En directo

    Ministro de Trabajo de Argentina: "La emergencia requiere que atendamos a los más desprotegidos"

    Voces del Mundo
    URL corto
    Por
    0 40
    Síguenos en

    El nuevo Gobierno argentino recibió un país en emergencia social con 16 millones de pobres, 12% de desempleo y un Ministerio laboral "devastado que tenemos que empezar a reorganizar rápidamente", dijo el ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Claudio Moroni, en una entrevista exclusiva con 'Voces del Mundo'.

    "No hay indicador que dé bien", dijo con preocupación al trazar un panorama de la aguda crisis económica que atraviesa Argentina y adelantó que las primeras medidas apuntarán a "impedir los despidos masivos a través de la duplicación de la indemnización" y a conformar el Consejo Económico y Social integrado por trabajadores, empresarios y Estado. "No podemos seguir con una Argentina a los saltos. El único modo para tener un país sustentable es que haya algún consenso social en base al modelo que queremos", explicó.

    Moroni se explayó sobre "las nuevas modalidades de trabajo" que piensa implementar y detalló sus ideas sobre inflación, precios, salario, derechos de trabajadores, intercambio comercial y futuro del trabajo en un mundo donde asoma la crisis laboral.

    — Hay una situación de emergencia en la Argentina que la oposición niega. El panorama social de desempleo y pobreza es muy grave. Quisiera que me haga una breve síntesis de cómo recibieron la situación económica en el área de trabajo y empleo.

    — Cualquier indicador que uno mire, empleo, pobreza, marginalidad o indigencia, está mal. No hay indicador que dé bien. En materia de jubilaciones, recibimos un esquema donde casi el 70% de los beneficiarios está cobrando un haber de 14.000 pesos —230 dólares— o menos. La emergencia es real. Coincido en que por las discusiones en el Congreso pareciera que la emergencia fuera un recurso literario, pero es real y requiere urgentemente que atendamos a los sectores que quedaron más desprotegidos. Al Ministerio de Trabajo lo dejaron como un área administrativa devastada que tenemos que empezar a reorganizar rápidamente.

    — Una de las ideas del Gobierno es instalar el Consejo Económico y Social con empresarios, sindicalistas y organizaciones sociales. Usted hablaba de la experiencia de Europa en la posguerra. ¿Cuáles fueron esas experiencias valiosas, qué se va a tomar de ellas y qué expectativas se tienen de esa herramienta?

    — La salida de la posguerra europea es un hecho histórico muy interesante. Tanto Italia como Alemania recuperaron rápidamente lo que habían perdido previamente. En ambos casos hubo consejos económicos y sociales. Hoy quizás el modelo español es el más activo, el que más se ha institucionalizado y el que funciona bien. En base a esos modelos, con las diferencias que podemos llegar a tener acá, vamos a trabajar en el proyecto de ley.

    Igualmente, antes de que salga la ley vamos a empezar a trabajar de común acuerdo con sectores empresariales, sindicales y de los movimientos sociales. Creemos que no es una estrategia, sino el modo de desarrollar un proyecto de país que sea sustentable. No podemos seguir con la Argentina a los saltos. El único modo para tener un proyecto de país sustentable es que haya algún consenso social en base al modelo de que queremos.

    — Se habla de emergencia. ¿Se puede conocer el detalle de la ley?

    — Todavía estamos trabajando sobre la urgencia. La realidad es que en nueve días ya conseguimos bastantes cosas. Tratamos de impedir los despidos masivos a través de la duplicación de la indemnización y vamos a seguir trabajando con normas reglamentarias. En cuanto a cómo podemos pensar ese consejo, básicamente está decidido que deberá ser institucionalizado, que sea una figura autónoma y que intervenga la mayor cantidad de sectores posibles.

    Conceptualmente creemos que ese consejo, además de funcionar a nivel nacional, su vocación debe ser de capilaridad. Tiene que bajar tanto a regiones como a sectores. Estas son las pautas sobre las que estamos trabajando.

    — El Gobierno del expresidente Mauricio Macri hablaba de los emprendedores. La cuestión individual no funcionó, el desempleo creció mucho más. En todos los países del mundo hay un desafío muy grande con la automatización y las dificultades de los trabajadores para lograr empleos estables y de calidad. ¿Qué perspectivas tiene, una vez que Argentina supere la emergencia, de entrar en un sendero razonable de empleo en el siglo XXI?

    — Hay fenómenos distintos. Hoy tenemos que, en la Argentina, la industria está trabajando al 50% de su capacidad instalada, con lo cual tenemos un margen importante, si esto se pone en marcha, para recuperar empleo de modo tradicional, tal cual lo conocemos. Ahora, es verdad que las nuevas modalidades de trabajo nos ponen frente a un desafío. Tenemos que lograr que esas nuevas modalidades no constituyan una precarización del trabajo. O sea, tenemos que reconocer que existen.

    Hay un montón de trabajadores de la economía social, de las pequeñas organizaciones. Estos trabajadores plataforma, que son realidades que no podemos negar. Pero esa realidad no puede ser precarizada. Deben ser trabajadores formales, con un esquema de derechos básicos que permitan un trabajo digno.

    Argentina tiene una larga tradición de estatutos especiales, así que habrá que pensar en esos trabajos y en algunas actividades que han dejado de tener trabajadores dependientes para tener figuras autónomas. Tenemos que pensar cómo hacemos para que trabajen formalizadamente y acceder a los derechos que corresponden: salud, seguridad social.

    — Argentina es parte del Mercosur. Sus socios hoy están más inclinados al liberalismo. ¿Cómo afecta al empleo la apertura de la economía? ¿El Gobierno está trabajando de forma coordinada para que esas medidas tengan un impacto positivo en el empleo? ¿Hay una integralidad en el concepto de que esta apertura no genera más fragilidad en el mundo laboral?

    — Por supuesto. Este debate se dio cuando fue la apertura hacia la Unión Europea. Lo que fijó el presidente [Alberto] Fernández, en ese momento presidente electo, es que no nos negamos a la apertura, que negarse al intercambio del comercio con el mundo es una tontería. Es impensable, salvo que nos mudemos a la Luna. Pero no se puede hacer a costa del empleo y la industria argentina.

    Tiene que ser una integración inteligente, analizar caso por caso, sector por sector. Hay sectores en los que se tiende a una mayor apertura y otros que no nos convendrá tener una mayor apertura. En ese sentido, se va a trabajar con el objetivo de integrarnos al mundo desde una posición inteligente.

    Venezuela: otras "opciones" a la intervención militar

    El gobierno del presidente Nicolás Maduro denunció el asalto a un comando militar ubicado en el estado Bolívar, en la zona fronteriza con Brasil, ocurrido este domingo 22 de diciembre. El canciller Jorge Arreaza atribuyó el ataque a un "grupo de mercenarios" supuestamente ligados a la oposición venezolana y a los gobiernos de Perú, Colombia y Brasil.

    Pese al curso de las investigaciones, Caracas observa cómo los países vecinos comienzan a intensificar la campaña en su contra: el mismo domingo, el gobierno de facto de Bolivia, encabezado por Jeanine Áñez, anunció su incorporación al Grupo de Lima.

    Pero la presión al gobierno de Maduro proviene de ese bloque regional y sobre todo de Estados Unidos. Es impactante escuchar las amenazas del diplomático William Brownfield, exembajador de EEUU en Colombia y Venezuela, realizadas a mediados de 2019 donde evalúa cómo dominar militarmente a Venezuela luego de haber fracado una intervención militar. Brownfield propone el bloqueo con la "presencia de una o dos fragatas de mi país o de cualquier otro" o los "ciberataques".

    "Hay que pensar no en la opción militar del siglo pasado, sino en la del 2019", aseguró Brownfield.

    En el programa se informó a su vez acerca de la promulgación de la ley que habilita el plebiscito para cambiar la Constitución en Chile; el brutal atropello a un joven chileno de 20 años por parte de un carro blindado durante la represión de las manifestaciones; las elecciones en Croacia, donde la presidenta conservadora Kolinda Grabar-Kitarovic y el exprimer ministro socialdemócrata Zoran Milanovic deberán medirse en una segunda vuelta el próximo 5 de enero; y el fallecimiento del general Ahmed Gaid Salah, hombre fuerte del gobierno argelino tras la renuncia del exmandatario Abdelaziz Buteflika.

     

    El equipo de 'Voces del Mundo' está integrado por Telma Luzzani, Néstor Restivo, Mercedes López San Miguel, Franco Luzzani y Patricio Porta.

    • Claudio Moroni, ministro de Trabajo de Argentina
      Claudio Moroni, ministro de Trabajo de Argentina
      © Foto : Ministerio de Trabajo de Argentina
    • Claudio Moroni (derecha), ministro de Trabajo de Argentina
      Claudio Moroni (derecha), ministro de Trabajo de Argentina
      © Foto : Ministerio de Trabajo de Argentina
    • Claudio Moroni, ministro de Trabajo de Argentina
      Claudio Moroni, ministro de Trabajo de Argentina
      © Foto : Ministerio de Trabajo de Argentina
    1 / 3
    © Foto : Ministerio de Trabajo de Argentina
    Claudio Moroni, ministro de Trabajo de Argentina
    Etiquetas:
    medidas, Alberto Fernández, Nicolás Maduro, asalto, Venezuela, Ministerio de Trabajo de Argentina, desempleo, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik