En directo

    40 años del Frente Farabundo Martí: "La lucha continúa en El Salvador"

    Telescopio
    URL corto
    0 111
    Síguenos en

    El Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) cumple este 10 de octubre 40 años de lucha política. En sus orígenes lo hizo mediante la lucha armada. Y desde 1992, tras la firma de los acuerdos de paz, como partido, gobernando el país entre 2009 y 2019.

    El aniversario de esta organización referencial para las izquierdas latinoamericanas llega en medio de una grave crisis política que enfrenta al presidente, Nayib Bukele, con los demás partidos políticos. El FMLN y el derechista ARENA eran las dos agrupaciones que dominaban la escena local hasta la irrupción del nuevo mandatario.

    "Estamos en un momento muy delicado del rumbo que pueda tomar este país", advirtió a Sputnik la jefa del bloque parlamentario del FMLN, la diputada Nidia Díaz.

    En febrero el mandatario asaltó el Parlamento apoyado por militares porque no le aprobaron unos fondos solicitados. Sin bancada propia capaz de sancionar sus propios proyectos, Bukele mantiene un duro enfrentamiento con ambas colectividades.

    Para Díaz el actual Gobierno "se caracteriza por el autoritarismo y tendencia hacia la dictadura, al querer imponer todo a la fuerza y no permitir el juego democrático".

    En febrero de 2021 están previstas las elecciones legislativas —consideradas un plebiscito para su gestión—, donde la ciudadanía podría otorgarle con el voto una bancada propia de peso.

    De lo contrario, tendrá que gobernar hasta 2024 en minoría y con los puentes rotos con el resto del sistema.

    Bukele tomó la posta presidencial de la mano de Salvador Sanchez Cerén (FMLN) el 1 de junio de 2019, poniendo fin a un ciclo de gobiernos de izquierda iniciados en 2009 con Mauricio Funes.

    Orígenes

    El 10 de octubre de 1980 empezó en El Salvador un proceso que marcó su historia hasta el presente. Cinco guerrillas confluyeron en el FMLN, nombre elegido como homenaje al dirigente comunista Agustín Farabundo Martí, fusilado por la Policía Nacional en el levantamiento campesino de 1932.

    A partir de su creación, la organización intensificó una lucha que venía desarrollando cada grupo por separado pero que compartían un mismo propósito: hacer caer un modelo político y económico fortalecido luego de 17 años de gobiernos conservadores del Partido de Conciliación Nacional, aumentando la pobreza y la desigualdad social.

    La represión a estos movimientos no consiguió doblegarlos. En 1979, la denominada Junta Revolucionaria de Gobierno derrocó al presidente Carlos Humberto Romero. El golpe militar terminó de instalar el clima de guerra civil, que tuvo en el FMLN un hito determinante. "Fue la maduración de la lucha del pueblo salvadoreño", dijo Díaz sobre la fundación del Frente.

    "Se reivindica el nombre de Farabundo Marti, un luchador incansable de aquellos años 30. Su heroísmo, valentía y capacidad de compromiso con el pueblo, su posición de clase que asume y su internacionalismo serán rescatados y resurgen en el FMLN", destacó.

    La paz rota antes de la paz

    Sobre aquellos tiempos y el clima social enturbiado tras el golpe del año anterior, Díaz recordó que "el diálogo era traición para los sectores del poder oligárquicos del país y para el imperio (...) y nos vimos envueltos en circunstancias históricas que nos llevaron al 10 de enero de 1980 a iniciar la guerra civil".

    "Toda esta lucha fue legitimada. En 1981 Francia y México reconocieron al FMLN como una fuerza representativa del pueblo salvadoreño, con derechos y como una fuerza beligerante, sumándose a ese reconocimiento otros países y resoluciones de la ONU, la OEA, la Unión Africana", enumeró.

    "Se reconocía la lucha del pueblo salvadoreño que se levantó en armas contra la opresión, represión y explotación, abriendo perspectivas de bienestar para los pueblos y respeto a sus derechos. Eso fue lo que sucedió en todos estos años de lucha", aseguró.

    El FMLN extendió la guerra a todo el territorio conformando "zonas bajo control" y "zonas de influencia", demostrando en 1983 ser una fuerza militar y política de gran peso.

    En 1989 presentó una nueva propuesta de diálogo en Washington, iniciando un recorrido que terminará tres años después en México con la firma del Tratado de Chapultepec, que puso fin a la guerra en enero de 1992.

    Una vida de lucha

    Actualmente Díaz es jefa de bancada del FMLN, liderando la lucha parlamentaria contra el actual Gobierno. "Ante todo, y sobre todo, desde los 13 años soy luchadora social, asumiendo diferentes responsabilidades, tareas, misiones y cargos", afirmó.

    "Fui comandante guerrillera durante toda la guerra civil", recordó. Para las elecciones de febrero se postulará una vez más a la Cámara para el período 2021-2024, "el último que me permite el estatuto del Frente".

    También estuvo en el primer diálogo del Gobierno con la guerrilla en 1984, integró la comisión política negociadora y fue una de las firmantes de la paz.

    Antes de eso, fue "herida y capturada en combate por un asesor cubano americano que trabaja para la CIA, Felix Rodriguez. Estuve 190 días prisionera y fui cambiada por canje humanitario con la hija del presidente de aquel momento, [José Napoleón] Duarte, junto con otras prisioneras de guerra".

    Díaz sostuvo que "para nosotros la política, tanto a través de la lucha social y armada, es el arte de hacer posible lo que hoy parece imposible. Y el reto es mantener la incidencia política en el país para que las transformaciones se sigan produciendo".

    Etiquetas:
    crisis política, Nayib Bukele, Centroamérica, Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), El Salvador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook