16:35 GMT +319 Octubre 2018
En directo
    Telescopio

    Colombia: ¿guerra después de la paz?

    Telescopio
    URL corto
    0 0 0

    El acuerdo de paz firmado con las FARC en 2016 dejó un enorme espacio vacío, dijo a Sputnik María Victoria Llorente, directora de la Fundación Ideas para la Paz.

    En los últimos tres años 32 mil personas fueron víctimas de homicidio, a razón de casi 11 mil por año. Una cifra alarmante para un país que, supuestamente, había dejado atrás la guerra, tras la firma de la paz con las FARC en 2016.

    Se suponía que el final de un conflicto armado de más de 50 años iba a reducir drásticamente la violencia y el crimen, pero no fue así. Por el contrario, se inició una verdadera cacería de líderes sociales: hasta agosto, 343 habían sido asesinados.

    Preguntamos a María Victoria Llorente, politóloga y especialista en temas de crimen y violencia, que participó del encuentro latinoamericano de Think Tanks en Montevideo, cuáles son las razones de este aumento de la violencia cuando se supone que debía haber más paz.

    Para Llorente, la salida de las FARC de amplias zonas del territorio nacional alteró el equilibrio y el Estado no logró llenar ese vacío.

    "Se desordena el sistema que había y genera una ola de violencia importante. Las FARC ejercían algún tipo de control sobre esos territorios y de pronto sacas a ese elemento del sistema y el sistema empieza a encontrar su nuevo equilibrio", señaló.

    La tasa de homicidios crece no solo en las zonas de conflicto sino en algunas ciudades como Medellín, que habían sido el caso paradigmático de la caída de la violencia asociada a las bandas del narcotráfico. Esto no está asociado al enfrentamiento armado sino al crimen organizado con bandas como el Clan del Golfo, señaló la entrevistada.

    También se incrementaron los cultivos de coca, que en 2017 llegaron a 209.000 hectáreas, de acuerdo con la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de Estados Unidos, y la tendencia sigue en alza.

    "La lógica era que el Estado colombiano pudiera controlar esos territorios, pero tenemos más territorios que Estado", analizó Llorente. El resultado es que estas zonas, en vez de integrarse al "estado de derecho", empiezan a ser capturadas por otras organizaciones criminales.

    El asesinato de líderes sociales también es parte "del desarreglo y del desacomodo por el hecho de que cambiamos el sistema. Sacar a las FARC de la ecuación generó un nuevo escenario territorial de mayor fragmentación y el Estado no ha tenido la capacidad de contener esa realidad", analizó Llorente.

    "Hemos desmovilizado siete grupos guerrilleros, los paramilitares, hemos acabado con mafias, el Cartel de Medellín, el Cartel de Cali, pero no hemos logrado avanzar es en que haya un estado decente".

    Hay una deuda que el Estado colombiano no ha podido llenar, pero "si no lo ha hecho en 200 años, ¿por qué lo va a hacer en un año?", concluyó Llorente. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    estado, coca, cultivos, asesinatos, violencia, paz, FARC, Colombia