En directo

    La guerra contra las drogas y una derrota global de Estados Unidos

    Telescopio
    URL corto
    0 111
    Síguenos en

    México quiere limitar las acciones y la inmunidad de los agentes de la DEA y del FBI en su territorio, mientras busca legalizar el consumo recreativo de marihuana. Esto implica dos nuevos reveses para Washington en su "guerra contra las drogas" declarada en todo el planeta hace casi 50 años.

    El 21 de junio de 1971 el presidente estadounidense Richard Nixon lanzó su cruzada antidrogas mientras era doblegado en Vietnam y estaba a punto el juicio político que anticiparía el fin de su mandato.

    "El enemigo público número uno de EEUU es el abuso de drogas. Para poder luchar y derrotar a este enemigo es necesario llevar a cabo una ofensiva nueva y plena, una ofensiva a escala mundial abordando los problemas con las fuentes de oferta", afirmó Nixon.

    Esa lógica domina desde entonces el escenario internacional. Dos ejemplos: el Plan Colombia y el Plan Mérida, creados por la Casa Blanca para combatir a los cárteles colombianos y mexicanos. La ofensiva también se tradujo en leyes punitivistas y prohibicionistas tanto en los países como a nivel de tratados internacionales.

    Un claro ejemplo es lo ocurrido en Uruguay, que en 2013 se convirtió en el primer país en producir, distribuir y vender marihuana para uso recreativo. Pero solo se puede comprar en efectivo porque los bancos nacionales o extranjeros fueron advertidos de que serían sancionados por EEUU en caso de intervenir en la transacción, ya sea por medios electrónicos o tarjetas de créditos.

    Hoy son cada vez más los países en la región y el mundo —incluyendo numerosos estados de EEUU— que están flexibilizando las leyes sobre la marihuana y otras sustancias. Por su parte, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes la acaba de sacar de la lista de sustancias duras y de reconocer sus propiedades medicinales.

    El frente interno

    "Las políticas de drogas mundiales en el último medio siglo han estado marcadas por las políticas estadounidenses. Empezamos a reflexionar sobre eso", dijo a Sputnik el periodista español radicado en México, José Luis Pardo, fundador y director del proyecto Dromómanos.

    "El 3 de noviembre se volvió a votar en varios estados por el no a la prohibición, con diferentes regulaciones y uso de marihuana. Incluso en Oregon despenalizaron la posesión de pequeñas cantidades de todas las drogas", explicó la motivación para escribir una columna de opinión sobre el tema en The Washington Post.

    En los controvertidos comicios presidenciales estadounidenses, varias consultas populares introdujeron cambios en materia de drogas, entre otros asuntos. En Oregon —que en 1973 había sido el primer estado en despenalizar el cannabis y legalizarlo en 2014— determinó que es legal el porte de cocaína o heroína para consumo personal.

    Otros cinco estados aprobaron legalizar la marihuana bajo diferentes circunstancias. En Nueva Jersey y Arizona lo hicieron para uso recreacional, mientras que en Dakota del Sur lo limitaron al uso medicinal.

    Algo similar ocurrió en Mississippi, donde se resolvió crear un programa de marihuana medicinal para pacientes con condiciones debilitantes. Por su parte, Montana votó dos iniciativas para legalizar, regular y gravar la marihuana recreacional para mayores de 21 años.

    Con estos ya son 16 los estados, más el Distrito de Columbia, los que legalizaron el consumo de cannabis, que sin embargo sigue prohibida a nivel federal.

    ¿Qué hará Biden?

    "Es verdad que en cuestión de la marihuana estamos viendo un cambio en los últimos años, bastante acelerado. Cuando empezamos este siglo, el prohibicionismo era prácticamente absoluto. Y ahora ya hay varios países y en EEUU votando la despenalización con diferentes leyes", destacó Pardo.

    Sin embargo, advirtió que no habrá un cambio de un día para el otro. Expresó cautela ante la posibilidad de que Joe Biden pueda rever el Plan Mérida, tal como lo sugirió el primero de diciembre la Comisión sobre Política de Drogas en el Hemisferio Occidental de EEUU mediante un informe.

    "Los dos países necesitan diseñar una nueva versión de la Iniciativa Mérida, basada en objetivos mutuos y métricas claras para evaluar el desempeño en el futuro", dice el documento, y fundamenta que el impacto de la capacitación y la asistencia otorgada en el marco del plan "sigue sin estar clara".

    "Yo siempre lo tomo bastante escéptico. Se pueden poner etiquetas pero hasta el momento y desde el discurso de Nixon en el 71, que se considera fundacional, hasta ahora que se va cumplir ya 50 años, las políticas estadounidenses no han cambiado esté quien esté en la Casa Blanca", afirmó el entrevistado.
    Etiquetas:
    Colombia, México, EEUU, política antidrogas, lucha contra las drogas, Plan Colombia, narcotraficantes, narcotráfico, drogas, marihuana, legalización
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook