Widgets Magazine
17:08 GMT +314 Octubre 2019
En directo
    Telescopio

    Operación Bagratión, la ofensiva que liberó a Bielorrusia de la masacre

    Telescopio
    URL corto
    0 120
    Síguenos en

    El 22 de junio de 1941, con la Operación Barbarroja, Adolf Hitler invadió la Unión Soviética. Tres años después, en la misma fecha, los nazis comenzaron a ser expulsados con la Operación Bagratión del Ejército Rojo. Se llamó así en homenaje a un héroe de guerra durante la invasión francesa de Napoleón Bonaparte, a principios del siglo XIX.

    Tanto en una como en otra ocasión, el territorio bielorruso fue clave dada su naturaleza de puente geográfico entre Europa y Rusia.

    "Durante su larga historia Bielorrusia se encontró en el epicentro de los conflictos bélicos de sus grandes vecinos", explicó a Sputnik el embajador de ese país acreditado ante el Gobierno de Argentina, Vladzimir Aztapenka.

    Antes de Bonaparte había sido el enfrentamiento sueco-ruso en el siglo XVIII y a principios del siglo XX el conflicto entre Rusia y Alemania.

    "Pero lo que pasó en mi país durante la Segunda Guerra Mundial no se puede comparar y para un hombre moderno es difícil de imaginar", declaró. Y aportó una serie de cifras que permiten dimensionar el desastre.

    "En más de 1.000 días de la ocupación, los invasores alemanes quemaron, destruyeron y saquearon 209 ciudades y centros regionales, 9.200 aldeas, 10.000 empresas, todas las instalaciones eléctricas, más de 500 monumentos culturales, 6.000 escuelas, 200 librerías, 26 museos… Una lista que puede seguir prácticamente sin interrupción", explicó Aztapenka.

    El embajador en Argentina aportó otros datos. En este caso sobre el costo en vidas humanas que dejó la ocupación nazi: "Perdimos uno de cada tres habitantes. Antes de la guerra la población era de 10 millones y en 1945 quedó en menos de 7 millones. Recién logramos recuperar los 10 millones en los años 90 del siglo pasado".

    Nacido en 1962, Aztapenka dijo ser parte de "la primera generación de bielorrusos" que no vivió nunca en guerra. Sin embargo la última gran guerra dejó secuelas en todas las familias, también en la suya.

    "Mis padres tuvieron suerte de sobrevivir a la ocupación siendo niños, pero ambos abuelos dieron su vida en la batalla contra los nazis. Llevo el nombre Vladzimir en memoria del hermano mayor de mi padre, que a la edad de 18 años se juntó al Ejército Rojo y pereció en 1944: tres hombres de la familia desaparecieron", dijo el embajador.

    Sobre esas ruinas sociales y físicas comenzó la reconstrucción una vez terminada la guerra. Desde su liberación transcurrieron 75 años y en la actualidad el país consiguió logros sorprendentes que lo ubican dentro de los mejor posicionados del mundo en el índice del desarrollo humano.

    "Hubo que crear de nuevo la industria, la agricultura y asegurar su desarrollo sostenible. Después de la disolución de la URSS, Bielorrusia se ha convertido en un país soberano e independiente, aportando a la seguridad regional e internacional y con una economía abierta", destacó.

    Por eso cada 3 de julio, la fecha del año 1944 en que la operación Bragation liberó finalmente a Bielorrusia, fue adoptada con el tiempo como el Día de la Independencia.

    "Mantenemos la memoria. Se pasa de una generación a otra y decimos 'nada ni nadie será olvidado'. Por eso celebramos en cada rincón del país con muestras de aprecio y agradecimiento a los veteranos de esta guerra, quedan pocos, pero quedan. Los conocemos a cuantos son por sus nombres", manifestó Aztapenka.

    Etiquetas:
    masacre, libertad, Bielorrusia, operación Barbarroja
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik