En directo

    El virus del poder: en Irlanda rivales históricos se unen para evitar que Sinn Féin llegue al Gobierno

    Telescopio
    URL corto
    0 80
    Síguenos en

    El primer ministro en funciones de Irlanda, Leo Varadkar, retomó su rol de médico en plena crisis del coronavirus, en un intento por revertir su baja popularidad y por impedir que el izquierdista Sinn Féin, ganador de las elecciones del 8 de febrero, llegue al Gobierno.

    La enfermedad COVID-19 evidenció los principales problemas que dominaron la campaña electoral que el 8 de febrero terminó con un triunfo histórico del partido de izquierda nacionalista Sinn Féin: vivienda y salud. Varadkar —cuyo partido Fine Gael salió tercero— tuvo que adoptar medidas reclamadas desde antes que estallara la enfermedad en la nación.

    El 29 de febrero se conoció el primer positivo de COVID-19 en la República de Irlanda. Desde entonces se diagnosticaron 5.364 casos, de los cuales 25 se recuperaron y 174 murieron. Frente a esta situación, el Gobierno adoptó una medida radical: la nacionalización de todos los hospitales privados para garantizar una cobertura igualitaria y gratuita a toda la población.

    Este martes 7 de abril Varadkar, médico de profesión, volvió a vestirse con su túnica para sumarse al personal que enfrenta la pandemia en un sistema de salud muy deteriorado. "La sanidad irlandesa lleva décadas de crisis y se ha incrementado mucho más en los últimos tres o cuatro años con larguísimas listas de espera", explicó a Sputnik desde Dublín Soledad Galiana, conductora en la radio comunitaria Near FM y periodista del diario vasco Gara.

    "Se supone que hay medio millón de personas en lista de espera para ver a un profesional especializado sanitario en un hospital, en una población de 4,5 millones de personas. (...) Además de ello teníamos las típicas imágenes de decenas de personas esperando a que se los ingresara, había camas pero no personal para atenderles. Y en ese momento tan terrible ha llegado esta crisis sanitaria", resumió la entrevistada.

    "Muchas acciones que este Gobierno en funciones había desestimado tan solo unos meses, como por ejemplo la congelación de los alquileres, prohibición de desahucios y la nacionalización de la sanidad privada, se han ejecutado ahora mismo", destacó Galiana. Además "se está obligando a los bancos a que consideren el tema de los préstamos para la vivienda para que no cobren intereses".

    Las contradicciones del sistema

    "Este es un país con un crecimiento económico muy alto pero ficticio basado en la inversión extranjera por las grandes multinacionales que se han asentado en Irlanda por el nivel muy bajo de impuestos", señaló Galiana al comentar que en marzo el país volvió a estar a la cabeza del crecimiento económico en la Unión Europea.

    La situación actual, donde "hay muchos multimillonarios y muchas personas que viven al dia", es responsabilidad desde 1921 de dos partidos: el Fine Gael (FG) y el Fianna Fáil (FF).

    "La situación política es un tanto extraña, los dos partidos que se han alternado en el Gobierno desde las fundación del Estado hace casi 100 años —porque hasta entonces fue colonia británica—, parten de la misma ideología, nacionalista de liberación en esos momentos, pero también conservadores", explicó la periodista.

    A pesar de haber salido victorioso de los comicios, el Sinn Féin no logró encabezar las negociaciones para formar Ejecutivo, al tener en contra a los dos partidos tradicionales, lo cual lo deja muy lejos de la mayoría necesaria para hacerlo, a pesar de que el 20 de febrero Varadkar renunció.

    "Lo que está muy claro es que si el FF y FG entran al Gobierno juntos posiblemente ello se traduzca en dos soluciones a medio y largo plazo. Que finalmente se unifiquen en una sola fuerza política o que realmente uno de ellos va a desaparecer", analizó la periodista.

    No hay peor sordo que…

    Los líderes de los partidos históricos vienen negociando un acuerdo a espaldas del Sinn Féin. Ante esta realidad su líder, Mary Lou Mcdonald, advirtió de consecuencias inesperadas si se excluye no solo en la formación sino en la negociaciones para esa formación de Gobierno a un cuatro del aprobacion irlandesa que es la que ha votado por su partido, explicó Galiana.

    Durante la campaña electoral, propuestas tales como la nacionalización de la sanidad privada y la congelación de las rentas "fueron parte del programa electoral del Sinn Féin y es algo que han defendido en el Parlamento irlandés en las últimas semanas".

    Otro de los acuerdos que alcanzó el actual Gobierno para mitigar el impacto de la crisis sanitaria fue proporcionar ayuda económica a la gente que ha perdido empleos por cierre de negocios, que también era una bandera de SF.

    La actuación del Gobierno en funciones durante la crisis le ha valido a Varadkar un incremento en su popularidad, que llegó a 35 % después de unos índices bajísimos, según la entrevistada.

    "Lo que tenemos que ver cuando acabe la crisis es cómo van actuar los dos partidos. Si en un año nos encontramos con la misma crisis en temas de sanidad, vivienda, etcétera, podremos ver que cuando vuelva a haber elecciones el SF será aún más beneficiado (...) porque la población necesita y votó por un cambio real", concluyó Galiana.

    Etiquetas:
    crisis, economía, sistema de salud, gobierno, Sinn Féin, coronavirus, pandemia de coronavirus, COVID-19, Irlanda
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook