En directo
    Telescopio

    "Salimos 46 personas de Níger, seis llegamos vivos a destino"

    Telescopio
    URL corto
    0 80

    El 95% de las personas que migran desde África a Europa muere en el camino y de los que llegan, solo 1% se integra socialmente, afirma Ousman Umar, quien se encuentra dentro de ese ínfimo porcentaje. Con 13 años se fue de Ghana para encontrar "el paraíso europeo", pero antes de lograrlo debió vivir un verdadero infierno.

    Cruzó el Sahara caminando durante tres semanas y sobrevivió tomando orina. Se salvó de morir ahogado dos veces en las tristemente famosas pateras, en las que vio morir a muchos de los que habían iniciado incluyendo a su mejor amigo. También se salvó cuando quedó a la merced de las redes de tráfico de personas.

    Y una vez más, la última, cuando llegó a España en 2005 creyendo haber desembarcado en el paraíso soñado. Hoy, con 28 años, está convencido de que no hay lugar donde uno pueda "estar mejor que en tu casa, tu gente, tu cultura, tu comida, tus amigos de toda la vida. Ellos pueden venir a España como turista, pero la solución está en tu casa", aseguró en entrevista con Sputnik.

    "Yo salí con 13 años de Ghana, uno de los países de África donde las personas no mueren de hambre y no hay guerra estatal desde 1957, que es cuando obtuvo la independencia. Es uno de los países más pacíficos de África", afirma Umar, que acaba de publicar un libro con su historia: 'Viaje al país de los blancos'. 

    Ousman Umar
    © Foto : Gentileza Ousman Umar
    Ousman Umar

    Su motivación para irse fue ver pasar un avión y pensar que era algo que en su país no se hacía. El vuelo de esa máquina encendió en él las ganas de saber de dónde venía y conocer todo lo que allá se podría hacer.

    "No ha sido nada fácil recordar y remover todos aquellas vivencias, torturas y crueldades para poder dar a conocer y sensibilizar a todas las personas que puedan leer esta historia", explicó.

    Relató que cuando partió de Níger rumbo a Libia su grupo estaba compuesto por 46 personas: "Nos abandonaron en el medio del desierto. Estuvimos tres semanas para cruzarlo. Incluso había que mear para beberlo y sobrevivir. Seis llegamos vivos a destino, sin tener en cuenta la cantidad de cadáveres que encontramos por el camino. Esto es lo que no se ve, lo que no sale en las noticias".

    Una vez en Libia trabajó de lo que pudo hasta reunir 1.800 dólares. Umar recordó que volvió a "caer en la red de traficantes porque mi objetivo era llegar al país de los blancos, el paraíso. Me dijeron que tardaríamos 45 minutos. Suena a chiste, pero si estamos ante una persona que no tiene formación o que no sepa interpretar un mapa como yo era, obviamente no tiene recursos para rebatir esta información".

    Ese viaje terminó en tragedia, y tuvieron que recalar en Mauritania, donde "la mafia nos dio material para fabricar otras dos pateras, de las cuales una se hundió al salir con mi mejor amigo Musa, uno de los que sobrevivió en el desierto. Murieron más de 150 personas que iban en esa patera".

    Sobre esos momentos propone imaginar "la agonía" que significa "estar sentado en un bote durante 48 horas pensando cada dos minutos que morirás; sin beber ni comer ni dormir. De donde salimos era el Atlántico así que las olas no son ninguna broma. El susto cada vez que ves una ola te mata".

    Ya en España y tras vivir en la calle conoció un matrimonio catalán con el que fue tejiendo vínculos hasta que lo adoptaron y se convirtieron en familia. Umar había finalmente llegado a destino.

    Ousman Umar con padres adoptivos
    © Foto : Gentileza de Ousman Umar
    Ousman Umar con padres adoptivos

    Trabajó y estudió hasta recibirse en 2017 en Administración de Empresas, Relaciones Públicas y Marketing. Y en 2018 obtuvo un diplomado en Gestión y Dirección de ONG´s.

    Para entonces ya había creado la suya en 2012, la ONG NASCO Feeding Minds, cuyo objetivo es formar una red de aulas de informática en escuelas rurales de Ghana. La finalidad es familiarizar a los niños y las niñas con las herramientas digitales y facilitarles el acceso a la información.

    "La solución de la migración no está en el mar ni en usar barcos grandes para rescatarnos… la única solución viable, aunque es a largo plazo, es dar la información y la formación en el país de origen", sostiene Umar.

    Su primera acción como director de la ONG fue el año de la fundación: "En 2012 con mi sueldo de bicicletero compré 45 ordenadores, contraté dos profesores y puse en marcha la primera aula informática en un escuela de 85 alumnos. Actualmente tenemos 8 aulas informáticas, 19 escuelas que la utilizan y más de 11.000 niños y niñas que ya pasaron por las aulas".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    migración, Sahara, Ghana, España, África