En directo

    Migrantes en Lesbos: "Los tienen en peores condiciones que a los criminales en Europa"

    Telescopio
    URL corto
    0 21
    Síguenos en

    Unas 5.000 de 12.000 personas se encuentran en el nuevo campo de contención para migrantes en la isla griega de Lesbos, construido de urgencia tras el incendio que arrasó con el campamento Moria. Desde Médicos Sin Fronteras alertaron a Sputnik que en pocos meses la situación volverá a colapsar.

    "Muchas personas no quieren ser trasladadas y todavía están viviendo a la intemperie porque prefieren seguir así a volver a lo que es este nuevo campo, que no tiene demasiadas buenas condiciones", dijo Josefina Martorell, directora para América del Sur de la organización Médicos sin Fronteras (MSF).

    El nuevo campamento —denominado Kara Tepe— fue localizado "junto al mar y con las condiciones climáticas que se vienen con el otoño europeo, la situación va ser muy complicada", señaló.

    • Médicos sin Fronteras atienden tras el incendio en Moria del 9 de septiembre.
      © Foto : Gentileza Médicos sin Fronteras
    • Médicos sin Fronteras atienden tras el incendio en Moria del 9 de septiembre.
      © Foto : Gentileza Médicos sin Fronteras
    • Médicos sin Fronteras atienden tras el incendio en Moria del 9 de septiembre.
      © Foto : Gentileza Médicos sin Fronteras
    1 / 3
    © Foto : Gentileza Médicos sin Fronteras
    Médicos sin Fronteras atienden tras el incendio en Moria del 9 de septiembre.

    Martorell destacó que tanto aquellas personas que optan por esconderse, como las que aún permanecen en la calles de la ciudad o las que ingresaron al nuevo campo enfrentan situaciones "muy complicadas".

    Esta nueva crisis migratoria en Europa estalló por el incendio que el 9 de septiembre arrasó con Moria: el mayor campo de migrantes, refugiados y solicitantes de asilo en el continente. Sin embargo, para MSF la catástrofe se estaba produciendo antes del siniestro.

    Estaban avisados

    "Explotó lo que era una bomba de tiempo que habíamos alertado desde hace años, sobre todo hace algunos meses. La situación era insostenible para las 12.000 personas que estaban viviendo en ese campo de contención", explicó.

    "Las condiciones son catastróficas, cada vez se van deteriorando más. Este campo estaba hecho para albergar a 3.000 personas y termina con el pico máximo de más de 17.000", cuestionó la entrevistada.

    Martorell relató que tras el incendio, MSF pretendía que "estas personas fueran trasladadas al continente y que los diferentes países de la Unión Europea (UE) se hicieran cargo de sus responsabilidades, recibiendo a los solicitantes de asilo".

    Sin embargo, con Moria destruida y en pleno proceso de construcción de Kara Tepe, la UE pactó un nuevo acuerdo migratorio en sustitución del acordado en 2015. Este incluía cuotas de personas que debía recibir cada nación. Pero muchos de los 27 miembros del bloque comunitario —principalmente aquellos nucleados en el Grupo de Visegrado como Eslovaquia, Hungría, Polonia y República Checa— nunca cumplieron con sus cuotas.

    Nuevas viejas reglas

    El nuevo convenio cambia la lógica, eliminando cuotas de acogida a cambio de mecanismos y responsabilidades de cada Estado para devolver a los migrantes que pretenden ingresar a Europa.

    "Estas personas están escapando de sus países, Afganistán, Irak y Siria, en conflicto armado desde hace muchísimos años. Con sus condiciones de vida deterioradas se terminan encontrando con una situación aún peor. Son tratados como si fueran criminales, y los detienen en condiciones peores a las que tratan a criminales en Europa", criticó Martorell.

    La directora suramericana de MSF consideró que, más allá de este cambio en la política migratoria, desde antes detectaban "las consecuencias de la acción deliberada de la política europea sobre las personas, sobre todo en la salud mental. Vemos niños y niñas menores intentando suicidarse en estos campos porque no ven otra escapatoria. Esto tiene que parar", reclamó.

    "La política europea es regresar a todas esas personas, no dejarlas en las islas pero tampoco ponerlas en el continente, sino regresarlas a sus países donde corren riesgo de vida. La situación está empeorando y no se escucha a las organizaciones que estamos trabajando en el terreno, y no cuentan por qué [estos migrantes] escapan de sus países", concluyó.
    Etiquetas:
    Médicos Sin Fronteras (MSF), Grecia, UE, refugiados, campo de refugiados, Lesbos, migrantes
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook