Widgets Magazine
En directo
    Telescopio

    Sartori, el millonario "con hijos medio rusos" que quiere ser presidente de Uruguay

    Telescopio
    URL corto
    175

    Con críticas desde su propio Partido Nacional, el empresario uruguayo Juan Sartori es la nueva sensación de la política local. Asegura que ya logró todos sus objetivos en el mundo privado y que ahora quiere "aprovechar la experiencia en beneficio del país", y afirma que "no hay que asustarse de Jair Bolsonaro”.

    En un país que cuenta con dos de los partidos políticos más antiguos del mundo (el Colorado y el Nacional) y donde los candidatos a presidente (en particular) o cualquier cargo electivo rara vez tienen menos de 50 años, que un dirigente de 37 recién llegado a la política quiera ser presidente es ya de por sí algo revolucionario.

    Conocedor de esa realidad, Sartori se preparó para las críticas que incluso sabía llegarían desde su propio partido, el Nacional o blanco, como también se lo conoce. 

    En diálogo con Sputnik dijo que cuando decidió iniciar este camino "para mi lo importante era insertarme dentro de un partido en el cual me sentía en sintonía con las ideas. Cuando estudio la historia del Uruguay creo que hay que ser blanco por convicción y cuando veo el futuro creo que el Partido Nacional es el que representa mejor este momento histórico de la necesidad de recuperar la prosperidad del país".

    Juan Sartori, empresario
    © Foto : Foto instagram: Juan Sartori
    Juan Sartori, empresario

    Sobre los comentarios que lo señalan como un outsider u oportunista, Sartori no pierde el semblante y asegura que "por supuesto que los sistemas tradicionales generan anticuerpos a veces a la novedad y he sido víctima de algunas críticas, pero yo creo que estamos en una competencia leal en la cual vamos a marcar diferencias y seguramente no sea la primera vez que estemos en desacuerdo en esta interna".

    En junio de 2019 buscará ser elegido como "el candidato blanco" para la primera vuelta de octubre. Para poder competir debió afiliarse, cosa que hizo invitado por una agrupación del interior del país. El lanzamiento formal lo hizo en un teatro de Montevideo completamente lleno.

    "Estoy bastante sorprendido con la buena reacción de la gente a una candidatura que quizá no tiene similitudes históricas en el país. Yo no tengo tradición política, es una candidatura de alguien joven, una novedad en Uruguay".

    También se desmarca de los políticos tradicionales porque hasta el momento no ha hecho ninguna promesa de campaña, y sostiene que antes de presentar propuestas concretas escuchará a la ciudadanía: "En esta primera etapa quiero escuchar mucho y hablar poco, porque estoy convencido de que vamos a ir a ver de la gente cuáles son las preocupaciones, las prioridades, pero también las soluciones que quiere".

    Se define como dueño de "una actitud muy pragmática de pensar que la política es resolver los problemas de la gente. Entonces hay que entenderlos bien, después proponer y después hacer. Estamos en ese camino". Y más allá de las diferencias que busca enfatizar con las formas habituales de hacer política, enfatiza que no es un antisistema: "Yo creo mucho en la política tradicional y en la vigencia de los partidos tradicionales. Creo que son una parte importantísima de la estructura democrática del Uruguay". 

    Sin embargo piensa que "lo malo es la política de carrera que a veces termina con la dirigencia haciendo una burbuja en la que no oye los problemas". "Toda mi vida he estado en el mundo empresarial y llegó un momento que logré lo que quería, donde ya estaba satisfecho con eso y donde empecé a decir qué es lo que sigue. Y lo que sigue es usar la experiencia para tratar de ayudar a los problemas de los demás, al país", dijo.

    Temas relacionados: Quién es Juan Sartori, el desconocido que vino a patear el tablero de la derecha uruguaya

    Consultado sobre el electo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, otro de los exponentes que está marcando cambios en la política regional, el dirigente nacionalista dijo que no es "de los que asusta" sino de los que dice "esperemos y veamos". "Yo creo que todos los presidentes democráticamente electos de América Latina están ahí porque su pueblo es lo que piensa que precisa el país. Y Brasil piensa hoy que Bolsonaro es necesario".

    Sputnik también lo consultó por su cercanía con Rusia, dado que no solo mantiene negocios con ese país, sino que se casó con Ekaterina Rybolovleva, hija del multimillonario Dmitri Rybolóvlev.

    "Yo tengo hijos que son mitad rusos, entonces conozco muy bien el país. Rusia fue por ejemplo de los destinos más importantes para la carne uruguaya en los últimos años. Entonces tengo relaciones familiares pero también tengo muchas relaciones comerciales muy buenas con Rusia y todo el continente asiático". 

    Consultado sobre el rol que está llamado a jugar Rusia en el escenario internacional y las relaciones con Uruguay, el candidato consideró que "Rusia es una potencia en el mundo. No es bueno pensar mucho en ideologías sino simplemente qué podría hacer el Uruguay para desarrollar más vínculos comerciales y hacer más negocios entre los países".

    Etiquetas:
    precandidatos, campaña, trabajo, elecciones, seguridad, Uruguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik