Widgets Magazine
06:49 GMT +322 Septiembre 2019
En directo
    Zona Violeta

    ¿Salen hijos perfectos de padres 'helicópteros'?

    Zona Violeta
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    Los cambios sociales y tecnológicos en los últimos 50 años transformaron también a las familias y las formas de vincularse. Así se pasó de un modelo de crianza en la que los niños eran tratados como 'muebles', a otro en el cual padres y madres no les sacan los ojos de encima y les resuelven los problemas incluso antes de que ocurran.

    ¿Es bueno esto? "Los padres quieren lo mejor para sus hijos, pero a veces el instinto de protección es tan intenso que acarrea consecuencias negativas. La nueva hiperpaternidad ve a los hijos como seres intocables, que tienen más miedos que nunca", contesta Eva Millet, periodista española que tras el nacimiento de su primer hijo comenzó a especializarse en temas de infancia, educación y familia.

    En 2014 puso en marcha un blog, www.educa2.info un espacio que busca ser una ventana a inquietudes y noticias que ayuden a las familias a educar a sus hijos.

    Con este objetivo explica que la 'hiperpaternidad' es un modelo de crianza originado en Estados Unidos, basado en una incansable supervisión por parte de los padres, que se ha importado con éxito a Europa, donde los niños y sus logros se han convertido en un nuevo símbolo de estatus entre las clases medias y altas. 'Hiperpaternidad' se titula también un libro publicado por Millet en 2016 en el que aborda las características de este cambio cultural y sus efectos negativos y positivos.

    "Si antes a los niños se les dejaba más a su aire y se les hacía más bien poco caso — incluso, si se ponían pesaditos, en ocasiones se optaba por ignorarlos, 'como si fueran muebles' —, hoy la crianza opta por la veneración, colocándolos en un altar. Así, en un par de generaciones hemos pasado del modelo 'mueble' al modelo 'altar'".

    Detrás de estos niños están los 'hiperpadres' o padres 'helicóptero', definidos así porque siempre están encima de ellos, anticipándose a sus deseos y revolviéndoles todos sus problemas.

    La autora advierte que si bien esta tendencia puede crear la sensación de que estamos educando 'niños y niñas perfectas' que avanzan en la vida sin contratiempos, en realidad se trata de un "un cóctel" peligroso que provoca tolerancia cero a la frustración y hacia todo aquello que en definitiva los contradiga. Por eso Millet sostiene que "sobreprotegerlos es desprotegerlos". 

    Además:

    Depresión postparto: la cara desconocida de la maternidad
    Las embarazadas ahora pueden 'imprimir' a sus hijos
    Etiquetas:
    problemas, padres, educación, hijos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik