En directo

    "Derrotado Trump, Bolsonaro va a tener que mirar mucho más a la región"

    Telescopio
    URL corto
    0 101
    Síguenos en

    El presidente argentino, Alberto Fernández, llamó a convertir al Mercosur en el buque insignia de la integración latinoamericana, tras recibir de Uruguay la presidencia pro tempore del bloque regional. El argentino y su par brasileño, Jair Bolsonaro, estuvieron cara a cara, aunque de manera virtual.

    El encuentro fue vía zoom, como ya lo había sido el anterior, cuando a mediados de 2020 el presidente paraguayo Mario Abdo Benítez entregó el mando semestral al uruguayo Luis Lacalle Pou, quien este miércoles 16 agradeció el apoyo recibido y lamentó no haber logrado su objetivo: concretar la ratificación del acuerdo comercial suscrito con la Unión Europea (UE).

    "Uruguay quería convencer a Europa de firmar el acuerdo como está porque no quiere abrir nuevamente procesos de negociación, especialmente porque el escenario mundial ha cambiado en función de la pandemia, de los resultados electorales en EEUU, de la composición de Comisión Europea", enumeró en diálogo con Sputnik Emanuel Porcelli, profesor de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.

    "Pero por otro lado está la cuestión de que si este acuerdo no se abre, creería que en estos términos no están dadas las condiciones para que algunos países europeos lo firmen. Además de la falta de estudios solventes y transparentes sobre el cuales son efectivamente las consecuencias que tendrá su implementación en nuestra región", planteó el experto.

    Gira a contrarreloj

    Porcelli se refería a los esfuerzos de última hora realizados por el canciller uruguayo, Franciso Bustillo, quien entre finales de noviembre e inicios de diciembre recorrió capitales europeas para intentar salvar el acuerdo y traer una nueva noticia a la cumbre.

    En ese viaje, el diplomático declaró que el Mercosur y la UE deben concentrar todos sus esfuerzos "en atar los cabos sueltos que han quedado pendientes desde aquel anuncio. Por la importancia del acuerdo y por la credibilidad internacional de ambos bloques (...) el tiempo apremia".

    Previamente, el embajador de la UE en Uruguay, Karl-Otto König, señaló que para seguir adelante sería necesario un "compromiso vinculante adicional" entre ambos bloques en términos de protección del medio ambiente.

    Hay ambiente

    Durante la reunión preparatoria de la cumbre de presidentes de este miércoles 16, los cancilleres emitieron una declaración de compromiso ambiental, que si bien no estableció parámetros claros, fue una primera señal.

    Más aún teniendo en cuenta que Brasil —el principal socio del bloque— mantiene una fuerte disputa con Europa en materia ambiental, además de haber amenazado con retirarse del Acuerdo de París y negar los efectos negativos de la deforestación de la Amazonía.

    "El acuerdo en general y la ratificación del Acuerdo Escazú permiten poner en agenda uno de los debe que tiene el Mercosur: discutir seriamente la cuestión ambiental. Un debe que viene al menos desde el conflicto argentino-uruguayo por las pasteras", recordó Porcelli la controversia que mantuvo las fronteras cerradas entre esos países entre 2005 y 2007.

    El presidente argentino dedicó parte de los 15 minutos que duró su intervención en la cumbre al tema ambiental. Sostuvo que es necesario instalar la idea de un "eco Mercosur, bajo en carbono y sustentable". "Debemos cuidar los bosques, las reservas de agua, el litio, el hidrógeno”, enfatizó en una de las tantas menciones a la "sustentabilidad".

    En sintonía, Bolsonaro dijo que "vamos a ser pragmáticos para superar nuestras diferencias", mostrándose dispuesto a colaborar para lograr objetivos comunes. Destacó también que el bloque "está en un momento crucial para alcanzar un crecimiento económico sustentable".

    Efectos colaterales

    Para Oscar Laborde, presidente del Parlasur, el órgano legislativo del Mercosur, la coyuntura obliga al mandatario brasileño a replantear su política exterior. Bolsonaro asumió la presidencia de su país en 2019, asegurando que analizaba retirarse del bloque, además de mantener varios cruces con el argentino Fernández.

    Laborde señaló a Sputnik que el triunfo del demócrata Joe Biden en EEUU es una noticia que "debilita a Bolsonaro en la región".

    El político argentino indicó que de haber conseguido Trump la reelección, Brasil estaba llamado a ser parte de un movimiento geopolítico que cambiaría el mapa regional, por ejemplo con el traslado "de las empresas estadounidenses desde China a Brasil".

    Para Laborde, la derrota de Trump perjudica menos a Brasil que a Bolsonaro, quien "tenía su gusto, influencia y autoridad en la región basada en Trump". De hecho, fue el último presidente integrante del G20 en felicitar a Biden.

    "Ahora [Bolsonaro] también va a cambiar, se va agarrar más a la región, derrotado Trump y yéndole mal a él en la elección municipal. Tendrá que mirar le guste o no más a la región", concluyó Laborde.
    Etiquetas:
    Amazonia, deforestación, desarrollo sostenible, acuerdo comercial, UE, Uruguay, Paraguay, Brasil, Argentina, Mercosur
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook