12:09 GMT +306 Diciembre 2019
En directo
    Voces del Mundo

    Chile y Argentina: hijas de genocidas desafían el pacto de silencio

    Voces del Mundo
    URL corto
    Por
    0 70
    Síguenos en

    "En mi infancia transité del amor al odio", dijo Vittoria Natto, hija de un torturador de la Marina chilena en épocas de Augusto Pinochet. Ella y la argentina Analía Kalinec, integrantes de 'Historias desobedientes', relataron el duro proceso de asumir que sus padres fueron genocidas. El grupo nació en mayo de 2017 y hoy ya cuenta con 150 miembros.

    La chilena Vittoria Natto y la argentina Analía Kalinec conforman el colectivo Historias desobedientes, que agrupa a hijos e hijas de genocidas de América Latina e, incluso, de Alemania. Ambas compartieron con 'Voces del Mundo' el difícil proceso de aceptar la realidad y asumir el compromiso ético por la justicia y la verdad histórica.

    "Reconocemos y pensamos al colectivo como un emergente social. No es casual que surja en Argentina, que ha juzgado con sus propias leyes a los genocidas, y no con tribunales ad hoc como hizo Alemania con los nazis".

    'El recorrido en derechos humanos activó a un colectivo de esta naturaleza, que ha podido traspasar la endogamia a pesar del ocultamiento. Hemos podido hacer conciencia. Nunca me hubiese enterado de los crímenes de mi padre sin los juicios de lesa humanidad", relató Kalinec, quien calificó su historia como una "tragedia familiar".

    Su madre falleció en 2015, y sus tres hermanas han asumido diferentes actitudes respecto a su padre, Eduardo Emilio Kelinec, condenado a cadena perpetua. "Las cuatro hermanas nacimos en dictadura. La mayor justifica de alguna manera lo sucedido, tiene la postura de los 'dos demonios'; luego estoy yo; la tercera tiene un perfil negacionista y no puede reconocer que mi padre cometió esos crímenes; y la más chica cree que está bien lo que pasó y que deberían haber desaparecido a más personas", lamentó. Incluso contó que su padre inició un juicio en su contra para desheredarla, ya que la considera "una hija indigna".

    "Es hasta humillante. Es una persona que desprecia a la justicia, y utiliza este mismo sistema para castigar y torturarme. Mi papá sabe cosas, tiene información sobre los desaparecidos y los niños apropiados. Recuerda todo, y hace alarde de eso pero mantiene el pacto de silencio", agregó.

    Historias desobedientes funciona a la vez como un espacio de acompañamiento y contención. El grupo nació en Argentina en mayo de 2017, luego de la masiva marcha en contra del intento de la Corte Suprema por conmutar las penas de los represores de la dictadura militar (1976-1983). Apenas eran tres mujeres, hoy ya son más de 150 (también algunos varones) integrantes de distintos países de la región.

    Natto, que ha cambiado su nombre y apellido, es hija de "el Perro", un torturador perteneciente a la Marina en épocas de Augusto Pinochet. "Como familia, desconocíamos su rol. Dentro de la orden que se le dio a mi padre estaba la de entregar a mi madre y a mí. Mi madre era seguidora de Salvador Allende. Me entero de esto a los 13 años. En mi infancia transité del amor al odio. Me dijo que había hecho un juramento por Dios, la Patria y la Bandera. Murió impune, no se lo procesó. Con el tiempo fui definiendo mi postura, pude reconsturime, armar mi propia vida. El colectivo somos muchos, cada uno de nosotros tiene una historia diversa".

    "Muchos integrantes vivieron una violencia que quedaba afuera, los genocidas como padres eran buenos. Pero estos casos convergen en una postura ética, reprochamos la conducta, el acto de nuestros familiares", explicó la integrante del capítulo chileno de Historias desobedientes.

    La historia de Natto causó desconcierto incluso en los organismos de derechos humanos, en un país donde aún hay grupos e individuos que reivindican abiertamente la figura de Pinochet y los crímenes cometidos por su régimen. "La respuesta inicial es sorpresa, recelo, estupor. Luego vino el cariño y el respeto inconmensurable de los organismos de derechos humanos. Nos invitan a marchar con ellos el 11 de septiembre, han dado espacio a nuestra aparición", continuó.

    Asimismo, reconoció que el reclamo por los derechos humanos se ha vuelto uno de los temas de las actuales manifestaciones en Chile. "Consideramos que las demandas del pueblo de Chile son justas. Son consecuencias de lo que ocurrió en dictadura. Las diferencias de salarios e injusticias sociales son por la Constitución del '80. Hay un resabio por este amarre constitucional de la dictadura. No puede haber diálogo mientras se mantenga la represión brutal en las calles".

    "Los responsables de estos delitos deben tener un castigo. El tema sigue siendo la impunidad durante la dictadura y en la mal llamada transición. La gente que está pagando condena es mínima", dijo.

    En el programa se informó a su vez acerca de la moción de repudio en contra del presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, que impulsa el diputado Eduardo Bolsonaro en el Parlamento brasileño, debido a su pedido para que liberen a Luiz Inácio Lula da Silva; la dimisión del ministro de Defensa de Colombia, Guillermo Botero, a causa del asesinato de ocho menores durante un bombardeo que tenía como objetivo a guerrilleros disidentes de las FARC; las declaraciones del titular de Defensa de Bolivia, Javier Zavaleta, sobre el crecimiento de la violencia postelectoral; la votación en la ONU en contra del bloqueo comercial y financiero impuesto por EEUU a Cuba; y las críticas del presidente francés Emmanuel Macron a la actitud de Donald Trump en la OTAN, a la calificó de estar en situación de "muerte cerebral".

     

    El equipo de 'Voces del Mundo' está integrado por Telma Luzzani, Néstor Restivo, Mercedes López San Miguel, Franco Luzzani y Patricio Porta.

    Etiquetas:
    genocidio, desaparecidos, dictadura, hijos, Chile, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik