01:34 GMT +318 Octubre 2018
En directo
    Telescopio

    Haití: el laboratorio del FMI y EEUU en América Latina

    Telescopio
    URL corto
    0 20

    Este jueves 27 el presidente de Haití, Jovenel Moise, pidió durante su discurso en la 73 Asamblea General de la ONU en Nueva York redoblar esfuerzos en el planeta para erradicar la pobreza extrema. Un día antes se había reunido con la titular del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, para alcanzar un nuevo acuerdo.

    Fue una imposición del FMI la que encendió la última protesta masiva en el país caribeño. Más de un millón de personas tomaron las calles desde el 6 de julio durante al menos nueve días para rechazar la eliminación de los subsidios a los combustibles, que se traduciría en un aumento directo de precios en productos clave como el kerosene, e indirectos como en los alimentos.

    "De darse los nuevos precios de combustibles, un trabajador que ganara un salario mínimo —la mayoría gana menos- requeriría dos días enteros de trabajo para pagar un solo galón (NdR: 3,7 litros) de kerosene", dijo a Sputnik el sociólogo Lautaro Rivara, integrante de la Brigada Jean-Jacques Dessalines de Solidaridad con Haití.

    Dicho carburante es uno de los fundamentales para cocinar y calefaccionarse en un país donde 80% de sus casi 11 millones de habitantes vive bajo la línea de pobreza, con dos dólares o menos por día.

    "Es un país con 20% de incluidos —clases medias, altas y fracciones diversas de la burguesía- y una enorme masa de excluidos del sistema, que no tiene margen de ningún tipo para asumir aumentos de esta caracteristicas".

    El decreto quedó sin efecto y motivó la renuncia del primer ministro, Jack Guy Lafontant. Sin embargo, el FMI sigue exigiendo el desmonte de los subsidios. Jovenel se reunió con Christine Lagarde este miércoles 26 de septiembre en el marco de su presencia en Nueva York.

    Según consignó Prensa Latina, "ambos acordaron trabajar de conjunto para reducir la pobreza y fomentar un crecimiento inclusivo en la sociedad". 

    Pero cuando el FMI pretende cambiar su imagen en la región, tras el acuerdo logrado con Argentina, la situación actual de Haití es la demostración palpable del fracaso de sus políticas. 

    "La injerencia de EEUU y el FMI en Haití es uno de los primeros experimentos neoliberales de la región y de alguna forma nos sirve para verlo como un espejo de qué es lo que hay al final del camino si otros países de América Latina y el Caribe no logran resistir eficazmente esas politicas neoliberales", advirtió Rivara.

    El sociólogo recordó que en las décadas de 1970/80 Haití plantaba arroz y era uno de los principales productores regionales de ese grano. Pero en 1986, "EEUU y los viejos-nuevos amigos del FMI exigen eliminar completamente los aranceles a la importación de arroz y otros productos agrícolas". Esto determinó que el país no pudiera competir con la producción arrocera de EEUU, "totalmente subsidiada por el Estado (…) y eso destruyó completamente la suya".

    "La consecuencia clara —apuntó Rivara- es que hoy Haití es un país totalmente dependiente de arroz y otros productos básicos que perfectamente podría producir porque tiene las condiciones humanas y materiales para hacerlo".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    alimentos, protestas, subsidios, pobreza, Fondo Monetario Internacional (FMI), EEUU, Haití