En directo

    Brexit: ¿vende Reino Unido su soberanía por 228 millones de euros?

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    0 51
    Síguenos en

    Acuerdo para una salida ordenada. Es lo que aún no hay en las negociaciones del Brexit a falta de pocos días para que sea oficial. Mientras el reloj no se detiene, la soberanía de las aguas territoriales del Reino Unido, disfrazada de pesca y porcentajes, es un iceberg que amenaza con hundir el buque de una salida por las buenas.

    Fuego en el agua

    Negro. Como si estuvieran quemando gomas de coches en barricadas que atrincheran a dos bandos que una vez habían sido hermanos inseparables, y que ahora están enfrentados con un encono que navega entre el orgullo y la mendicidad. Así es el humo que se levanta en medio del Canal de la Mancha, entre Reino Unido, 'una isla' más que nunca, y la parte continental de Europa, cuando están a punto de romper amarras y lanzarse a una navegación de aguas turbulentas.

    En lo que ha sido un claro ejemplo de lo que es la manipulación de una fecha de caducidad, tras anunciar que la última estación de las negociaciones sería el 13 de diciembre, ese día ambas partes decidieron estirar el plazo como un chicle hasta el 20 de diciembre, y ese día, las diferencias hicieron de ese chicle, uno nunca visto en la historia.

    "Parece una novela", dice respecto a estas negociaciones el Dr. en Geopolítica Rolando Dromundo.

    "Siempre se abre un nuevo capítulo, una nueva versión, una nueva posibilidad, y parece que 'se dejan y que no se dejan', todo un drama que se vive en torno a esto que por supuesto es bastante complicado", abunda el analista.

    Reino Unido: ¿pone en venta su soberanía?

    La pesca podría estar a punto de hacer estallar este pontón sostenido por Bruselas y Londres y que cada vez se deja ver más frágil. Los números hablan a las claras que se trata de un enfrentamiento entre el orgullo y el nacionalismo, frente al pan de cada día. Y es que la captura de parte de los pesqueros británicos en sus aguas equivalen a 850 millones de euros al año, frente a los 650 millones de la flota comunitaria. 

    En este sentido, la ofrenda que hace la UE se antoja una limosna a Reino Unido: acepta transferir el 25% de sus pescas, contra el 60% que reclama su contraparte. Dicho 'en plata' y en un período anual, 162 millones de euros, contra 390 millones de euros. Si lo pasamos en limpio, el orgullo nacionalista del Gobierno británico de su soberanía sobre sus aguas territoriales está a la venta, y el precio es de 228 millones de euros.

    No obstante, desde Reino Unido lo 'venden' a su ciudadanía de otra forma. Fuentes de la negociación citadas por 'The Guardian' aseguran que Londres espera de parte de la UE "una mayor flexibilidad que no sea incompatible con nuestra independencia. No podemos aceptar un acuerdo que no nos permita controlar nuestras aguas y nuestras leyes. Estamos intentando encontrar todos los caminos posibles para un acuerdo, pero no será factible sin un cambio sustancial por parte de la Comisión Europea". Y ese cambio sustancial 'se llama' 228 millones de euros al año.

    "Boris Johnson aprovecha el hecho de que, por un lado sabe que cuando él aprieta, es más complicado para la Unión Europea ponerse de acuerdo entre 27 [países]. Yo creo que sería muy difícil, y sería un error de ambos lados que 'por la culpa' de la pesca no hubiera acuerdo", incide el analista.

    "Yo creo finalmente que es muy probable que haya un acuerdo. Simplemente Boris Johnson va a apretar hasta el final en términos de que hayan los elementos que le permitan estar atado lo menos posible a la regulación europea en muchos sentidos, no sólo en la cuestión de la pesca, sino en todo lo que tiene que ver sobre todo en el acceso al libre mercado", observa el Dr. Rolando Dromundo.

    Etiquetas:
    salida de la UE, soberanía, acuerdo, Brexit, Reino Unido, UE
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook