rechazan la creencia en lo sobrenatural. Por el contrario, tienen un compromiso con la racionalidad científica que, según ellos, proporciona la mejor forma de explicar la realidad.

    De acuerdo con Mesner, Satán es solo una construcción metafórica para representar el rechazo a todas las formas de tiranía sobre la mente humana.

    El grupo propone "El Club de Satán para Después del Colegio" en primarias públicas. El programa propuesto para este club extracurricular incluirá una merienda saludable, lecciones de literatura, actividades de aprendizaje creativo, lecciones de ciencia, rompecabezas y un proyecto de arte. Cada niño recibirá un carnet de membresía y deberá contar con el permiso de sus padres para asistir.

    Además:

    A lo grande: en Rusia lanzan un ‘whatsapp’ para 500 millones de budistas
    El papa Francisco llama a la juventud a crear una "nueva humanidad"
    Etiquetas:
    Satán, templo, colegio, satanismo, estudiantes, Doug Mesner, Massachusetts, Salem, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik