En directo

    Consecuencia del coronavirus: la "fractura total" del sistema internacional

    Telescopio
    URL corto
    173
    Síguenos en

    "Va a haber muchos perdedores. Habrá que ver cómo se reestructura el tablero global después de la crisis", planteó a Sputnik Matías Rott, máster en Estudios Internacionales, sobre el impacto que tendrá el COVID-19 en la puja que las principales potencias mantienen por el liderazgo mundial.

    Según el experto argentino, lo que está claro es que si al sistema ONU surgido tras las Segunda Guerra Mundial —cumplirá 75 años el 9 de mayo— se le "veía un resquebrajamiento" previo a la pandemia, "ahora hay una fractura total".

    Para Rott lo que sintetiza esta situación es la suspensión por parte de EEUU de los aportes a la Organización Mundial de la Salud (OMS), organismo satélite de las Naciones Unidas.

    El director y cofundador de la consultora argentina Intauras considera que la pandemia es una suerte de cisne negro en las relaciones internacionales, como lo fueron otros dos hechos de la historia reciente.

    "Un cisne negro fue la caída de la URSS porque reacomodó el tablero global y otro el ataque del 11 de septiembre en EEUU", indicó. "El coronavirus también lo va a cambiar todo porque hay una gran destrucción económica y de liderazgos personales y estas cuestiones generan traumas sociales", agregó.

    En relación con el resquebrajamiento del sistema ONU por las fisuras generadas entre los socios occidentales y la escalada que en los últimos 20 años venía haciendo Rusia y China, Rott opinó que el gigante asiático es el que tiene más para perder. Por ejemplo, mencionó que tanto la Unión Europea como EEUU "ya empezaron a sacar sus empresas" del territorio chino.

    Rott señaló las críticas a China por el manejo de la información y las medidas tomadas ante el inicio de la pandemia, que han llevado, por ejemplo, al estado de Misuri (EEUU) a denunciar penalmente al país asiático por los daños y perjuicios ocasionados por el brote.

    Otros países también cuestionan el desempeño de Pekín, no sólo por la forma en la que condujo inicialmente la crisis, sino también por cómo lo está haciendo ahora, por ejemplo, con el envío de barbijos defectuosos a Australia.

    Choque de gigantes

    "China está en un momento en el que necesita urgente cambiar de imagen porque el coronavirus la deterioró a nivel global. Su imagen como superpotencia cuestionadora de EEUU ha decaído porque no ha podido contener la situación", sostuvo el entrevistado.

    Este retroceso aparente de China en su ascenso al liderazgo global no quiere decir que sea aprovechado por EEUU, cuyo presidente también viene siendo muy cuestionado por el abordaje de la crisis sanitaria internacional e internamente. A tal punto que una reelección que a principios de año se especulaba obtendría fácilmente en noviembre, ahora está puesta en duda.

    "EEUU es una caja de Pandora en este momento. Donald Trump tuvo dos crisis: una el huracán que golpeó Puerto Rico y esta del coronavirus. Su gestión no fue adecuada en ninguna de las dos", sentenció Rott.

    El experto consideró que en esta crisis Rusia no tendrá los problemas de China, su aliado estratégico y complementario en el impulso a un nuevo orden mundial multilateral. "Rusia no se ha visto envuelta en escándalos como China. Uno ve que China ha enviado equipamiento defectuoso, millones de máscaras a Alemania con problemas, por ejemplo", añadió.

    ¿Y Rusia?

    "Rusia está manteniendo un perfil bajo y eso lo favorece. Es muy interesante porque se nota que está contribuyendo a nivel global", pero no hace campañas mediáticas para difundir estas acciones. "Es como una posición mucho más altruista (...) doy una mano sin tener que andar diciendo que lo hago", señaló el analista.

    Rott consideró que la situación deja a Moscú "en una situación relativamente estable en referencia a la caída de los otros dos (EEUU y China), y desde ese punto de vista valoró como "bastante acertada" la política exterior del presidente, Vladimir Putin, respecto al coronavirus.

    Para Rott, en cuestión del poder blando, la Federación rusa "actuó de manera muy correcta, prestando ayuda a nivel internacional pero no haciendo gala de ello, lo que demuestra que prefiere un perfil bajo, hacer las cosas y no estar encendiendo la llama en todo el mundo. Es muy valorable decir, 'vamos despacio, callados la boca y con una posición altruista que es la que se necesita para seguir'", resaltó.

    Sin embargo, estos aspectos vinculados "a la diplomacia" de la crisis no garantizan que la potencia euroasiática se vea beneficiada también en otros sectores. "Habría que ver cómo influye la caída de la actividad global en su economía", destacó el director de Intauras.

    En este sentido, afirmó que es necesario esperar para ver cómo afecta la caída de los precios de los commodities energéticos, ya que gran parte de su economía está muy anclada en ellos y "un parate global implica que el poder económico de la Federación también se verá afectado".

    Etiquetas:
    Vladímir Putin, Donald Trump, coronavirus en Europa, coronavirus de Wuhan, China, Rusia, pandemia de coronavirus, coronavirus, COVID-19, EEUU, ONU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook