En directo

    La Argentina que se va y la Argentina que viene

    Voces del Mundo
    URL corto
    Por
    0 40
    Síguenos en

    Este 10 de diciembre, Alberto Fernández asumirá la presidencia luego de cuatro años de neoliberalismo. "La gestión de Mauricio Macri fue pésima: deja un país devastado y con la carga gigantesca de la deuda externa", dijo el analista Mario Wainfeld. Y advirtió que el próximo gobierno deberá medirse "con los poderes fácticos y la pugna geopolítica".

    Argentina se prepara para vivir un giro político tras la salida de Mauricio Macri de la presidencia y la asunción de Alberto Fernández, este martes 10 de diciembre. El analista Mario Wainfeld realizó un diagnóstico sobre el país que recibirá la nueva administración.

    "El gobierno neoconservador de Macri deja, sin dudas, un atroz balance económico, institucional y cultural. Fue un gobierno pésimo, con un proyecto de país destinado a favorecer a sectores muy concentrados y, ferozmente, a la especulación financiera".

    "Macri deja incluso un saldo infrecuente en Argentina: la necesidad alimentaria. Entrega un país devastado con la carga gigantesca de la deuda externa. Ha acentuado la pobreza, ha redistribuido pésimamente, ha promovido la desigualdad en un país igualitario por vocación, y fomentó la persecución judicial contra buena parte de sus opositores", advirtió.

    Respecto al liderazgo del Macri y el rol que ocupará desde la oposición, el columnista del diario Pagina 12 indicó que "el actual oficialismo se va a atomizar poco, pero puede tener realineamientos". "Macri ha consolidado un núcleo de derecha extrema en la cual él es el líder y Patricia Bullrich, su ministra de Seguridad, va a ser la presidenta del partido. A Macri no le gana nadie por derecha. Después hay núcleos del establishment que son irreductibles más allá de los gestos que puedan hacer: grandes corporaciones favorecidas en el gobierno de Macri, banca, patronales agropecuarias, especulación financiera, multinacionales y grupos mediáticos", sostuvo.

    En tanto, Wainfeld dijo que Fernández es "un hombre con mucha formación en el manejo de las políticas públicas y un peronista con una cierta vocación de arrimar a los sectores progresistas", y describió a su gabinete como "reformista o socialdemócrata" y destacó a sus ministros por su "buena reputación técnica".

    Más allá de los problemas económicos que tendrá que enfrentar el próximo gobierno, Wainfeld aseguró que "las mayores dificultades van a ser con los poderes fácticos y la situación geopolítica".

    "En el corto plazo, cada país está condenado a su situación geopolítica. A la vez, se le abre Argentina la posibilidad de ser la avanzada de los sectores progresistas en la región si no se produjera un triunfo del MAS en Bolivia".

    "Con la foto de hoy no hay ningún país vecino o cercano que no sea de derecha. Fernández puede ser una referencia de sectores progresistas que no ocupan posiciones de gobierno en ningún lugar cercano en estos momentos", adujo.

    La "pesada herencia" que le espera a Alberto Fernández

    Si bien Macri se refirió a la "pesada herencia" que recibiría del gobierno de Cristina Fernández en 2015, cuatro años después Argentina se encuentra endeudada y con una economía estancada, escenario con el que tendrá que lidiar el próximo presidente. "Hay que suspender por dos años el pago de la deuda para que el país se vuelva a restablecer, en vez de usar el 18 por ciento del presupuesto para pagar los intereses de la deuda. Con dos años, la economía se recupera".

    "Tampoco se deben pedir más desembolsos al FMI, porque si Argentina no paga tendrá fondos. Además, hay que tratar de mantener en esos dos años el superávit comercial. La propuesta final debe estar alineada con recuperar la sustentabilidad de la deuda", afirmó el economista Horacio Rovelli.

    En tanto, el también economista Ricardo Aronskind coincidió con el panorama trazado por su colega y apuntó a la relación con el FMI y los acreedores externos. "Está la deuda local y la internacional, concentrada en 15 fondos de inversión, cuatro de ellos muy importantes. Con el FMI está el tema de su dificultad para aceptar que uno no haga las reformas que ellos quieren. El gobierno no está en condiciones de hacer la reforma laboral y la previsional. Después está el problema de si Argentina prefiera recibir una quita importante y empezar a pagar o retardar los pagos de la deuda sin ningún tipo de quita, pero dándose mayor tiempo para recuperar la economía".

    "Puede haber crecimiento económico sin crecimiento exportador significativo. El gobierno tendrá que trabajar en qué tipo de exportación está pensando, si petróleo o minería, o en otras más interesantes. El contexto internacional es malo, casi con estancamiento económico", subrayó.

    En el programa se informó a su vez acerca del triunfo del Partido Laborista del primer ministro Roosevelt Skerrit en la isla caribeña de Dominica, donde obtuvo 18 de las 21 bancas que tiene el Parlamento; y el encuentro ampliado del Movimiento Al Socialismo (MAS) de Bolivia, en el cual se aprobó la unidad del partido y se nombró a Evo Morales como jefe de campaña.

     

    El equipo de 'Voces del Mundo' está integrado por Telma Luzzani, Néstor Restivo, Mercedes López San Miguel, Franco Luzzani y Patricio Porta.

    Etiquetas:
    desafíos, hambre, Mauricio Macri, Alberto Fernández, crisis, deuda, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook