19:45 GMT +319 Septiembre 2018
En directo
    Telescopio

    Inmigrantes en Europa, entre el desprecio social y la gloria deportiva

    Telescopio
    URL corto
    0 20

    Tres de las cuatro mejores selecciones de fútbol del mundo son europeas y tienen planteles con casi 50% o más de sus jugadores migrantes o hijos de migrantes: Francia, Inglaterra y Bélgica. La restante, Croacia, no cuenta con deportistas extra continente pero los suyos son migrantes económicos al no competir en la liga local.

    "Comienzo una frase en francés y la terminó en holandés, y le intercalo algo de español, portugués o lingala, dependiendo del barrio en el que estemos", pero "soy belga. Todos lo somos. Eso es lo que hace grande a este país, ¿correcto?". Esto escribía una de las figuras de Rusia 2018, el delantero Romelu Lukaku, en una nota publicada el 18 de junio por el medio digital La Tribuna de los Jugadores.

    Ese mismo día en Bruselas se reunían varios jefes de Estado de la Unión Europea para discutir las políticas migratorias al impulso del nuevo gobierno italiano, que se opone a recibir en sus puertos los barcos con inmigrantes provenientes de África.

    Lukaku es belga de nacimiento, a igual que Kylian Mbappe o Samuel Umtiti son franceses. Sin embargo se los define por el origen de sus padres, en una de las tantas demostraciones del racismo encubierto que existe en Europa, según advierte la experta en estos temas Raquel Rodríguez Camejo.

    "No se debería poner tanto énfasis en eso porque en definitiva han sido tildados desde que empiezan a educarse en el país como que no son franceses o belgas: ‘Si son negros, son africanos…' pero cuando les va bien son franceses y cuando les va mal son africanos".

    En este sentido, Rodríguez enfatiza que "hay una contradicción que es constante y tiene que ver con el discurso político de lo que es Europa. El otro dia escuchaba decir al presidente del Parlamento Europeo algo así como que ‘el sueño europeo puede desaparecer frente a la inmigración' y estaba hablando de la seguridad dentro de Europa y evitar que entre el de afuera".

    De hecho esa es la alternativa a la que parece encaminarse la Unión Europea ante la presión italiana, de intentar financiar programas de desarrollo en África como así también centros de acogida en terceros países para frenar el acceso al continente. A esas conclusiones llegaron los líderes comunitarios en la cumbre del 28 y 29 de junio.

    Mientras tanto, en el fútbol las nacionalidades parecen no tener relevancia cuando de gritar un gol se trata. Rusia 2018 ha sido una claro reflejo de esto. Y uno de los ejemplos es Inglaterra, que logró meterse entre las cuatro mejores selecciones del planeta.

    Para su entrenador Gareth Southgate la integración del equipo "representa la Inglaterra moderna", con 11 de sus 23 jugadores con ascendencia africana o caribeña, siendo la selección inglesa más diversa de la historia.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Alemania y Francia llaman a la creación del Consejo de Seguridad de la Unión Europea
    Unión Interparlamentaria condena xenofobia y odio contra migrantes y refugiados
    Praga amenaza con aplicar controles fronterizos para luchar contra la inmigración ilegal
    Inmigración en Europa: sálvese quien pueda
    Etiquetas:
    derechos, migrantes, racismo, deporte, Copa Mundial de Fútbol de 2018, Bruselas, Unión Europea, África, Bélgica, Francia