En directo
    Telescopio

    Conozca cómo se fabrican las armas 3D que han disparado la polémica en EEUU

    Telescopio
    URL corto
    0 10

    Si bien la noticia puede parecer intrascendente para un país en el que la compra, tenencia y porte de armas está al alcance de casi todos, el hecho de que el Departamento de Estado haya autorizado la publicación online de los códigos necesarios para imprimirlas libremente, ha dejado bajo fuego cruzado al propio presidente de Estados Unidos.

    Durante la administración de Barack Obama el Departamento de Estado ordenó al activista pro armas Cody Wilson y su organización Defense Distributed que dejara de subir en su web los archivos y códigos necesarios para que todo aquel que tuviera la tecnología 3D pudiera fabricarlas a su antojo. 

    Lo hizo en base al argumento de que violaba la ley sobre la divulgación de secretos militares al extranjero. Fue en 2013, luego que Wilson difundiera con éxito las pruebas de la primera pistola impresa en plástico. El joven, que por entonces tenía 25 años y estudiaba derecho en Texas, inició un juicio.

    "Él demanda diciendo que lo que le están imponiendo no es legal. Pero no en base a la Segunda Enmienda [de la Constitución], que es la que nos permite tener armas, sino de la Primera, que es el derecho a decir lo que él tenga ganas de decir", explicó a Sputnik el analista especializado en seguridad y defensa, Gabriel Porfilio. 

    Sus primeros abogados le dijeron que iba a perder y los echó. Tomó un segundo equipo, más especializado y llegó a un acuerdo en el que lo dejaron volver a postear lo que quisiera.

    El acuerdo se conoció el 11 de julio e incluyó no solo la rehabilitación para publicar, sino también el compromiso por parte del gobierno de Donald Trump de cambiar la norma sobre secretos militares al extranjero y el pago de los 40.000 dólares de costas por el juicio.

    "Es una conquista para la gente que quiere masificar el acceso a las armas, pero no para los defensores de la Segunda Enmienda, porque es una trampa para que mucha gente que no debería tener acceso a las armas, llegue a tenerlo", afirmó Porfilio, radicado en el estado del Florida.

    De momento esta posibilidad no supone una revolución en el mercado de armas, en primer lugar por una cuestión de costos, afirmó el analista. La impresora que usó Wilson para sus primeros prototipos cuesta 8.000 dólares, cifra que excede ampliamente el valor de una pistola en cualquier armería.

    Sin embargo, y a pesar del bloqueo temporal que este 31 de julio le impuso al acuerdo entre Wilson y el Departamento de Estado un juez de Washington, esta alternativa de acceso online a las armas ya preocupa en el resto del mundo, donde el acceso a las armas no está tan liberalizado como en Estados Unidos. 

    En primer término, porque cuando los smartphones salieron al mercado, tenían altos precios que los hacían un producto suntuoso, pero actualmente son objetos de circulación masiva. También preocupa el hecho de que incluso dentro de EEUU, quienes no tengan posibilidad de comprar un arma legalmente, decidan descargar un archivo e imprimirla.

    Además:

    El canciller filipino duda que Manila deje de comprar armas a Moscú por miedo a sanciones
    La India prevé enviar una delegación a EEUU para apaciguar temores sobre las armas rusas
    Exteriores ruso critica el deseo de EEUU de desplegar armas en el espacio
    Etiquetas:
    leyes, impresión 3d, polémica, armamento, Donald Trump, Barack Obama, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik