23:48 GMT +311 Diciembre 2019
En directo
    TELESCOPIO

    Arabia Saudí, ante la necesidad de pacificar la zona para el tránsito de sus buques petroleros

    Telescopio
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    "La guerra en Yemen va a continuar hasta que una fuerza consiga supremacía sobre la otra", dijo a Sputnik el magíster en Estudios Internacionales, Matías Rott, sobre el conflicto en la península arábiga.

    Para Rott, si el Estado es el que ejerce "el monopolio legítimo de la fuerza coercitiva", en el caso de Yemen, "ninguna de las dos posiciones está con capacidad para ejercer ese monopolio".

    El conflicto estalló en 2014 cuando rebeldes hutíes proiraníes y fuerzas leales al expresidente Saleh derrocaron al presidente prosaudí Mansur Hadi, que se refugió en el exterior. El 25 marzo de 2015 comenzó la Operación Tormenta Decisiva a cargo de una coalición de Estados árabes, comandada por los saudíes para intentar repeler a las fuerzas hutíes.

    De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas son 320.000 las personas muertas de manera directa, y se cuentan por millones los desplazados y afectados por la hambruna.

    Historia y presente del conflicto

    "Cuando uno ve cómo están posicionados y qué ciudades controla cada uno de los grupos, es igual a cuando eran dos Yemen", comparó Rott, cofundador y director de la Consultora Intauras.

    Se refería a la unificación de la República Árabe de Yemen (Yemen del Norte) y la República Democrática de Yemen (Yemen del Sur) en mayo de 1990.

    La primera guerra civil empieza en 1994, indicó el experto. Pero el actual conflicto tiene otros componentes, en primer lugar, el aumento de la influencia iraní en la región y su participación en la guerra contra el terrorismo en Siria.

    La ruptura unilateral de EEUU del acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015 ha sido otro factor que ha incidido en la región, porque tras la firma del pacto, el país persa había vuelto a comerciar su petróleo, opacando a los saudíes, aliados históricos de Washington.

    Uno de los problemas fundamentales para los saudíes es la seguridad de sus buques petroleros, afirma Rott. Riad "encuentra que está en tres cuellos de botella": el primero se vincula con el estrecho de Bab el-Mandeb ubicado en Yemen, porque es la ruta de los barcos petroleros.

    "El segundo cuello de botella es Irán, porque si ellos realizan un ejercicio militar los barcos de Aramco no pueden pasar por el estrecho de Ormuz", y el tercer cuello de botella es el Canal de Suez.

    "Los problemas en Ormuz y en Bab el-Mandeb hacen que los costos de seguros y fletes sean enormes para Arabia Saudí", aseguró Rott.

    Aramco y después

    El ataque del 14 de septiembre a Aramco puso de relieve aún más estas vulnerabilidades saudíes, un reino cuya economía depende en más de 90% de los ingresos petroleros.

    En este contexto, el director de Intauras indicó que Riad "está pensando en crear un nuevo puerto en Omán para evitar el estrecho de Ormuz y salir directamente a aguas internacionales".

    Pero eso tampoco sería solución, ya que "el problema que tiene esa región es la presencia de Al Qaeda y que queda a tiro de los yemeníes”, manifestó Rott.

    Etiquetas:
    guerra, petróleo, Yemen, Arabia Saudí
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik