En directo

    Directora regional de ONU Mujeres: "Vivimos en el reino de los hombres todavía"

    Telescopio
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    "En la primera línea de la atención a la pandemia, 74% de las trabajadoras en el sector salud son mujeres, sean médicas, nurses, enfermeras, anestesistas, o las que limpian y mantienen todo libre de virus", destacó en entrevista con Sputnik la directora regional para las Américas y el Caribe de ONU-Mujeres, María Noel Vaeza.

    Sin embargo, a la hora de tomar decisiones en los sistemas de salud, el porcentaje femenino se reduce a 20%. Esta inequidad se agrava aún más teniendo en cuenta que la brecha salarial en este ámbito llega a 28% a favor de los varones, remarcó Vaeza.

    La funcionaria, de origen uruguayo, dijo que este panorama reproduce las relaciones de poder en todos los rubros, fundamentalmente en el político institucional: los parlamentos de la región están integrados 75% por legisladores mientras que en las alcaldías esa proporción crece a 85%.

    "Vivimos en el reino de los hombres todavía, por eso tenemos que mirar las cosas de otra manera", propuso Vaeza, quien explicó que desde la regional de ONU Mujeres vienen poniendo la mirada en las medidas gubernamentales para contención social y económica de la crisis sanitaria.

    "Nos preocupan mucho las medidas fiscales que se están tomando porque son neutras con relación al género, no tienen esa mirada tan importante que es dónde van a surtir efecto, y lo van a hacer en la sociedad, que está dividida en hombres y mujeres, obviamente", planteó.

    Hay miradas y miradas

    Entre las iniciativas que respaldan tanto ONU Mujeres como la Cepal, Vaeza mencionó la necesidad de "tener un salario universal".

    Este debería alcanzar a las más vulnerables, las "mujeres de los pisos pegajosos: aquellas que quedaron embarazadas y tienen entre 14 y 17 años, muchas veces por agresiones sexuales, que han tenido que salir del sistema educativo y que utilizan su tiempo en tareas no remuneradas casi totalmente".

    En la pospandemia, "la falta de empleo y de empleo digno va a ser un tema que a la mujer va afectar mucho, porque se viene automatización. Se mezcla el pos-COVID con automatización y la revolución tecnológica y obviamente la mujer se verá más afectada porque tiene menos acceso a recursos tecnológicos".

    Por eso, "una mirada que solo atiende el elemento masculino deja de lado al 50% de la población que piensa distinto, porque somos distintas", remarcó.

    "No pretendemos igualdad en el sentido de que si esto lo hace el hombre lo tiene que hacer la mujer, no. Que nos admitan en la mesa para que nos escuchen con respeto y dignidad, porque muchas veces nos invitan la mesa y no nos respetan ni nos dejan hablar", graficó.

    Complementariedad o barbarie

    "No es posible seguir hablando de blanco y negro, mujer y hombre, tenemos que hablar de atletas, tanto hombres como mujeres, hablar de políticos, tanto hombre como mujeres", reflexionó Vaeza.

    Para la funcionaria regional, por motivos culturales y sociales, entre otros, las mujeres desarrollaron "destrezas distintas a las del hombre, complementarias".

    Ejemplificó los beneficios de incorporar la visión femenina con datos del mundo privado: "Cuando hombre y mujer trabajan a la par en una empresa, esa empresa gana 25% más. ¿Sabes por qué? Por esa mirada distinta de un mercado que también integramos".

    Las dificultades y trabas para que las mujeres tengan mayor incidencia en las decisiones que las involucran se explican por "un tema de poder", basado "en el estereotipo del hombre que quiere dominar, tener control. Y al ser un tema de poder no hay respeto y no se considera que la mujer tenga sus derechos humanos", afirmó.

    "Yo no llamo a los hombres cavernícolas", aclaró Vaeza. Los que piensan que "todavía estamos en las cavernas", son aquellos "hombres que creen que tienen que dominar a esa mujer, que no le puede dejar hacer determinadas cosas… estamos en 2020, hubo una evolución, sobre todo mental de reconocer la dignidad de la mujer", enfatizó.

    Y sin embargo…

    Pese a los logros obtenidos y reconocidos a lo largo de la historia por el movimiento feminista, "el poder" acumulado por los varones y la negativa a cederlo condicionan el desarrollo de las mujeres.

    En tiempos de crisis económica, de restricción de libertades y de cierto ánimo crispado por el aislamiento, la violencia en los hogares aumentó.

    "En la región tenemos 30% más de llamadas y denuncias de violencia contra las mujeres. El hombre, si se siente acorralado porque perdió su trabajo, no puede traer dinero al hogar, se siente mal y evidentemente se desestabiliza", resumió Vaeza.

    En ese contexto, "vuelven sus instintos de poder, dominio y control. Evidentemente están enfermos porque una persona sana no puede hacer eso, se la agarra contra la mujer y por eso estan subiendo los femicidios y las agresiones".

    Sobre el impacto de la pandemia dentro de los hogares, la directora regional de ONU Mujeres dijo que también está permitiendo valorizar el trabajo no remunerado de las mujeres, desde el cuidado de niños y ancianos, pasando por la higiene de la casa, el apoyo escolar a los hijos y las compras y preparación de alimentos.

    Al no asumir la corresponsabilidad de todas esas actividades "el hombre está perdiendo la esencia de la vida, un padre que no se ocupa de su hijo está perdiendo ese momento de amor incondicional que surge cuando uno es madre y se ocupa de su hijo. El padre puede revivir ese momento a pesar de que no haber sido quien parió ese hijo", no remarcó.

    En los hogares en los cuales los varones se ocupan más de sus hijos, "hay niños, padres y en definitiva parejas más felices", y al mismo tiempo "esos niños van a ser mucho menos violentos porque ven un contrato social de que los dos nos ocupamos de vos, los dos limpiamos, estamos atendiendo a tu educación", que concluyó.
    Etiquetas:
    Igualdad laboral, igualdad de género, violencia contra la mujer, mujeres, violencia de género, atención médica, enfermeros, COVID-19, pandemia de coronavirus, ONU Mujeres
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook