05:57 GMT +311 Diciembre 2019
En directo
    TELESCOPIO

    Chi, chi, chi, le, le, le: ¿del Estado de Guerra a una nueva Constitución?

    Telescopio
    URL corto
    El referéndum para una nueva Constitución de Chile en 2020 (7)
    0 40
    Síguenos en

    El Gobierno y la oposición acordaron un plebiscito para decidir si se debe modificar, y cómo, la Carta Magna. El documento titulado 'Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución', consensuado entre el oficialismo y la mayor parte de la oposición, convoca para abril de 2020 un plebiscito.

    En la consulta popular, los chilenos deberán definir si quieren una nueva Constitución y si este proceso debería afrontarse a través de una Convención Mixta Constitucional o una Convención Constitucional.

    La validación parlamentaria mediante una mayoría de dos tercios fue el factor principal que impidió que el Partido Comunista y parte del Frente Amplio se negarán a firmar el acuerdo. Consideran que con este porcentaje "la derecha se reserva el poder de veto" para evitar que las principales demandas sociales queden plasmadas en una eventual Carta Magna.

    "Eso quiere decir que la derecha sigue insistiendo en su lógica pinochetista y neoliberal de la actual Constitución en la que también con un tercio de los votos ellos tienen el poder de veto", dijo a Sputnik Pedro Santander, periodista y licenciado en Comunicación Social por la Universidad de Chile.

    "Lo que no está absolutamente claro es si ese poder de veto de un tercio va a ser para cada artículo, para cada capítulo o para todo el texto constitucional", puntualizó, y explicó que las fuerzas que no firmaron reclamaban que la mayoría necesaria fuera de tres quintos del Congreso.

    El acuerdo suscrito debe ser transformado en un proyecto de ley y es ahí donde surgen las interrogantes sobre el alcance real del plebiscito

    "Según la actual Constitución son dos tercios del Parlamento, lo cual es sumamente alto, lo que deja un poder de veto a la derecha que no quiere cambiar el texto", expresó el director del Área Ideas políticas, conflicto y cambio social de la Fundación Chile 21, Daniel Grimaldi. 

    Para el académico eso "deja abierta la puerta para que los partidos, que están sumamente deslegitimados capturen en sí el proceso constituyente, lo que dejaría afuera a organizaciones de la sociedad civil que participaron fuertemente y al ciudadano común. No hay aquí lugar para el ciudadano común".

    "La derecha firmó el acuerdo pero si no lo respeta luego, puede esto quedar en nada. Pienso que sería una jugada muy torpe porque llamaría a la gente a salir a la calle nuevamente, con mayor violencia",  apuntó Grimaldi.

    Para Santander, una vez se conozcan claramente el mecanismo y sus protagonistas, hay algunos aspectos que no deberían quedar afuera de la reforma. 

    "Los ejes principales deberán pasar porque la Constitución actual que nos rige, que es neoliberal, sea reemplazada por una de derechos, que consagre los mecanismos de participación social y de derechos civiles que no tenemos", apuntó.

    También definió como primordial que la nueva redacción de ese texto fundamental  "permita recuperar una serie de cuestiones como el agua, que está privatizada en Chile, que ponga la defensa de derechos humanos en un nivel constitucional amplio y que en el fondo opere para desprivatizar la vida de los chilenos".

    "La actual no consagra ni el derecho a la educación ni a la salud, más bien habla de que son los privados los que tienen que encargarse de eso", resumió Santander.
    Tema:
    El referéndum para una nueva Constitución de Chile en 2020 (7)
    Etiquetas:
    reforma constitucional, Sebastián Piñera, Constitución de Chile, Chile
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik